en españa

El renacer de la higuera para la agricultura en Andalucía y Extremadura

Posted on

Cultivo de higueras en invernadero. Universidad de Almería

El higo es cada vez un producto más demandado y producido que se presta también a cultivos bajo plástico o superintensivos de riego

Texto: Natalia Ortiz
Fuente: ABC Sevilla

De cultivo «complementario», casi residual en las estadísticas globales, a convertirse en una alternativa firme para una eficiente diversificación de las explotaciones agrarias. El cultivo de higueras está abriéndose paso, poco a poco, en la planificación de muchos agricultores andaluces.

La principal comunidad productora de higos es, con diferencia, Extremadura, con 12.998 hectáreas registradas en 2020 (según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos del Ministerio). Andalucía ocupa el tercer lugar, con 2.227 hectáreas en 2020 (2067 de secano y 160 de regadío). La superficie está aumentando de forma constante en los últimos años. Como ejemplo, en 2016 se registraban 2.151 hectáreas en Andalucía.

Este aumento de la superficie de cultivo se debe, en gran parte, a la mayor demanda de higos y brevas, que se está dando sobre todo en Europa. En países como Alemania, por ejemplo, son muy apreciadas sus cualidades gastronómicas y saludables.

De hecho, cada vez son más las empresas que deciden incluir a la higuera entre sus plantaciones, como la onubense Flor de Doñana. La compañía, cuyas producciones son ecológicas, lo califica como «un buen cultivo para complementar la temporada de frutos rojos». «En julio acabamos con la campaña de berries y empezamos con el higo, que dura unos 2 meses», detallan. En concreto, producen unas 25 toneladas cada campaña y tienen 5 hectáreas.

El número creciente de productores interesados en este cultivo está haciendo que se busquen, paralelamente, técnicas que mejoren su rentabilidad. Tradicionalmente, se ha producido higo en secano, pero son cada vez más las opciones para cultivarlo en regadío.

Higueras en superintensivo
El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex), por ejemplo, lleva años trabajando con y para las higueras, y tiene un banco de más de 300 variedades, así como proyectos que examinan las variedades con posibilidades comerciales. Basándose en sus conclusiones, ya han afirmado en varias ocasiones que, «igual que ha ocurrido con otros cultivos como el del olivar o el almendro en superintensivo, la higuera pude ser el siguiente cultivo en incorporar este sistema por su gran potencial productivo con el apoyo del riego».

Según los expertos de Cicytex, los resultados de sus iniciativas constatan «el alto potencial productivo de la higuera en este sistema de producción superintensivo, interesante en zonas de regadío, con las ventajas de facilidad de recolección y disminución del riesgo de contaminación de los higos secos por diferentes plagas y enfermedades, favoreciendo la obtención de higos de elevada calidad higiénico- sanitaria».

En cuanto a los inconvenientes de este tipo de producción, el principal es «el coste asociado al sistema de recolección (postes y mallas), cuya inversión debe realizarse con las primeras recolecciones».

Higueras en invernadero
Pero, sin duda, la iniciativa más innovadora relacionada con la higuera se está llevando a cabo en Almería. A pesar de que en esta provincia ha habido siempre gran tradición en este cultivo, las posibilidades comerciales eran muy limitadas. Para solventar esto, un grupo de investigación de Producción Vegetal y Economía Aplicada de la Universidad de Almería (UAL), junto con Anecoop, han puesto en marcha un cultivo bajo plástico de higueras, con la intención de adelantar varios meses su producción y aprovechar así las oportunidades comerciales.

Francisco Camacho, catedrático de Horticultura Intensiva de la Universidad de Almería y coordinador del proyecto, ha explicado a Agrónoma que «los resultados están siendo los esperados», y las higueras están aumentando progresivamente la producción.

«En los últimos años, ha habido un estancamiento de la rentabilidad de los ocho cultivos que se vienen produciendo tradicionalmente en Andalucía, la competencia de otros países está haciendo retroceder la superficie en algunos cultivos, a la vez que se está generando sobreproducción de otros», detalla Camacho, para poner en contexto por qué el higo es un cultivo a tener en cuenta. «La disminución de superficie del melón o la judía, la sobreproducción de sandía o el pimiento y el calabacín, que han aumentado su superficie en un 50, son cambios que están haciendo que los precios se estanquen», avisa.

Por ello, insiste en que es necesario que «se introduzcan otros cultivos dentro del sistema de producción». «En Almería tienen cabida muchos productos que se llevaban a cabo hace décadas y que, con las técnicas y sistemas de producción que tenemos actualmente, siempre van a dar como resultado un aumento de la precocidad y, por consiguiente, mejore resultados económicos», avisa el catedrático de la UAL.

“Está habiendo un boom en el consumo de higos”

Posted on

La empresa navarra Endinava, especialista en endibias y lechugas vivas, se lanza al cultivo de higos

De vender endibias y lechugas vivas a apostar por también por una de las frutas que cada vez es menos desconocida en los países del centro y norte Europa: el higo. La empresa navarra Endinava ha encontrado la forma de producir este fruto de forma ecológica en una zona poco común para su cultivo.  

Los orígenes de Endinava se remontan al año 1977. En aquellos tiempos fundaron la empresa dos hermanos: Julio y Faustino Calvo. La empresa se llamaba Hnos. Calvo. Nadie creía que en un clima seco y caluroso como es el de la Ribera de Navarra pudiera darse este producto que se cultiva en climas húmedos en el Norte de Europa. En 2012, con la segunda generación de la familia se inició un nuevo proyecto: la lechuga cultivada en piscinas de agua. Este producto se comercializa con raíz, lo que hace que se mantenga fresca mucho más tiempo. En poco más de un año, Endinava puso en el mercado varios tipos de lechugas vivas como Batavia, Lollo, Hoja de Roble y la famosa Salanova® Trocadero, una alternativa más fresca y duradera a las bolsas de IV gama.

“En 2017 comenzamos otro ilusionante proyecto que este año 2021 tendrá sus primeros frutos. Hemos plantado unas 24 hectáreas de higo ecológico, seleccionando nosotros mismos variedades prometedoras de higos y usando técnicas novedosas de cultivo gracias a la cooperación con una empresa israelí, para obtener el mejor producto posible”, explica Carlos Menchaca, del departamento comercial de Endinava. 

“Antes de realizar la inversión, comprobamos que las higueras daban fruto de buena calidad alrededor de dos semanas más tarde respecto a la zona del Levante español, de donde proceden los mayores volúmenes en el país. Afortunadamente, el higo no es un producto difícil de cultivar en ecológico y nosotros podemos suministrarlo hasta mediados de octubre”, cuenta el comercial.

La superficie de cultivo para fresco está aumentando en diversas zonas productoras de España, especialmente en la Comunidad Valenciana y Lérida, en Cataluña. “La verdad es que hemos observado como la popularidad de este producto crece en los últimos años, ya que ha pasado de considerarse una fruta que engorda, a un producto muy rico en propiedades nutricionales y beneficiosas para la salud, el cual están impulsando, entre otros, los canales de cocina y los influencers. Está habiendo un boom en este producto”, afirma Carlos Menchaca. 

La primera cosecha empieza a finales de junio con las brevas, que dura alrededor de 3 semanas, mientras que, a finales de julio tiene lugar la cosecha de higos, con una duración de entre 6 y 7 semanas. 

La empresa está en estos momentos en la búsqueda de clientes en Europa para los grandes volúmenes que espera en los próximos años. “El año pasado hicimos algunos envíos con cantidades pequeñas a Francia y Países Bajos. Los clientes quedaron muy satisfechos y esperamos crecer con ellos. No obstante, estamos abiertos a nuevos contactos para dar salida a la producción que está por venir. Este año esperamos cosechar entre 100.000 y 150.000 kilos de higos, cantidad que duplicaremos el año que viene. Esperamos alcanzar el medio millón de kilos en alrededor de 3 años, cuando alcancemos la plena producción. Al producirlo en ecológico pensamos que tendremos una buena aceptación en los mercados del norte de Europa. Si bien Turquía también suministra a estos países, apenas tenemos constancia de que lo produzcan en ecológico”, concluye Carlos Menchaca.

Texto: Joel Pitarch
Fuente: Fresh Plaza

Más de 1.000 higueras se han plantado en la isla canaria de El Hierro en los últimos meses

Posted on

El Cabildo de El Hierro ha ofrecido a los agricultores de la isla asesoramiento para el cultivo de la higuera

El Cabildo informa que está acción, dirigida a los agricultores que ya tienen o que están comenzando con este cultivo, incluye asesoramiento para las tareas de plantación, poda, cuidado y mantenimiento del árbol en sus diferentes etapas. Más de 1.000 higueras se han plantado en la toda isla en los últimos meses, principalmente en la zona de El Pinar.

El Cabildo de El Hierro ha ofrecido a los agricultores de la isla asesoramiento para el cultivo de la higuera. Esta acción, dirigida a los agricultores que ya tienen o que están comenzando con este cultivo, incluye asesoramiento para las tareas de plantación, poda, cuidado y mantenimiento del árbol en sus diferentes etapas.

Más de 1.000 higueras se han plantado en la toda isla en los últimos meses, principalmente en la zona de El Pinar, después de unos años duros de sequía que han afectado notablemente a este frutal en El Hierro.

La Consejería de Medio Rural y Marino y Recursos Hidráulicos del Cabildo de El Hierro informa de que en la finca experimental del cabildo herreño, ubicada en La Frontera, se están preparando plantas de higueras de distintas variedades para nuevas plantaciones en toda la isla en los próximos años.

David Cabrera, consejero de Medio Rural y Marino del Cabildo de El Hierro, explica que son muchos los agricultores que este año lluvioso se han decidido a plantar y recuperar este cultivo para recoger el fruto de las brevas y los higos frescos o pasados para su comercialización como tradicionalmente se ha realizado en la isla de El Hierro.

Fuente: La Vanguardia

Cal Pinela, higos de Lleida con certificación ecológica y biodinámica

Posted on

Ecológicos y biodinámicos, estos higos Coll de Dama son exquisitos tanto a nivel organoléptico como nutricional. Se cultivan en la finca Cal Pinela, en Alguaire (Lleida), cuyo suelo bañado por el intenso sol del verano es perfecto para que sus higueras centenarias ofrezcan un manjar único. 

Cal Pinela es una finca ubicada en Alguaire, Lleida, dedicada al cultivo de higos ecológicos. Roc Feliu, el campesino al frente de Cal Pinela, nos explica que él apostó por la agricultura ecológica para «dar a conocer que existe otro tipo de mentalidad a la hora de cultivar fruta: sin pesticidas», y se enorgullece al afirmar que su fruta «no hace daño a nadie». Están especializados en el cultivo de brevas y un 95% de higos Cuello de Dama negros. Los higos destacan por su elevado contenido en fibra, además de una buena proporción de calcio y selenio. También se les atribuyen propiedades antioxidantes y desintoxicantes del organismo. Sin embargo, lo mejor de todo es su sabor delicioso.

Roc Feliu es el alma de Cal Pinela. Heredó de sus antepasados esta finca familiar y un amor profundo por la agricultura bien hecha. De hecho, el ilerdense fue pionero en apostar por el cultivo ecológico y el primero en cultivar de esta forma el higo Coll de Dama negra, una variedad de intenso color violeta con una pulpa carnosa que impregna el paladar de un dulzor suave y meloso.

En Cal Pinela, la recolección comienza en agosto y se extiende hasta finales de noviembre. Es la punta del iceberg de un proceso que se alarga todo el año y durante el que cumplen la normativa ecológica a rajatabla. «Además de estar certificados por el CCPAE, nos regimos por los principios de la biodinámica y tenemos la certificación Demeter, que es incluso más estricta que la ecológica», puntualiza Roc.

Nuestra filosofía es la de no utilizar ningún tratamiento que pueda afectar negativamente al medio ambiente, de origen natural y sin efectos contaminantes», explica Roc.

Otro de los muchos objetivos que comparten Cal Pinela y Veritas es procurar que la sociedad sea más justa y en ese marco se encuadra la colaboración con el proyecto agroalimentario ecológico Hortus de la Asociación APRODISCA, una entidad  especializada en la integración social y laboral de personas con discapacidad. «Ya estamos trabajando en una línea de mermeladas, que se elaborarán según unas recetas antiguas que hemos recuperado y adaptado, y tenemos en proyecto una confitura de higos absolutamente excepcional». 

Veritas, cadena líder nacional de supermercados ecológicos
Veritas es una cadena de supermercados de alimentación ecológica que fue fundada en 2002 por cuatro familias catalanas. Tal y como explican en su página web, su objetivo era “hacer accesible a todo el mundo la mejor alimentación posible, la comida de verdad, ofreciendo la mayor variedad de productos al mejor precio y siempre con la certificación ecológica para garantizar una alimentación saludable y sabrosa”. 

A día a de hoy, Veritas cuenta con 37 supermercados, además de una tienda online, y ofrece trabajo a 300 personas. Según cuentan, su objetivo este año es alcanzar los 50 establecimientos, aunque ya se trata de la mayor cadena de supermercados ecológicos de España, con una facturación que en los últimos cinco años se ha disparado un 90%.

Fuente: La Vanguardia

Crece el consumo de higos secos, que está poniéndose de moda entre la población joven

Posted on

La demanda de higos secos ha venido experimentando un crecimiento significativo en los últimos tiempos, con cambios en el tipo de consumidor. Aunque se trata de un producto tradicional, siempre muy popular entre los ancianos, la comida empieza a ponerse de moda entre la población más joven, según informa Plus Berries, que ha añadido los higos secos a su catálogo de productos este año.

“Su poderoso valor nutritivo conlleva un suministro de energía muy elevado, por lo que son ideales para los atletas”, dice Ismael Cabanillas, de Caver, empresa que se encarga de la producción de estos higos para grupo Plus Berries. “El aumento del consumo de productos saludables también explica este cambio de tendencia, ya que los higos secos tienen importantes beneficios para la salud. Son una gran fuente de fibra, lo que los hace ideales para quienes tienen problemas de estreñimiento, ya que mejoran el tránsito intestinal y evitan el riesgo de contraer enfermedades como la diabetes. También contienen magnesio, potasio y calcio, que mejoran el funcionamiento de los músculos, así como de los nervios. También son ideales para mantener buenos niveles de hierro, y su alto contenido de calcio es perfecto para mantener los huesos en perfectas condiciones. Por lo tanto, es un producto que combina las características de un bocadillo y un superalimento”.

La mayoría de los higos que maneja Plus Berries se cultivan en las regiones españolas de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León, y las principales variedades son la Calabacita y el Cuello de Dama. “Estas zonas productoras son capaces de ofrecer la calidad que nuestros clientes exigen”, dice Ismael Cabanillas. “Las variedades que utilizamos se secan en el árbol. Las condiciones climáticas de la zona, con altas temperaturas durante los meses de cosecha, hacen posible cosechar estas variedades en seco. Este proceso natural garantiza una maduración no invasiva, sin estrés en la fruta, y permite a nuestros clientes disfrutar de todos los matices en el sabor de nuestro producto”.

Aunque este es el primer año en que Plus Berries comercializa higos secos, la empresa tiene años de experiencia en el cultivo y comercialización de higos frescos. “Se ha establecido una nueva línea de producción para este nuevo producto, operada por personal con amplia experiencia previa en el conocimiento del producto y su preparación. La idea era poder superar los retos que se nos presentaban cuando se lanzó el proyecto. Esto nos ha permitido afrontar el inicio de la campaña con las mejores garantías de calidad y servicio”, dice Ismael.

“Paralelamente, también producimos pasta de higos con equipos específicos; un producto que es utilizado por las empresas tradicionales de confitería y galletas industriales, y para la producción de productos dietéticos ricos en fibra y un sinfín de nuevas aplicaciones”, dice.

Plus Berries distribuye los higos secos tanto en España como en otros países europeos, donde compite fuertemente con Turquía. Según Ismael, “es un producto muy demandado en todo el mundo. Turquía es un gran competidor, pero nuestros higos pueden coexistir con los suyos en muchos mercados siempre que ofrezcamos un producto diferenciado”. Turquía es el mayor exportador de higos secos, dada su superior capacidad de producción, pero el higo de Calabacita tiene su propio nicho, y éste crece cada año. Es una variedad que, a diferencia de los suministrados por Turquía, tiene una piel fina, una pulpa parecida a la miel, un sabor más dulce y un tamaño más pequeño. Es más barato que otras variedades comerciales, ya que no alcanza calibres tan altos, y estas diferencias significan que tiene potencial para seguir creciendo. Personalmente, es la que más me gusta. La variedad Cuello de Dama es más popular y puede alcanzar calibres similares a los de la variedad Esmirna turca, aunque más pequeños”.

La planta de envasado está equipada para envasar todo tipo de formatos: tarrinas, bolsas, flow packs, filmados, termosellados, etc., que se comercializan bajo su marca AUTENTIGOS. “Nos exigimos una alta calidad, seleccionando los higos ya en origen y manipulándolos durante el proceso de envasado con verdadera devoción”, dice Ismael Cabanillas.

Fuente: Fresh Plaza

Los higos vuelven al campo murciano gracias al regadío

Posted on

La producción alcanzó en 2019 su mayor cifra en 45 años

Texto: G.S. Forte
Fuente: La Verdad

Las higueras vuelven a dar sombra al campo regional. En los últimos años ha crecido su superficie ocupada en la Región de Murcia (de 88 hectáreas en 2010 se ha pasado a 112 en 2019), pero sobre todo se ha disparado su producción, que ha pasado en los últimos diez años de apenas 300 toneladas a registrar más de 1.500, su mayor dato en 45 años. El milagro lo está obrando en buena medida el agua, el mismo elemento que le desplazó a principios de los años 1980. La llegada hace ahora cuarenta años de los primeros aportes del Trasvase Tajo-Segura atrajo a nuevos cultivos a la Región, que pasaron a desplazar a otros tradicionalmente de secano, y por tanto menos rentables, como las higueras.

Ahora, este árbol ancestral se está incorporando al riego, lo que está devolviendo parte de su antiguo esplendor. En la actualidad ya no hay tantos árboles como hace décadas, pero la producción de los que se explotan ahora es mucho mayor.

La mayor parte de las higueras se producen actualmente en regadío (95 hectáreas de las 112 contabilizadas en la actualidad reciben estos aportes de agua). En 2019 se contabilizaron 74 hectáreas dotadas de instalaciones de riego localizado (el sistema más moderno), casi el doble de las que había diez años antes. La mayor parte de ellas, en torno a la mitad del total, se produce en la comarca del Noroeste, al que sigue en importancia el Altiplano, con más de un tercio del total. A gran distancia se encuentran la Vega del Segura, el Campo de Cartagena, y el Valle del Guadalentín, solo con unas pocas hectáreas en producción alimentadas por riego localizado cada una.

Al margen de la ayuda que le brinda el agua, lo que realmente hace posible que la producción de estos árboles esté creciendo es el mercado. «En los últimos años se percibe cierto interés económico por la higuera», explica Eduardo Agüera, experto en este frutal por afición, aunque con un grado de compromiso que le ha llevado a recorrer «muchos kilómetros por Murcia, Almería o Albacete buscando y recopilando diferentes variedades tradicionales», con el objetivo de recuperar su cultivo.

«Murcia ha sido una de las zonas tradicionales de producción de higos», apunta Agüera antes de relatar la posterior disminución tanto en superficie como en producción que se ha experimentado durante las últimas décadas. Este proceso, sin embargo, parece no solo haberse detenido, sino que se está revirtiendo notablemente.

Desde los años 1980 las cifras anuales apenas se habían movido en cifras aproximadas de entre poco más de 200 y 500 toneladas. En 2019, sin embargo, se superaron las 1.500 toneladas.

Agüera recuerda que tradicionalmente, buena parte de la producción de las higueras se destinaba al autoconsumo familiar y también para el engorde del ganado porcino, «y de hecho se plantaban variedades específicas para este fin». Con el tiempo, «al abandonarse este modo de vida se produjo cierto desinterés por este frutal», lo que contribuyó a su declive. El interés que vuelven a despertar los higos, añade, puede incrementarse todavía más «si se encuentra un método que ayude a mantener durante más tiempo las propiedades organolépticas de los frutos frescos que permita llegar a más mercados». Agüera explica que en algunos países de Asia, por ejemplo, «existe una auténtica pasión por los higos».

Europa también es un mercado con gran potencial para aprovechar que, asegura: «Si los consumidores alemanes supieran que cuando compran higos secos turcos están comiéndose las avispillas polinizadoras por ser variedades tipo Esmirna no creo que les hiciera mucha gracia». Frente a ellos, afirma, «en España tenemos otras variedades de gran calidad perfectamente competitivas y que no se polinizan mediantes avispas».

Francisco Balas (FIKI EUROPA): “El cultivo de la higuera debe cuidar la calidad y los precios para no repetir los errores de otros frutales”

Posted on

Entrevista con
Francisco Balas
Responsable de Producción e I+D de FIKI EUROPA

¿Cómo surgió el proyecto de FIKI y en qué momento se encuentra en cuanto a plantación de higueras y volumen de producción?

FIKI está compuesta de dos socios: uno viene del mundo de la comercialización de la fruta y posee más de 30 años de experiencia en el sector, y el otro, que soy yo, que vengo del mundo de la investigación agraria y la mejora genética. Con esto teníamos una visión muy amplia del sector frutícola y de las oportunidades que había para un proyecto de este tipo. Nos une una gran relación personal desde hace muchos años y hablábamos de ello a menudo. En un momento dado, decidimos comenzar con una plantación de 4 ha casi como una afición.

La primera plantación se estableció en la primavera de 2017. Después comenzamos a llevar otras plantaciones ya existentes por una superficie de 16 ha. Todo ello de ‘Calabacita’. En 2019 ampliamos otras 4 ha propias de ‘Calabacita’ y ‘Albacor’. Y en 2020 esperamos plantar al menos 8 ha incluyendo ‘Calabacita’ para fresco y seco y al menos una variedad más para fresco que será ‘Dalmatie’.

Se puede decir que estamos en un momento de consolidación del proyecto dado que vendemos el 100% de la producción y ampliamos la superficie cultivada siguiendo la demanda que tenemos. En 2018 nuestra producción fue de aproximadamente 80 toneladas de higo fresco y unas 30 tn de higo seco. Para 2019 esperamos llegar a las 100 tn de higo fresco (incluyendo higo para industria y para mercados mayorista) y 35 tn de seco.

¿Qué diferencias significativas existen entre vuestro modelo de cultivo de higueras y el tradicional en otras zonas de Extremadura?

Las principales diferencias con respecto al sistema tradicional son la aplicación de riego y los márgenes de plantación más estrechos. Para nosotros el agua es sencillamente fundamental. Solo cultivamos con riego por goteo. Esto nos permite producir mucha más cantidad de frutos y de mejor calibre. Además mejora el estado fisiológico de las plantas durante toda la campaña. En cuanto a los marcos de plantación, hemos pasado de los tradicionales 8×8 a 5×5 para los higos secos y 2×4 y 1.5×3, dependiendo de la variedad, para los higos frescos.

Estos marcos de plantación junto con un sistema de formación del árbol  muy bajo resultan en una especie de seto súper intensivo. Esto está dedicado al higo fresco y nos está dando unos resultados excelentes por su rápida entrada en producción y su facilidad de recolección, lo cual aumenta enormemente la productividad. Otro aspecto que hemos incluido es el uso de cubiertas de plástico para evitar en lo posible las malas hierbas.

Este modelo es por tanto bastante distinto a cualquier otro tradicional de la región, pero sólo lo veo viable para extensiones considerables, puesto que también conlleva unos gastos iniciales mucho mayores y, para ser honestos, aun lo estamos mejorando.

Cada vez más se están buscando cultivos alternativos en el regadío, Para alguien se plantee entrar en el cultivo de la higuera ¿qué grandes consejos le daría?

El consejo fundamental que suelo dar a los agricultores que nos visitan para informarse es que se preocupen, antes de nada, del destino comercial al que se van dirigir. El agricultor debería tener claro antes de plantar el primer árbol si va a producir higo seco para una cooperativa o una empresa transformadora o si va a llevar higo fresco a una central, qué variedad, etc. y, a partir de ahí, adaptar la producción al objetivo.

También es muy importante que tenga claro que el higo fresco y el higo seco son en realidad dos cultivos distintos a pesar que sea la misma especie. A nivel de manejo le aconsejaría al 100% cultivar con riego.

Por último recomiendo altamente que lean, que se informen, que pregunten. En Extremadura tenemos la inmensa suerte de contar con algunos de los mayores expertos del mundo en higuera, en el CICYTEX. Por nuestra parte, en FIKI no tenemos ningún problema en compartir nuestra experiencia.

Más que un consejo, pido a los que se meten en el cultivo que cuiden la calidad y los precios, para no repetir los errores cometidos con otros frutales y que este sea un cultivo rentable durante mucho tiempo. Les animo a que den el paso, este es un cultivo precioso y con todo por hacer, necesitamos hacer sector y cuantos más actores y más puntos de vista, mejor.

Desde el punto de vista de la comercialización, ¿cómo la tenéis enfocada vosotros?

Desde un punto de vista operativo, el higo seco y el fresco son dos productos totalmente distintos. Nosotros dedicamos determinadas parcelas a un destino u otro desde su concepción.

Por razones obvias el higo fresco es más perecedero y más difícil de trabajar. Exige un nivel de coordinación muy elevado. Desde que recogemos los higos hasta que los ponemos en el mercado no transcurren ni 24 horas y no es nada sencillo. El higo seco da mucho más margen de maniobra y su principal riesgo es que se humedezca por lluvias, pero llevando cierta previsión y recogiéndolos regularmente, no todo a final de campaña, es muy difícil que ocurra.

En cuanto al enfoque comercial, desde que ideamos el proyecto este tuvo una vocación internacional. Nuestro objetivo siempre ha sido comercializar nuestros higos en el norte de Europa. En las dos campañas que llevamos hemos hechos pruebas de higo fresco con bastante buen resultado, pero aún tenemos que afianzar varios procesos para poder dar el salto a un volumen considerable.

Así pues, en este momento nuestros principales clientes son nacionales. Eso sí, no nos limitamos a Extremadura y trabajamos con empresas de Madrid, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Canarias y Castilla y León. 

¿Pensáis en el futuro entrar en la elaboración de otra serie de productos relacionados con el higo como bombón de higo, barritas energéticas, etc.?

Totalmente. Aunque no comercializamos aún por esta vía, estamos trabajando en el desarrollo de dos productos de alto valor añadido que ayuden a complementar y diversificar nuestra oferta. Para nosotros, comercializar productos transformados es el siguiente paso natural del proyecto. El higo posee diversas cualidades que no están siendo aprovechadas en gastronomía ni en industria y creemos que hay un nicho por explotar.

También estamos desarrollando una plataforma de comercio digital que irá creciendo poco a poco. Creemos que este sector es indispensable para una empresa agroalimentaria en los tiempos que corren

Me gusta decir que la higuera es como el cerdo, que se aprovecha todo: fresco, seco, para industria alimentaria, cosmética, productos transformados, etc. Y también que la higuera tiene una cosa buena y una cosa mala: que está todo por hacer. Por ello creo que el factor clave para llevar al cultivo a otro nivel pasa por la innovación. Innovación en todos los eslabones de la cadena: campo, almacén, logística, digitalización de procesos, producción industrial, etc.

Vivimos en una zona privilegiada para el cultivo de la higuera y, si la cuidamos, esta puede ser una fuente de riqueza muy importante para la región. Pero cuidarla significa, sobre todo, apostar por ella, invertir en I+D, innovar, ir un paso por delante del resto de productores porque nuestro producto es mejor. En este sentido, Extremadura suela adoptar cultivos que tienen más o menos éxito en algún sitio y exprimirlo hasta que colapsa por bajos precios. Aquí tenemos la oportunidad de desarrollar algo realmente único y distinto. Nosotros estamos llevando a cabo un programa de mejora genética de la higuera para intentar obtener una variedad aún mejor que el conjunto de variedades tradicionales con que venimos trabajando.

La demanda de higos se ha disparado en el norte de Europa

Posted on

La demanda de higos españoles se ha incrementado de forma significativa en las últimas semanas en el norte de Europa. Si bien Alicante, la zona de producción más importante de España ya terminó su cosecha en agosto, la producción continua en Lleida, donde la campaña acaba de pasar el ecuador.

“Llevamos unas 3 semanas con muchos más pedidos de lo habitual. Hemos aumentado los envíos a países como Alemania, Reino Unido o Países Bajos, donde nos informan que la demanda de los consumidores es muy alta”, cuenta Francesc Pena, gerente de Sat Bepa, una empresa productora y comercializadora de cereza, fruta de hueso e higos. “La demanda es tal que no tenemos suficiente producto para satisfacerla”, señala.

“Normalmente destinamos nuestros higos principalmente al mercado nacional y hacemos algunas exportaciones a Francia, norte de Italia, Suiza y algo a Bélgica. En estos países los mayores consumidores son de origen magrebí, que prefieren los higos españoles a los turcos”, explica el productor.

“Países como Alemania, Reino Unido, Países Bajos u otros países del norte de Europa suelen decantarse más por el higo turco, por tener una mejor apariencia en la piel, dado que se recolecta antes de que alcance el punto óptimo de maduración. Los higos españoles, en cambio suelen mostrar grietas en la piel, lo cual denota que tienen un porcentaje alto de azúcar y se encuentran listos para comer. Pero este año, sorprendentemente estamos recibiendo muchos pedidos de estos países”, añade.

Sat Bepa continúa invirtiendo en el cultivo de higos, de los que dispone ya de las variedades Cuello de Dama negra, atigrada y blanca, así como Colar. “Queremos ampliar la producción en el futuro con variedades que nos permitan enlazar con el final de campaña de cereza. Además, tenemos ya todas las plantaciones de higos en conversión a ecológico”.

La empresa continuará vendiendo higos hasta finales de octubre o principios de noviembre, hasta la llegada del frío, que detendrá la producción.

Fuente: Fresh Plaza

El Campo de Elche cierra la campaña de higo con resultados satisfactorios

Posted on

HigoVariedadToreraFotoCARM

Mientras que la temporada de breva ha tenido una disminución del volumen del 50% en el Campo de Elche, el higo ha alcanzado los 2.000.000 kg superando sus previsiones, en una campaña considerada normal

El Campo de Elche es el primero en iniciar la temporada de higo fresco al representar la producción más temprana a nivel nacional. Sus higueras de la variedad Colar, que se extienden en 190 ha, representan junto a la granada y la palmera (dátil) uno de los cultivos autóctonos de la zona, muy importantes a nivel social y económico para la localidad ya que este supone un impacto económico de ocho millones de euros y más de 1.000 empleos.

Sus higueras, que cuentan con dos cosechas, registraron una campaña de breva del mes de junio con un 50% menos de producción debido a los problemas de cuajado derivados de la climatología. Según los técnicos, se debe al acortamiento del reposo invernal ocasionado por la brotación extraordinaria de noviembre/diciembre como consecuencia de las temperaturas inusualmente altas que se registraron para esas fechas. “Tuvimos buenos precios en la comercialización, pero la merma este año ha sido muy elevada, con un volumen final de unos 500.000 kg cuando normalmente alcanza el millón de kg”, comenta Pedro Valero, presidente de Asaja Elche.

Por su parte, la campaña de higo que comenzó a finales de julio y está finalizando ahora, ha registrado un volumen de 2.000.000 kg, un volumen  que incluso supera las previsiones ya que al haber producido pocas brevas, los árboles están “descansados”. “Ha sido una campaña normal”, califica Valero.

Las plantaciones de higo están aumentando en los últimos años en la zona debido a sus buenos resultados económicos que ofrecen en los mercados, que son en un 50% nacional y 50% de exportación, en el que Cambayás, principal productor, exporta el 40% del producto.

Este cierre de campaña da paso en el Campo de Elche al inicio de los cultivos de invierno de la zona, tales como la alcachofa, de unos 14.000.000 kg, y las brásicas (coliflor, romanescu y brócoli), así como patata, que pueden sumar un volumen de 20.000.000 kg.

Higo
En la actualidad España produjo 37.700 Tn en 2019 según el MAPAMA, aunque esta cantidad también incluye el higo que no va destinado al mercado fresco, donde Extremadura representa con 5.220 hectáreas y algo más de 8.200 toneladas, la principal región productora. También es muy importante el cultivo en extensión en Baleares con 2.287 hectáreas, al igual que Andalucía –muy centrado en la provincia de Granada- con 1.860 hectáreas. Algunas provincias, como Ávila y Toledo, concentran fuertes producciones de higos frescos, al igual que Alicante, Murcia, Huesca (Fraga) y Lleida.

Según la FAO, España es el séptimo productor mundial de esta fruta y el primero de la UE por delante de Grecia y Portugal.

Nuestro país exportó en 2019 según FEPEX 3.490 tn con Francia como principal país de destino (2.182 Tn), mientras importa más de 1.300 de higos procedentes de Turquía, especialmente en la campaña de Navidad.

Texto: Alicia Lozano
Fuente: Revista Mercados

Mercadona prevé comprar 850 toneladas de higos de origen nacional para la campaña de 2020, un 30% más que en 2019

Posted on

La compañía apuesta por higos de origen nacional cultivados en la Comunidad Valenciana, Catalunya, Castilla y León y Canarias

higos-en-campo

Mercadona compró aproximadamente 650 toneladas de higos frescos en 2019

La apuesta de Mercadona, compañía de supermercados físicos y de venta online, por los productos frescos y, concretamente, por la fruta y verdura de proximidad, hace que la compañía tenga previsto comprar aproximadamente 850 toneladas de higos de origen nacional durante la campaña de 2020, cifra que representa un 30% más que en 2019, año en que la compañía adquirió aproximadamente 650 toneladas.

Para abastecer de higo nacional, rico en fibra y en minerales esenciales, a la sección de Fruta y Verdura de las más de 1.600 tiendas durante los meses de julio y agosto, momento en que se produce la campaña, la compañía colabora con 10 proveedores locales, cuyos campos se ubican en la Comunidad Valenciana, Catalunya, Castilla y León y Canarias.

En 2019 las compras de Mercadona en España alcanzaron un valor superior a los 19.970 millones de euros. Gracias a los acuerdos comerciales de la compañía con el sector primario, Mercadona colabora con 9.500 agricultores, 12.000 pescadores y 6.700 ganaderos. Además, la compañía apoya la iniciativa del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación “Frutas y Verduras de temporada”.

Asimismo, Mercadona defiende las prácticas comerciales justas y desde hace años está adherida al Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria. Este acuerdo voluntario, que supone un nuevo paso en la promoción de prácticas comerciales justas, se enmarca en la Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria y está impulsado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en colaboración con distintas asociaciones de toda la cadena agroalimentaria nacional.