salud y nutrición

9 razones para amar los higos

Posted on

higos

1 Ayudan a la digestión
La alta concentración de fibra en el higo favorece una función intestinal sana y regular y previene el estreñimiento. La fibra agrega volumen y masa a las evacuaciones intestinales, facilitando la digestión.

2 Reducen el nivel de colesterol
Los higos contienen pectina, una fibra soluble. Cuando la fibra se mueve a través del tracto digestivo, absorbe el exceso de colesterol y lo transporta al sistema excretor para ser eliminado del cuerpo.

3 Previenen enfermedades del corazón
El higo seco contiene fenol, omega-3 y ácidos grasos omega-6. Estos ácidos grasos reducen el riesgo de enfermedades coronarias. La fruta también contiene antioxidantes como fenólicos, carotenos, luteína y taninos que eliminan los radicales libres y mantienen las enfermedades a raya.

4 Controlan la diabetes
Los higos son ricos en potasio, lo que ayuda a regular la cantidad de azúcar absorbida por el cuerpo después de las comidas. El contenido de potasio también asegura que las subidas y bajadas de azúcar en la sangre sean menos frecuentes. Además, el higo contiene ácido clorogénico que ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre y a controlar los niveles de glucosa en la diabetes mellitus tipo II (inicio de adultos).

5 Previenen la hipertensión
El potasio en el higo niega los efectos adversos del sodio que se consume habitualmente en forma de sal. Un nivel alto de sodio puede llevar a hipertensión.

6 Fortalecen los huesos
Los higos son ricos en calcio y fósforo, que son los componentes más importantes para fortalecer los huesos y reducir el riesgo de osteoporosis. El consumo de higos ayuda a la formación ósea y estimula el rebrote en caso de que haya algún daño o degradación de los huesos.

7 Alivian la anemia
La falta de hierro en el cuerpo puede causar deficiencia de hierro y provocar anemia. El higo seco contiene una gran cantidad de hierro, que es un componente clave de la hemoglobina. El consumo de higos secos ayuda a mejorar los niveles de hemoglobina en la sangre.

8 Controlan el insomnio
Incluir higos en su dieta mejora la calidad del sueño. Los higos contienen ácidos grasos omega-3 y triptófano que ayudan a su cuerpo a crear melatonina, que induce al sueño. El triptófano presente en los higos ayuda a sintetizar la vitamina B3 en su cuerpo, que mantiene el insomnio. Una deficiencia de vitamina B3 en su cuerpo lo hace inestable e inquieto.

9 Ayudan a perder peso
La fibra en el higo también hace que usted se sienta lleno durante más tiempo, reduciendo así su consumo de alimentos, lo que lleva a la pérdida de peso.

Texto: Jamilah Nasir
Ilustración: J.C.Florentino

Fuente: The Cable Lifestyle

Anuncios

Festeja San Valentín con unos fabulosos higos

Posted on

salad-figs

Si estas buscando algo sexy para prepar este día de San Valentín, no busque más allá de la sensual higuera , el afrodisíaco natural y original.

Fresca o seca, de color púrpura oscuro o verde, por sí sola o mezclada en una variedad de platos dulces o salados, esta fruta encantadora y apasionada tiene algo de erótico.

Para empezar, sólo mirar un higo fresco puede ser provocador – tiene un exterior suave, ligeramente redondeado, dando paso a un interior vibrante aunque algo carnoso y excitante. Y no es realmente una fruta – más bien una flor invertida, con infinidad de variedades, como black mission, brown turkey, kadota o calimyrna.

Es una comida exuberante que ciertamente puede conseguir favorecer un estado de ánimo proclive al romance. Es que fue el fruto prohibido original en el Jardín del Edén, con un simbolismo que se puede encontrar en casi todas las culturas.

No es de extrañar que los higos estén llenos de propiedades, ricos en aminoácidos que estimulan y aumentan la libido, los higos también están llenos de potasio, flavonoides, polifenoles, magnesio y antioxidantes para hacer sentir a una persona más estimulada y mejor.

Además, los higos son también una excelente fuente de fibra dietética – sólo 3 a 5 higos frescos o secos proporcionan 5 gramos de fibra. Además, son una parte natural de la más sana dieta mediterránea.

Si usted está planeando una comida especial para este día tan especial, puedes recurrir a las ostras, el vino tinto y el chocolate negro. Pero no te olvides de los higos, un alimento que puede hacer que te enamores la primera vez, o que te vuelvas a enamorar de nuevo.

Texto: Rita DeMontis
Fuente: Toronto Sun

Las brevas, un superalimento energético y remineralizante

Posted on

Son una de las frutas más ricas en calcio. ¿Sabías que los atletas de la Antigua Grecia se alimentaban con higos para aumentar su resistencia? Analizamos nutricionalmente un superalimento muy interesante para deportistas: las brevas.

– Energéticas y remineralizantes

– Calmantes y expectorantes

– Hipoglucemiantes y diuréticas

– Digestivas y nutritivas

Las brevas y los higos provienen del árbol de la higuera (Ficus carica), las brevas son la primera cosecha de junio a julio y el higo de la segunda de agosto a septiembre, de ahí viene lo “de higos a brevas”. Aunque se clasifican como fruta, en realidad son infrutescencias, receptáculos carnosos que sirven de soporte a las flores que están dentro de las brevas e higos, y que maduran en pequeños frutos que son las pepitas que podemos ver en su interior.

En realidad, las brevas son higos del año anterior que no llegaron a madurar por el frío, pasando el invierno en estado de yemas que se desarrollan al llegar el calor de la primavera.

En comparación con los higos, las brevas son de color morado y mayor tamaño y contienen más agua y menos azúcares, de ahí su sabor menos dulce.

Las arrugas y en la piel indican que están listas para su consumo. Se estropean rápidamente y no llevan bien el frío de la nevera, así que mejor comprarlas en su punto para disfrutarlas en el día.

Las brevas se suelen consumir frescas en temporada, bien solas entre horas o como postre, o como ingrediente de ensaladas. Combinan bien con yogur, requesón y miel, dan un toque cremoso a los batidos y helados y se prestan para hacer mermeladas,
conservas en licor y salsas para carnes.

Los higos secos solos o con almendras (pan de higo), son muy apreciados como barrita energética natural para entrenamientos largos.

Son buenas para…

  1. Ayudan a perder peso en casos de ansiedad por su alto contenido en agua y fibra.
  2. Son digestivas y laxantes suaves, sin dañar la mucosa intestinal.
  3. Tienen efecto diurético y ayudan a regular la presión arterial alta.
  4. Son remineralizantes, gracias al magnesio y el calcio.
  5. Son alimentos energéticos para antes, durante y después de entrenar por su contenido en carbohidratos (glucosa, fructosa y sacarosa).
  6. Ayudan a regular nos niveles de glucosa en sangre, protegen hígado y riñones.
  7. Regulan el estrés y levantan el ánimo. Se las consideraba alimento de filósofos.
  8. Acción antitumoral y antiséptica por su contenido en fenoles (benzaldehídos) que ayudan a prevenir el cáncer, enfermedades degenerativas, cardiovasculares e infecciosas.

Texto: Yolanda Vázquez Mazariego
Fuente: Sport Life 

Guía práctica del higo (Eroski Consumer)

Posted on

Propiedades

Las brevas y los higos son las infrutescencias de la higuera, árbol que pertenece a la familia de las Moráceas. Esta familia consta de más de 1.500 especies de árboles y arbustos que producen látex. La breva es el primer fruto que anualmente da la higuera, siendo el higo el fruto de la segunda cosecha del mismo árbol. Son tan deliciosos que hasta poetas y filósofos han difundido sus virtudes.

Propiedades nutritivas

Poseen gran cantidad de agua y son ricos en hidratos de carbono (sacarosa, glucosa, fructosa), por lo que su valor calórico es elevado. Destaca su riqueza en fibra; que mejora el tránsito intestinal, ácidos orgánicos y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio, este último de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral.

En cuanto a otros nutrientes, contienen una cantidad moderada de provitamina A, de acción antioxidante. Este nutriente se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener propiedades antioxidantes. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Composición por 100 gramos de porción comestible  
Calorías 65,7
Hidratos de carbono (g) 16
Fibra (g) 2,5
Potasio (mg) 235
Magnesio (mg) 20
Calcio (mg) 38
Provitamina A (mcg) 25
Vitamina C (mg) 3,5
mcg = microgramos

Propiedades para la salud

Los higos y las brevas son muy ricos en hidratos de carbono, que el organismo transforma en glucosa. Por ello, los higos y las brevas son frutas recomendables para todas aquellas personas en general, y en particular, para quienes necesiten un aporte extra de energía; embarazadas, lactantes, niños en época de crecimiento y adolescentes y para personas con un desgaste físico o intelectual importante.

Teniendo en cuenta la cantidad de glucosa que aporta, es muy interesante su consumo en personas que realizan actividades deportivas intensas, sobre todo en épocas de entrenamiento o en la alimentación postcompetición, para reponer los depósitos de glucógeno que han sido agotados. En el momento de la precompetición no están indicados debido a su contenido en fibra, que podría provocar molestias intestinales, al retrasar la digestión o acelerar el reflejo de la defecación.

Los higos se digieren muy bien y actúan como emolientes (suavizantes) de las mucosas del tracto gastrointestinal. Es la fibra uno de sus componentes principales, razón por la cual son consideradas frutas laxantes. La fibra tiene la capacidad de fijar sustancias (ácidos biliares, colesterol…), de modo que disminuye o retrasa su absorción.

Esta propiedad es particularmente interesante para las personas con colesterol elevado, ya que se forman geles viscosos entre la fibra soluble y el colesterol que es excretado en parte junto con las heces. La fibra soluble retiene agua, por lo que aumenta el volumen de las heces haciéndolas más fluidas y la fibra insoluble aumenta la velocidad de tránsito intestinal y con ello la evacuación de las heces. Este hecho hace de los higos y las brevas una buena herramienta para poder combatir el estreñimiento y la atonía intestinal. Además, la fibra realiza una función de protección frente al cáncer de colon, ya que impide o disminuye el tiempo de contacto de sustancias cancerígenas con la mucosa del intestino grueso.

Antioxidantes

Se ha constatado recientemente que los higos y las brevas verdes presentan actividad antioxidante, si bien en comparación con otras frutas no es de las más relevantes. Las sustancias antioxidantes (provitamina A de estas frutas) neutralizan la acción dañina de los radicales libres por lo que contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer.

Por su composición, son alimentos especialmente indicados en caso de estreñimiento (ricos en fibra), en dietas para adelgazar (por su efecto saciante), cuando se realizan actividades físicas intensas (para suplir la demanda extra de energía) y para personas con diabetes; eso sí, teniendo en cuenta el contenido calórico y de azúcares.

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Sin embargo, su abundancia de dicho mineral, deberá tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en potasio. No obstante, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia, debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de estas frutas.

Fuente: Eroski Consumer
Ilustración: J.C. Florentino

Mediterra lleva la dieta mediterránea a las barritas energéticas

Posted on

Mediterra, la primera compañía en elaborar barritas energéticas y de nutrición totalmente naturales inspiradas en la Dieta Mediterránea, continúa añadiendo nuevos sabores -de yogur y avena, limón y nueces e higos y almendras- a los ya clásicos de cereza y pistacho y albaricoque y pistacho.

“Estos nuevos sabores también se inspiran en la dieta mediterránea, considerada por los expertos como una de las maneras más saludables”, dijo Telemaque Lavidas, fundador de Mediterra. “Al igual que todos los barritas energéticas y de nutrición Mediterra, son ideales a la hora del  aperitivo, ya que tienen fibra, nutrientes y vitaminas en lugar de azúcares complejos y grasas saturadas”.

Los nuevos ingredientes de las barritas son los favoritos tanto del consumidor como del dietista. Por ejemplo, las nueces son ricas en grasas omega-3 y contienen mayores cantidades de antioxidantes que la mayoría de los otros alimentos. Los higos son ricos en fibra y una buena fuente de varios minerales y vitaminas esenciales, mientras que las almendras contienen grasas saludables, fibra, proteína, magnesio y vitamina E.

Las Barritas de yogur y avena con HIGOS Y ALMENDRAS
La dieta mediterránea, desde hace siglos, ha incorporado los higos, las almendras y la avena a su alimentación diaria durante generaciones. Ahora les han añadido miel, quinoa y una capa de yogur para obtener una deliciosa barritas energética gourmet. Y con el toque especial de los higos.

Texto: Michael Johnsen
Fuente: Drug Store Noticias

Cada vez más productos alimentarios incorporan higos a su composición

Posted on

figs-cake

Los higos, gracias a su sabor y su alto contenido en fibra, aparecen cada vez más en docenas de nuevos productos alimentarios, desde mermeladas, chutneys, chocolates o barras de cereales, hasta vinagres balsámicos y quesos de cabra.

Al igual que las ciruelas pasas, los higos son altos en fibra, calcio y potasio y ayudan a la digestión. Además, son bajos en colesterol y sin grasa.

“Son fantásticos en términos de fibra. Tomar entre tres y cinco higos secos o frescos aporta cinco gramos de fibra. Lo que es único en su fibra es la mezcla de fibra insoluble y fibra soluble”, dice Christy Brissette, dietista y presidente de 80 Twenty Nutrition.

La fibra insoluble, que se encuentra en el salvado de trigo, granos enteros y algunas verduras, ayuda a promover la regularidad y un sistema digestivo saludable. Mientras, la fibra soluble ayuda a bajar los niveles de colesterol y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Este tipo de fibra se encuentra en la avena, cebada, naranjas, frijoles secos y lentejas.

En una “competición” de fibra, los higos ganarían a las ciruelas y uvas pasas.

Comer 125 ml de higos secos proporciona 120 miligramos de calcio. Una porción de tres higos grandes producirá un poco más de potasio que un plátano. El aumento de la cantidad de potasio en la dieta contrarresta los efectos del sodio, ayudando a reducir la presión arterial, dice Brissette.

Casi el 50 por ciento de la cosecha fresca de California se exporta a Canadá. Frescos están disponibles de mayo a diciembre, mientras que los higos secos están en tiendas durante todo el año.

Algunos de los tipos más comunes enviados a Canadá incluyen Black Mission – la variedad más vieja plantada en California por los misioneros españoles en el 1600s – así como Calimyrna, de Kadota y de Sierra.

Pequeñas cantidades de una nueva variedad fresca llamada Tiger -de rayas amarillas y verdes con un interior rojo- fueron exportadas a Canadá el año pasado.

Texto: Lois Abraham, The Canadian Press
Fuente: Flamborough Review

Los higos, un laxante natural

Posted on

Su alto contenido en fibra hacen del higo un alimento ideal en casos de estreñimiento y el azúcar que contiene es muy beneficioso para deportistas

higos-copia

Los higos destacan por su alto contenido en fibra, superior a otras frutas, con un total de 1,7 g por 100g de parte comestible. “Los higos tienen una cantidad importante de fibra, por este motivo nos ayuda en casos de estreñimiento, además nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y a prevenir canceres de colón” explica la nutricionista Marta Sanz.

Los higos frescos poseen un elevado porcentaje de agua, pero también son ricos en azúcares, de hecho es una de las frutas que contiene más azucares y por lo tanto no se recomiendan en dietas de adelgazamiento. “Los glúcidos (azúcares) que encontramos en los higos son 15 g por 100 g de parte comestible y son la fructosa, glucosa y sacarosa. Al ser una fruta con alto contenido en glúcidos se recomienda para personas que realizan actividad física como los deportistas” comenta Sanz.

Aunque la creencia popular diga lo contrario, el contenido en grasas de los higos no es excesivo (65 kcal por cada 100 g), de la misma forma que tampoco lo es su aporte en proteínas. Sin embargo, aporta agua, vitaminas y minerales de forma considerable, por lo que puede incorporarse a toda dieta equilibrada. Entre los minerales que destacan encontramos el potasio, mineral efectivo para reducir y controlar la presión arterial, por lo que se recomienda comer esta fruta con regularidad a las personas que padezcan de hipertensión. Además, también es rico en fosforo y magnesio.

Los higos también destacan por aportar antioxidantes naturales que ayudarán a prevenir el envejecimiento celular y a combatir los radicales libres, que son los causantes de múltiples enfermedades graves como el cáncer o diversas patologías degenerativas. “Las vitaminas que encontramos en los higos son: carotenoides (provitamina A), y la provitamina A tiene la capacidad de transformarse en vitamina A. Esta participa en los mecanismos que permiten el crecimiento y reproducción de los tejidos epiteliales y de la visión” nos explica la nutricionista Marta Sanz.

Hasta ahora siempre hemos hablado de higos frescos pero en el mercado también podemos encontrar higos secos. Son el producto de la desecación de los higos frescos. Al reducirse a un 20 % el contenido de agua, se obtiene un producto de largo periodo de conservación, pero hay que tener en cuenta que el contenido calórico es casi cuatro veces superior al del higo fresco. Al extraer gran parte de su agua todos los demás nutrientes se encuentran más concentrados.

Texto: Neus Palou
Fuente: EcoClub La Vanguardia