Cuando la isla de Mallorca era un inmenso higueral

Posted on

son_mut_nou_1

La Obra Cultural Balear de Marratxí -localidad de la isla de Mallorca- organizó el pasado 30 de agosto una visita a la finca de Son Mut Nou de Llucmajor, campo experimental ubicado dentro de la Marina de Llucmajor, donde se halla una colección de higueras de diferentes variedades, y donde se realiza el estudio y la observación de todo lo que rodea al mundo de la higuera.

Durante esta jornada se pudo degustar tanto la gran variedad de higos cogidos del árbol como la variada gastronomía a la que da lugar el fruto. Dulce, frío o caliente, en melaza o seco (acops), en anís o destilado, al horno o en compota, con azúcar o sobre pan tostado con aceite y tomate, en pastel o como guarnición de una carne, pan de higo con almendras, aceite, vinagre, cava… y para finalizar, aguardiente de higo.

Las visitas -cinco euros que dan derecho a coger y comer los higos directamente del árbol, además de una cata de productos- y las compras son fundamentales para el mantenimiento de esta gran extensión de cultivo que es Son Mut Nou, en la Marina de Llucmajor.

Un experto ficario

montserrat-pons-i-boscana

Curiosidades del mundo del higo no se acaban nunca en boca de Montserrat Pons i Boscana, autoridad en el tema y responsable del campo experimental de Son Mut. Explica antes de la visita que la agricultura popular y su cocina balear han dependido durante años del higo y la higuera. “Durísimo era que se muriera el cerdo, sustento del año, que se alimentaba de higos”.

Este farmacéutico de Llucmajor, Montserrat Pons i Boscana, es el impulsor de este centro de experimentación, con más de 1.700 higueras de más de 800 variedades de todo el mundo -de 64 países diferentes-, y ha creado el banco de semillas que pasa por ser el más grande que existe en España.

“Mi pasión siempre ha sido la botánica y por eso he dedicado mucho tiempo, dinero y esfuerzo a realizar un estudio lo más completo posible sobre las variedades de las higueras”. Tiene una extensión con las higueras de la misma variedad que cobijó a Jesús de Nazaret en sus sermones, la que antes arropó a la Sagrada Familia, y todas las otras bajo las cuales escribían los poetas.

Pons, enamorado del árbol bíblico, ha pormenorizado estudios sobre la flora medicinal tanto en el término de Llucmajor como en el resto de municipios baleares y también del mundo. En el campo de experimentación de Son Mut Nou ha conseguido recuperar variedades de higueras prácticamente extinguidas, endémicas y arraigadas, de las islas y de todo el mundo.

“En las Islas Baleares, entre las conocidas, desconocidas y desaparecidas, podría haber alrededor de 300 diferentes. En mi campo tengo 251 variedades de todas las Islas, incluso de Cabrera”. Ha publicado muchos trabajos, ha dado muchas charlas, ha estudiado y viajado por verdaderas ‘rutas ficarias’ y publicado varios libros, como el ‘Libro de las Higueras de las Islas Baleares’.

son_mut_nou_2

Mallorca, un inmenso higueral

Toda la isla de Mallorca fue un ‘figueral’ en su tiempo. En 1800, se cuenta que había en la isla más de 12.000 hectáreas de higueras, Sineu era figueral en un 64% y en Manacor tenían casi1.500 hectáreas. También Son Ferrer (Calvià), en los años 40 del siglo pasado, contaba con 80 hectáreas de estos frutales. Actualmente las higueras son sólo parte anecdótica de los árboles urbanos del municipio.

“Perder una sola variedad es perder el pasado, el presente y el futuro”, dice Montserrat Pons i Boscana, apostillando que no hay higos malos, “sino buenos y mejores. Incluso los romanos en el siglo l d.C. venían a plantar higueras en Mallorca e Ibiza, por sus inmejorables condiciones de cultivo. Nuestra baja pluviometría colabora en imprimir un dulzor especial del higo”. Además los frutos caídos se recolectan para alimentar buenos cerdos negros que dan una exquisita sobrasada.

Son Mut nació de la mano de Pons i Boscana para concentrar una colección de cultivos de higuera de diferentes variedades, recuperar variedades antiguas en riesgo de erosión genética y descubrir variedades desconocidas. El campo de experimentación está dividido en cinco sectores, con más de 1.700 higueras, y 367 diferentes variedades: 251 de las Islas Baleares, 52 de otros puntos de España y 65 de otros países.

Texto: Blanca Garau
Vía: Diario de Marratxí

Anuncios

Los mejores higos confitados: la leyenda de Can Bech

Posted on

cava_figues2

En un pequeño pueblecito de apenas doscientos habitantes, escondido en lo más profundo del Empordà y formado por un pintoresco conjunto de masías y casalotes de piedra que tienen su origen hace ya algunos cientos de años, había un pequeño restaurante regentado por la familia Bech. El pueblo se llama Fontanilles y el restaurante Can Bech.

Uno de los platos más famosos era el recuit de drap con higos del Empordà, postre típico elaborado con queso fresco de leche de oveja y con higos confitados. El éxito de los higos confitados fue tal, que la familia Bech comenzó a elaborarlo conservándolo en frascos de cristal para venderlo a sus clientes. Muy pronto comenzó a venderlo para toda España e incluso exportarlo a diversos y lejanos países.

Hoy día es una de las empresas más innovadoras y exclusivas en el sector de conservas de fruta, jaleas, chutneys y salsas para gourmets.

Elabora todo tipo de mermeladas con una gran variedad de frutas y frutos -incluso una de café o toda una serie de mermeladas con cacao-, higos y ciruelas confitadas en almíbar o en cava, jaleas de pétalos de rosas o de té earl grey, diversos chutneys, verduras asadas y otras salsas naturales.

Las delicias que tienen como base y fundamento el higo son las siguientes:

Higos Confitados en Almíbar
Procedentes de sus propios cultivos, son la especialidad de Can Bech, la joya de la casa. Están confitados enteros y con un denso almíbar. Son ideales para dar combinar con helado, nata o requesón.
Ingredientes: Higos, azúcar, agua y zumo de limón.

Higos Confitados al Marc de Cava
Son higos en almíbar con un toque final de licor marc de cava. Se elaboran con uno de los licores mejor considerados de Cataluña: L’Esperit, de Agustí Torelló y Mata. Combina estupendamente con foie-gras, quesos curados, helado de turrón o de avellanas.
Ingredientes: Higos, marc de cava (17%), agua, azúcar y zumo de limón.

Mermelada de Higo con Cacao
Deliciosa combinación mediterránea de la dulzura del higo con el amargo del más puro cacao. Resulta ideal para rellenar pasteles o como cobertura decorativa para cualquier tarta.
Ingredientes: Higos, cacao, azúcar, zumo de limón.

Chutney de Higo
Chutney de higos secos confitados con pomelo y vinagre. Los chutneys son agridulces hechos a partir de frutas, verduras y especies. En Can Bech los han adaptado al estilo Mediterráneo con sabores armoniosos y no tan picantes como las recetas originales procedentes de la India.
Ingredientes: Higos secos, manzana, azúcar, agua, vinagre, clavo, pimienta y pomelo.

Mermelada de Higo Negro
Se trata de una de sus mermeladas más preciadas, debido a la dulzura natural de esta fruta y a sus múltiples combinaciones.
Ingredientes: Higos, azúcar y zumo de limón.

higos_confitados

Web: Can Bech

La provincia italiana de Cosenza relanza su sector del higo gracias a su Denominación de Origen Protegida

Posted on

fichi_cosenza

La provincia italiana de Cosenza, al sur del país, ha vuelto a recuperar la pujanza en la producción y comercialización de higos perdida décadas pasadas. Y gracias sobre todo a la creación de la denominación de origen protegida DOP Fichi di Cosenza con ayuda de los fondos europeos FEDER que aportaron en torno a los 8,9 millones de euros.

Gracias a estas ayudas se han podido modernizar y diversificar su producción, introduciendo nuevas técnicas de cultivo y maquinaria para su elaboración, desde técnicas de esterilización a técnicas de envasado innovadoras. Desde junio del 2011, la Unión Europea tiene inscrita a esta DOP.

El higo de Cosenza “es un producto de gran valor”, asegura Salvatore Rosa, responsable del Consorcio Higos de Cosenza, “pero por su naturaleza, es un producto muy delicado y perecedero, por lo que hemos decidido crear un embalaje que preserva su frescura y mantiene sus excelentes características sensoriales que hacen de él un producto realmente especial”.

Para la puesta en marcha de la Denominación de Origen se ha contado con el apoyo de diferentes administraciones públicas y las empresas locales dedicadas al cultivo del higo en la zona, así como del sector productor.

cosenza_fichi

La variedad predominante en la zona es la Dottato. La zona de producción abarca en torno a un tercio de la provincia, siendo las fechas de recolección habituales entre el 10 de agosto al 10 de octubre.

La creación de servicios de asesoramiento para el sector está ayudando a modernizar los métodos de cultivo. La rentabilidad de la producción de higos está aumentando al igual que la viabilidad de muchas explotaciones, en su gran mayoría familiares de pequeño tamaño. La creación de una cadena corta de suministro ha mejorado también las oportunidades de mercado y fomenta una redistribución más equilibrada de los márgenes financieros en toda la cadena de suministro.

La provincia de Cosenza produce cada año una media de 800 toneladas de higos secos. Las empresas de la zona no sólo comercializan el producto en seco en diferentes formatos sino también recubiertos de chocolate o de crema.

La Jalea de Higo, alimento emblema de la provincia argentina de Catamarca

Posted on

Jalea-de-Higos

De un tiempo a esta parte, en la provincia argentina de Catamarca, se viene realizado una importante tarea de protección y valoración de un producto histórico, la Jalea de Higo Catamarqueña, especialmente en el departamento de Fray Mamerto Esquiú, donde se concentra su producción y elaboración.

Tal es su importancia que todos los años se realiza en dicha localidad el Festival de la Jalea de Higo. Además, recientemente se ha nombrado a la Jalea de Higos como el alimento que le da la Identidad Gastronómica, lo que significa que es, oficialmente,  el “alimento emblema” del municipio de Fray Mamerto Esquiú.

A pesar de esto, en la actualidad las producciones artesanales son escasas, ya que su cosecha y, sobre todo, su elaboración es costosa, al ser totalmente artesanal. Estos pocos productores artesanales, además, no están bien remunerados, ni tienen acceso a los mercados gourmet.

La Jalea de Higo es en esta zona de Argentina un producto sumamente apreciado, sobre todo porque está elaborada sin ningún tipo de agregados: ni azúcar, ni harinas, ni conservantes. Su proceso de elaboración es tan orgánico como el utilizado por los primeros pobladores de la zona.

Ahora se encuentran ante el desafío de tratar de asociar a los productores regionales de Jalea de Higo para fortalecer la cadena de producción y que este producto permanezca, y gane presencia, en el mercado con el valor que merece.

La vida es dulce. Disfruta de los Maamoul, riquísimas pastas árabes rellenas de higos

Posted on

Maamoul_losdulcesdemivida (3)

La extensa repostería que nos encontramos en el mundo árabe resulta siempre deliciosa, intensa e inacabable. De entre ella, destacan los maamoul, pequeños bollos especiales rellenos,   muy populares en países como Israel, Líbano, Siria y otros países de Arabia. Dependiendo de la zona, su relleno puede ser de higos, dátiles, pistachos, nueces o almendras.

Poseen la forma de bolas ligeramente aplastadas o de galletas planas. Se pueden decorar a mano o ser elaboradas con moldes especiales de madera. Son ideales para acompañar un rico té con hierbabuena.

Su característica es la delicadeza de la masa, hecha a base de mantequilla, con el contraste del relleno, en este caso hecho a base de higo triturado.

Si se carece de moldes, se pueden hacer de manera  artesana, con un cacito para darle la forma ahuevada y con un palillo chino, la decoración.

Es una receta que necesita tiempo, ya que hay que hacer uno a uno, por eso es perfecto hacerlo en grupo o en familia, todos colaborando, con mucho amor y alegría. Suelen ser dulces que se hacen para celebraciones.

Maamoul_losdulcesdemivida

Ingredientes para la masa

460 gr. de harina
250 grs. de mantequilla
2 yemas de huevo
60 gr. azúcar glass
1/3 cucharadita de las de moka de bicarbonato sódico
1 pizca de vainilla en polvo

Ingredientes para el relleno

Agua
300 gr. de higos secos
1 cucharadita de agua de azahar
1 cucharadita de canela

Elaboración 

La noche de antes, trocear los higos secos y cubrirlos casi por completo con el agua, la canela y el azahar. Se dejan tapados en un recipiente para que se hidraten y tomen el aroma deseado.

A la mañana siguiente se trituran con el jugo que han soltado, si fuera mucha agua retirar un poco antes de pasarles la batidora y reservar.

Para realizar la masa dispondremos de la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar, las yemas de huevo y la vainilla, se mezcla bien con las manos y seguidamente se añade la harina con el bicarbonato incorporado. Tiene que quedar una masa homogénea y suelta, es decir, que no esté pegajosa, tal vez tengáis que añadir un poco más de harina. Cuando la masa se despega de las manos y tiene dicha consistencia se la deja reposar unos 15 minutos.

Ahora toca sentarse en la mesa de cocina a hacer las pastas.

Primer paso: tomar una bolita de la masa del tamaño de una nuez o un poco más grande y con el dedo hacerle un agujerito hasta el centro.

Segundo paso: con un cucharita se toma un poco de relleno de higo y se coloca en el interior, sin llegar a rebosar, porque necesitamos parte de esa masa para cerrar la bolita.

Tercer paso: introducir la bolita rellena en el molde de maamoul  -son como una cuchara de madera con muescas para hacer la decoración- o en un pequeño cacito o cuenco, lo tenéis que forrar con un poco de papel film de cocina para facilitar luego su extracción. Presionáis con cuidado de no reventar la pasta hasta que tenga la forma deseada.

Cuarto paso: sacáis la pasta del molde y con un palillo u otro utensilio que os sea cómodo hacerle unas muescas o motivos decorativos.

Al horno

Una vez que están todas las pastas se colocan en una bandeja de horno con un papel vegetal y se introducen al horno, éste previamente calentado. La temperatura de cocción será 200 ºC con calor principalmente abajo, en algunos momentos podéis poner calor también arriba. ¿El tiempo? Entre  10 y 15 minutos tal vez, aunque quién os lo dirá mejor es la propia masa: tiene que dorarse levemente.

Cuando se sacan del horno se espolvorea azúcar glass por encima y listo para saborear. Hay momentos en los que la vida es dulce.

Maamoul_losdulcesdemivida (2)

Vía: Los dulces de mi vida. Recetas de ayer y hoy por Aida Iglesias Algora

“Si los franceses tuvieran nuestros higos, toda Europa los consumiría”

Posted on

d22pf001

Felip Munar es profesor asociado de la Universitat de les Illes Balears. Ha publicado numerosos libros, o bien relacionados con la pedagogía, o bien relacionados con la cultura popular de las islas Baleares. Es autor de De Figues i de Figueras, un delicioso y completo libro acerca de este árbol tan mediterráneo y de sus frutos.

Además, en 1999 publicó De la Figuera a la taula. Receptes de cuina, en el que supo sacar partido al higo como protagonista de un recetario rico y variado. Incluía un centenar de recetas. Ahora, acaba de publicar su segunda entrega, De la Figuera a la taula. Més receptes de cuina, en la que añade más recetas en las que aúna tradición y modernidad, con nuevas maneras de combinar y presentar los platos.

Con motivo de la presentación del libro en Pollença, el Diario de Mallorca entrevista al autor, Felip Munar, un mallorquín amante de su isla y un apasionado de la higuera y los higos, a los que considera uno de los grandes tesoros del archipiélago.

??????????????????????

¿Por qué un nuevo recetario específico de los higos?
En 1999 publiqué el primer libro de recetas en torno a los higos, pero en todos estos años he continuado trabajando elaboraciones con este producto. El primer volumen era de recetas más clásicas, en cambio el nuevo incluye platos más novedosos. Todo comenzó porque yo veía hace cuarenta años que en mi pueblo, Lloret de Vistalegre, teníamos centenares de variedades de higos pero no se encontraba una salida viable a tanta riqueza. Y yo pensé que un buen camino sería el de la cocina.

No tengo ninguna duda de que si los franceses tuvieran nuestros higos, que son los mejores del mundo, toda Europa los consumiría. Ellos sí que saben sacarle partido a sus productos. Mi sueño en aquel momento era que tanto los payeses como los restaurantes se beneficiaran de un producto que se puede obtener de junio hasta diciembre.

¿Y cómo ha evolucionado estos años la comercialización?
Ha mejorado la presencia de los higos, pero queda mucho camino por recorrer. Yo siempre me fijo en las cartas de los restaurantes y la verdad es que últimamente algunos establecimientos de calidad están empleando higos de Mallorca. Otro ejemplo de este progreso es que, por ejemplo, ahora en el Pla de la isla se están sembrando más higueras que nunca.

Estamos recuperando el prestigio de nuestra figa y para ello se ha tenido que luchar con todas las connotaciones negativas que se han arrastrado históricamente: comida de cerdos, árbol maléfico con una madera que siempre ha sido rechazada… Aunque en el aspecto positivo tenemos que para Platón era la fruta de los filósofos. La higuera es el árbol del paraíso, es emblemático y así se refieren a él en el Antiguo Testamento. Los grandes productos serían el trigo, el aceite, el vino y los higos.

Quizás hoy en día se buscan propiedades y sabores en otros productos y tenemos los higos tan cerca.
Exactamente, y es que la figa tiene todos los elementos, tiene agua, tiene calorías, potasio, fósforo, magnesio, tiene un montón de vitaminas. Tiene tantas cosas que, claro está, hay que consumirlas con moderación en algunos casos, y si eres diabético no puedes pegarte un atracón. También, cuando fermentan, tienen alcohol. Recientemente Monserrat Pons, en Llucmajor, ha hecho pruebas para conseguir licores, cava y vino. Hay que recordar que en los siglos XVII, XVIII y XIX, Mallorca exportaba higos a toda Europa.

¿Y qué se puede hacer para sacarle más provecho a este tesoro?
Recuerdo en Formentera ver unos extranjeros que se paraban a comprar seis higos a un payés. No es verdad que los visitantes no respeten ni valoren esta riqueza. En Lloret algunos agricultores comenzaron a vender higos secos en Sóller y abandonaron la almendra, porque era mucho más rentable.

La verdad es que tenemos que aprender a vendernos mejor, no olvidemos que toda Europa come higos de Turquía y aquí es fácil consumir llegados de Cáceres. Te vas a una feria en Alemania y te venden como algo maravilloso una manzana empaquetada en papel celofán. Solo es una manzana, pero te la han sabido vender. ¿Encontraríamos algo más mediterráneo que desayunar pa amb oli, queso fresco y un par de higos?

¿La presencia del higo en la cocina puede ser ingrediente principal o sirve mejor como contrapunto de sabor?
Es sobre todo contrapunto pero también puede ser el protagonista del plato. Hay que reconocer que el sabor del higo es incomparable y eso le da un gran valor como contrapunto en una receta de conejo o codornices, por ejemplo. No hay ningún producto comparable que pueda dar ese punto de sabor.

Lo más parecido a una feria temática del higo que tenemos en Mallorca sería la fiesta del Sequer de Lloret.
Sí, pero es una fiesta. Yo recuerdo que cuando impulsé esta celebración todavía no existía esto de las ferias temáticas y mucha gente se burlaba de mí. En cambio, ahora en Cataluña juegan fuerte con estas actividades y tienen sus ferias de la figa.

¿Ha probado todas las recetas del libro?
Sí, he elaborado cada plato y lo he probado. No soy cocinero experto, por lo que me meto en un terreno que no es el mío, pero he querido probar todo lo que sale en el libro: la brocheta de solomillo de cerdo con higos, el chateaubriand con salsa de higo y vino de Madeira, pato con higos, pollo con higos y salsa de chocolate, mousse de higos, higos con salsa de piña…

De la figuera a la taula. Més receptes de cuina amb figues
Felip Munar i Munar
Edicions Documenta Balear
Col·lecció Menjavents
ISBN: 978-84-16163-03-8
Data d’Edició: 20/06/2014

Entrevista: Bartomeu Noguera
Vía: Diario de Mallorca

Higos, una dulce energía natural

Posted on

dfg-1

Los higos son ricos en hidratos de carbono, vitaminas y minerales. En gastronomía tienen multitud de usos ya que, además de tomarlos frescos, se pueden preparar con ellos mermeladas, salsas y aperitivos.

Los higos y las brevas tienen propiedades nutricionales muy similares, señala Julia Álvarez, coordinadora del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

La especialista explica que los higos están compuestos de agua en una proporción que oscila entre el 70 y el 80% aproximadamente, y tienen entre un 12 y un 19% de hidratos de carbono, concretamente sacarosa, fructosa y glucosa.

“Son ricos en vitaminas y minerales como la vitamina C, los beta carotenos, el potasio, el magnesio, el calcio y el fósforo, algunos de los cuales tienen ciertos efectos antioxidantes. Tampoco debemos olvidar su aporte de fibra”, subraya Álvarez.

fig-dry

Este alimento, además de consumirse fresco, puede tomarse seco. En tal caso, sus características nutricionales se ven modificadas considerablemente.

“Si el fruto fresco está compuesto por un 80 de agua y un 12 de azúcar, una vez seco estas proporciones varían a menos de un 20 y más de un 48%, respectivamente”, precisa la doctora Álvarez.

Además de los cambios en el contenido de agua y azúcares, las características nutricionales de los higos se incrementan cuando están secos.

“Se potencia el efecto del potasio (850 mg por cada 100 gramos de higo seco) y se eleva el contenido en fibra”, matiza. Asimismo, la especialista destaca que los higos secos aportan magnesio, calcio, fósforo, yodo, zinc y sodio, además de vitaminas A, C, D, E y del grupo B en cantidades variables.

Los higos secos son el ingrediente principal del tradicional turrón de pobre, un postre que se elabora rellenando los higos con distintos frutos secos como bellotas, almendras, avellanas o nueces.

Como el higo seco es un alimento muy energético, la doctora Álvarez explica que puede incluirse en multitud de platos para enriquecer calóricamente la dieta con poco volumen de alimento cuando sea necesario. De esta manera, considera muy útil su incorporación en los menús de personas mayores desnutridas y de pacientes oncológicos, entre otros.

Texto: EFE/Purificación León
Fuente: EfeSalud