poda

Guía básica para el cultivo de la higuera

Posted on

higuera

El contenido de este artículo ha sido elaborado por el  Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), del Ministerio de Agricultura de Chile www.inia.cl, y ha sido revisado y reeditado por portalfruticola.com 

La higuera es un frutal de la familia de las moráceas, originaria del Asia menor. Corresponde a la primera industria frutícola de que se tenga registro, lo que se atribuye a la rusticidad del árbol, la vida útil y aporte energético de los frutos deshidratados.

Para alcanzar buenos rendimientos y calidad del fruto, el riego debe satisfacer sus requerimientos mínimos ya que el estrés hídrico reduce el crecimiento de los frutos y puede, incluso, provocar la caída prematura de ellos. Sin embargo, la higuera como planta es muy tolerante a la falta de agua y, dependiendo de las condiciones climáticas del lugar en que se encuentre, puede sobrevivir por años sin riego (sin producir fruta).

Diferencia entre higos y brevas
La higuera tiene la capacidad de generar, en cada nudo o metámero de sus brotes: una hoja, una yema vegetativa y un fruto. En la medida que las condiciones climáticas permitan que el brote crezca, habrá nuevos nudos y, por ende, nuevos frutos. Los frutos que van madurando mientras el brote va creciendo son los higos. Al acercarse el invierno hay pequeños frutos formándose en los ápices de los brotes que no alcanzan a madurar por falta de temperatura y el brote entra en receso. En la primavera siguiente, cuando las temperaturas empiezan a subir, comienza la brotación y dichos frutos retoman su crecimiento dando origen a las brevas.

De esta forma, los «higos» son los frutos producidos en el brote de la temporada durante fines de verano y otoño; mientras que las «brevas» son los frutos producidos en el brote de la temporada anterior o madera de un año durante la primavera.

Plantación
Los marcos tradicionales son muy amplios (6×5 m) con árboles muy grandes que, fácilmente, superan los 4 m de altura, lo que complica la cosecha. Los huertos modernos utilizan marcos de plantación más densos (5×3 m hasta 4×1 m) con plantas más pequeñas que facilitan los manejos agronómicos (en especial la cosecha), lo que además le otorga una mayor precocidad al huerto.

La higuera se propaga fácilmente por estaca y la plantación se realiza con plantas en bolsa o a raíz desnuda (estas últimas deben plantarse durante el invierno). Se recomienda utilizar plantas pequeñas (20-30 cm de altura), de un año de edad, ya que son más vigorosas y fáciles de formar. Para las plantas en bolsas se recomienda plantar en primavera, pasado el peligro de heladas, ya que los brotes nuevos son muy sensibles a las bajas temperaturas. También es aconsejable tomar precauciones contra liebres y conejos.

Poda de formación
Este manejo es fundamental para la producción de higos, ya que incide significativamente en la eficiencia de otras labores (poda de producción y cosecha). Si bien los agricultores están familiarizados con la higuera, desconocen manejos agronómicos clave, siendo la poda de formación uno de los principales. Usualmente la imagen de una planta de higuera es la de un árbol enorme y difícil de cosechar, ya que la fruta se ubica en la periferia.

La poda de formación tiene el objetivo de generar la estructura en que se ubicarán los brotes productivos, de manera que la cosecha pueda hacerse sin usar escaleras.

Tecnificación del cultivo
El primer año las plantas se deben despuntar a 40 cm de altura, lo que romperá la dominancia apical y estimulará la producción de brotes laterales bajos. Se deben escoger 4-5 de estos brotes bien distribuidos y eliminar el resto, incluyendo eventuales sierpes. Los brotes seleccionados serán las ramas madres primarias (1°) y, ya que los higos se ubican en el crecimiento del año, podrían producir fruta en su primer año.

Al siguiente invierno, se deben rebajar las ramas madre 1° a 4-5 nudos y, en la siguiente primavera, se deben elegir 2-3 brotes de cada rama madre (eliminar el resto), los que producirán fruta y serán las ramas madres 2° a partir del próximo invierno. Esta regla se seguirá hasta el 4° ó 5° año, o hasta que el huerto alcance la cantidad de brotes productivos que asegure lograr el rendimiento esperado. Los brotes productivos deben ubicarse a una altura que facilite la cosecha.

Por otro lado, los brotes productivos de plantas podadas son más largos y tienen más fruta (hasta 20 metámeros y 2,5 metros de largo que los de higueras sin poda (Foto 5), dependiendo del riego alcanzará entre 10 y 40 cm, no más de 10 metámeros y pocos frutos llegarán a madurez.

Poda de producción
Este manejo tiene como objetivo renovar la madera productiva y facilitar la cosecha. Se realiza en invierno e implica rebajar los brotes de la temporada anterior a 3-4 yemas. Cada brote productivo puede producir entre 8 y 15 higos (depende de la variedad y el clima) y los pesos de los frutos fluctúan entre 10 y 50 g.

Dicho peso depende de la variedad y la época del año: los primeros higos que se cosechan a fines de verano son más grandes que aquellos que se cosechan en otoño. Se debe conocer el peso de los frutos, la cantidad de frutos por brote y el número de plantas por hectárea para determinar la cantidad de brotes por planta que permitan alcanzar el rendimiento esperado.

Por ejemplo, si se esperan higos de un peso promedio de 30 g y cada brote produce 10 frutos, cada planta de higuera deberá tener 48 brotes para que el huerto produzca 18 t/ha. Por otra parte, si al primer año de formación las plantas quedan con 4 ramas madre 1° y, en los años siguientes, estas se van multiplicando por 2, al 4° año las plantas alcanzarán los 32 brotes productivos y, por ende, 32 ramas madres 4°. Si el rendimiento potencial es 18 t/ha, a partir del 5° año habría que ajustar la cantidad de brotes productivos a 48, y rebajar las ramas restantes de modo de renovar los pitones. Cabe señalar que la poda descrita elimina la producción de brevas al eliminar todos los ápices (donde se encuentran los frutos en estado de latencia que dan origen a las brevas).

Para producir brevas se deben dejar algunos brotes sin podar en invierno.

Requerimientos hídricos
La higuera presenta requerimientos de agua más bajos que los frutales tradicionales (80% respecto a uva de mesa). Dependiendo de la zona, un huerto adulto necesitará entre 4.500 a 7.000 m3/ha. Cabe recalcar que, a pesar de no tener requerimientos tan altos, para un buen desarrollo de los frutos, las plantas deben estar bien regadas. Por otro lado, la higuera es muy tolerante al déficit hídrico, pudiendo sobrevivir sin riego en ausencia de lluvias en verano y con precipitaciones de 80 mm en invierno, aunque sin producir higos (sólo maduran algunas brevas). Un signo evidente de que una higuera está bajo estrés hídrico es que comienza a botar sus hojas.

Cosecha y rendimientos
La producción puede comenzar al primer año, aunque, generalmente, se espera hasta el 2° o 3° año para comenzar a producir. La plena producción se alcanza entre los 5 y los 8 años, dependiendo del marco de plantación. La maduración de los frutos es prolongada y se puede extender por 2 meses o más, dependiendo de las condiciones climáticas, por lo que es necesario cosechar en varias etapas. La cosecha de brevas se realiza en diciembre, mientras que la cosecha de higos se extiende desde fines de enero a inicios de mayo. Los rendimientos que se pueden alcanzar son de 5-20 t/ha de brevas y 12-30 t/ha de higos.

La cosecha es manual y debe ser muy cuidadosa ya que los frutos son blandos y delicados. Además, la higuera desprende látex cuando las hojas, frutos o ramas presentan cortes, el cual puede causar fuertes irritaciones en la piel, por lo que se recomienda el uso de guantes. El látex también puede dañar a los frutos, por lo que luego de cosecharlos se deben sacudir suavemente. La piel del fruto es muy delicada, con pruina pero sin ceras protectoras, por lo cual se debe manipular cuidadosamente y depositar los frutos cosechados en canastos o bandejas acolchadas, en una sola capa, ya que los daños mecánicos rápidamente provocan pardeamiento, sobre todo en variedades de piel verde.

Fuente: Portal Frutícola

Anuncios

Agricultores de Chile aprenden técnicas de poda y manejo de la higuera adaptada a zonas áridas

Posted on

Los agricultores chilenos han estado familiarizados con la higuera desde hace años, sin embargo, desconocen manejos agronómicos clave, como la poda de formación, fundamental para la producción de higos.

Tras un Día de Campo realizado en Monte Patria por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA Intihuasi, con la colaboración del Centro de Estudios de Zonas Áridas CEZA de la Universidad de Chile, llegaron agricultores de distintas comunas de la provincia para aprender técnicas de poda en higueras.

Esta iniciativa es desarrollada a través del proyecto Transferencia tecnológica en agronomía del riego y fortalecimiento de frutales con bajo requerimiento hídrico para la agricultura familiar campesina, financiado gracias al Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional.

“La poda es una de las labores que se realiza en el año de cada cultivo y es una de las más importantes, porque permite definir la productividad del huerto para la próxima temporada. Sin la poda se puede generar un exceso de sombra al interior de la planta, generando pérdida de productividad y además puede generar condiciones para plagas que se alojan donde hay poca luminosidad”, explicó Giovanni Lobos encargado del Centro Experimental Choapa del INIA y Director del Proyecto FIC.

La poda de formación tiene como objetivo generar la estructura en que se ubicaran los brotes productivos, de manera que la cosecha pueda hacerse sin tener que utilizar escaleras.

El Centro de Estudios de Zonas Áridas de la Universidad de Chile ha trabajado especialmente en el desarrollo del cultivo de La Higuera. Víctor Muñoz, expositor en el Día de Campo, señaló que “hay un desconocimiento de cómo se manejan huertos tecnificados de higuera, tradicionalmente las personas se imaginan un árbol grande y hoy pudieron ver el caso contrario, se dieron cuenta de por qué es importante la poda.

La Higuera tiene requerimiento hídrico medio, pero podemos asegurar que es una especie tolerante  a la sequía. Hablamos también de la posibilidad de producir brevas que salen temprano en la temporada en el mes de diciembre cuando los requerimientos de agua recién están comenzado a aumentar,  con 1/3 de la cantidad de agua que se utiliza para producir higos se pueden producir brevas”.

El último año ha habido un creciente interés por los agricultores en la producción de higuera ya que, es un cultivo tolerante a la sequía que está adaptado a zonas áridas, la higuera presenta requerimientos hídricos de agua más bajos que los frutales tradicionales y cuenta con un  buen precio en el mercado, tanto de higos como de brevas.

Por su parte el Seremi de Agricultura, Andrés Chiang agregó: “Monte Patria es una zona que está altamente concentrada en producción de uva de mesa, buscar alternativas productivas, sustentables y rentables es clave. La higuera puede ser una alternativa y eso es lo que está trabajando este proyecto de INIA a través de financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad, para las zonas semiáridas y áridas de nuestro País”.

Fuente: Mundo Agropecuario