cultivo y técnicas

Almería apuesta por el cultivo sostenible de la higuera en invernadero

Posted on

UAL-Finca-Experimental

Investigadores adelantan el calendario de higos y brevas mediante su cultivo en invernadero, lo que supondrá que el sector agrícola almeriense amplíe su gama de productos

Almería es un lugar donde hay una gran tradición en el cultivo de higueras aunque, de momento, no ha aprovechado las posibilidades comerciales de sus frutos.

Un grupo de investigación de Producción Vegetal y Economía Aplicada de la Universidad de Almería (UAL) está realizando un proyecto que tiene por objetivo el cultivo sostenible bajo plásticos de las higueras para adelantar su producción unas semanas o incluso meses.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo económico de la Diputación Provincial de Almería que destina parte de su aportación al convenio de colaboración que firma con carácter anual con la Universidad de Almería a este interesante proyecto que se desarrolla en un módulo de 1.800 metros cuadrados de la Fundación”Finca Experimental de la Universidad de Almería-Anecoop’.

Allí se ha conseguido el cuaje y el desarrollo de frutos en pleno invierno, a principios de febrero 2019, esperando adelantar el calendario de recolección en más de un mes, con respecto a la cosecha tradicional de brevas y la subsiguiente de higos.

Actualmente, la demanda en el mercado europeo es estable y la abastecen terceros países, ajenos a la Unión Europea, que se han especializado en la distribución de brevas, hijos, granadas, nísperos y algunas variedades exóticas.

Este adelanto en el calendario de los frutos de la higuera supondrá que el sector agrícola almeriense amplíe su gama de productos a ofrecer ya que la mayoría de las hectáreas están destinadas al tomate, pimiento, calabacín, sandía, pepino y berenjena, y, en menor mediad, al melón y la judía verde.

Otro de los objetivos perseguidos con el cultivo de higueras en invernadero es optimizar la estacionalidad del sector en épocas en las que no hay recolección hortícola, para rentabilizar la estructura productiva del manipulado, transporte y comercialización de otros productos que no compitan en el calendario de la horticultura intensiva convencional.

Por último, el estudio persigue revitalizar social y económicamente ciertos municipios de interior de la provincia, afectada por un proceso continuo de despoblamiento.

El responsable del proyecto, Luis Belmonte, ha explicado el objetivo del estudio que se basa en “comunicar al sector agrícola que existe una oportunidad de un cultivo alternativo que no va a sustituir al tradicional”. “Se trata de un cultivo autóctono como es la higuera que puede ser una buena oportunidad para diversificar la producción almeriense. Este proyecto se pensó para los municipios del Bajo Andarax por su especial climatología, que no especialmente fría y lo que estamos estudiando son cuáles son las mejores condiciones para que el rendimiento sea el máximo posible”, ha concluido.

La investigación comenzó hace dos años, coordinada por los profesores Camacho y Belmonte, y ha contado con la colaboración de la Diputación de Almería. Antes de final de este año 2019 se presentarán los resultados finales de este proyecto, en términos de producción y rentabilidad, que servirán de base para un informe resumen de la Fase I de este proyecto y así poder transferir dicho conocimiento a los potenciales productores del Bajo Andarax.

Fuente: Diario de Almería

Anuncios

El imparable impulso del cultivo de la higuera en México cuenta con el respaldo de grandes viveros

Posted on

higos mx

El cultivo de higo en México vive un auténtico boom gracias a la creciente demanda del mercado norteamericano y a su mayor rentabilidad respecto a otros cultivos más tradicionales. Además, el higo como fruta saludable y como ingrediente y saborizante de multitud de productos agroalimentarios está de moda en todo el mundo. Y esto no ha hecho más que empezar.

Los próximos 24 y 25 de octubre tendrá lugar el Congreso Internacional del Higo en Expo Guadalajara con el objetivo de conocer los avances nacionales e internacionales en higo, que involucren las mejores tecnologías, sistemas y estrategias para hacer crecer y consolidar el mercado global del higo mexicano.

Y detrás de todo este movimiento se hallan los viveros que proveerán de las necesarias plantas a los agricultores de este nuevo cultivo. Entre ellas destaca la empresa vivero Merlin Greenhouses, que cuenta con la experiencia de 35 años dedicada a la propagación  y producción de plantas de calidad en contenedores. Se dedica especialmente a la producción y venta de planta de higo (Ficus carica) en contenedores en los cultivares más comerciales, entre ellas, Black Mission, Brown Turkey, White Kadota, Gran Duque. Se encuentra ubicada en la población de Acatlán de Juárez, en el estado de Jalisco, México.

Sus plantas se propagan, bien a partir de esquejes vegetativos, bien provenientes de estacas. Una de las ventajas de utilizar ramas terminales vegetativas para la propagación de la higuera es la tener uniformidad en el crecimiento de las ramas laterales después del despunte.

Las plantas de higo provenientes de ramas o esquejes vegetativos mantienen homogeneidad entre ellas en edad, tamaño entre plantas, número y tamaño de ramas por planta, vigor, madurez, entre otras, lo que ayuda a facilitar el manejo del cultivo.

Otra característica favorable de las plantas provenientes de esquejes vegetativos es la de desarrollar una rama lateral en cada entrenudo, por lo que en poco tiempo se consigue el número de ramas deseadas.

La higuera es una planta muy sensible que responde muy fácilmente a pequeños cambios ambientales, por lo que su manejo requiere de bastante precisión.

En la higuera, como en todas las plantas, la transición de la etapa de crecimiento vegetativo al reproductivo es un proceso complejo que requiere una respuesta integral por parte de la planta  a señales ambientales e internas. La transición floral es un cambio pronunciado en el desarrollo que es  controlado con precisión por una red de proteínas que perciben e integran señales ambientales y de desarrollo para promover o inhibir la transición  hacia el crecimiento reproductivo. La temperatura, la disponibilidad de agua y nutrientes, la cantidad y calidad de la radiación, la restricción en el crecimiento de las raíces, etc.,  tienen una influencia mayúscula en la transición floral de la higuera debido a que estos factores son percibidos por una red de proteínas que integran señales ambientales para promover o inhibir la transición hacia el crecimiento reproductivo.

El vivero cuenta con infraestructura necesaria para propagar la planta de higo en camas elevadas lo que permite mejorar la fitosanidad de raíces y de esta manera proveer a nuestros clientes con una planta sana. Cuentan, además, con los conocimientos y la experiencia para ofrecer plantas  en cantidades grandes, además de  vigorosas y sanas y con la posibilidad de entregas en vehículos acondicionados para el transporte de plantas.

Merlin Greenhouses
Planta de Higo
www.higos.mx
merlin@higos.mx

vivero

La demanda de higos de calidad impulsa novedades en su cultivo

Posted on

El Centro de Experiencias Agrícolas de Paiporta (Valencia) desarrolla una plantación de microhigueras en invernadero, en marcos superintensivos y en sistema hidropónico

Cultivo hidropónico e intensivo de higueras en Paiporta
Cultivo hidropónico e intensivo de higueras en Paiporta (Valencia)

Una de las innovaciones más relevantes que desarrolla en estos momentos el Centro de Experiencias Agrícolas de la Fundación Cajamar en Paiporta (Valencia) consiste en una plantación superintensiva de pequeñas higueras en cultivo hidropónico (sin tierra).

El mercado demanda (y paga bien) brevas e higos de calidad, lo que significa que han de ser frutos uniformes, de buen tamaño y sabor, sin riesgos de picaduras de plagas (mosca Ceratits) y con un suministro regular, asegurado y con temporadas más largas. Las brevas son los higos precoces, que se desarrollan a base de los frutos finales que no terminaron de completarse el año anterior, cuando llegó el frío. Y para que todo ello sea posible, lo idóneo es que se cultiven las higueras bajo plástico, para asegurar que la temperatura afiance el precoz crecimiento de las plantas, el de las brevas aletargadas y el de los frutos siguientes, y, además, a salvo de la mosca y otras plagas.

Como en un invernadero no caben grandes higueras y, por otro lado, es necesario sistematizar su manejo y facilitar la recolección, la opción más adecuada es la de establecer marcos de plantación muy estrechos: apenas un metro entre ejemplares y metro y medio o dos metros entre hileras. Y una vez puestos, se completa el proyecto de reproducir las pequeñas higueras (por esquejes) sobre material inerte y en cultivo hidropónico. El resultado esperado es la obtención de higos de calidad excepcional y grandes rendimientos por metro cuadrado, lo que debe traducirse en una buena rentabilidad.

Texto y foto: V. Lladró
Fuente: Las Provincias

Un productor de higos de California emplea una nueva tecnología para extender su vida útil

Posted on

Figs_vertical

A punto de finalizar la cosecha de brevas, la temporada de higos de California está en pleno apogeo. La cosecha principal comenzará a finales de julio. Las fuertes lluvias que experimentó California a finales de primavera ayudaron a las higueras y, como resultado, se espera una cosecha es de excelente calidad.

“Para nosotros en las zonas de Fresno y Madera, la primera cosecha de brevas se extendió del 15 al 30 de junio”, comenta Casey Hollnagel, de Vertical Foods. “Ha sido una temporada muy corta, muy rápida y, en general, buena. Toda la lluvia caída en California en primavera produjo una cosecha de brevas agradable y extensa. A pesar de que el comienzo de la temporada se retrasó, tuvimos buen tamaño, volumen y calidad. El mercado ha tenido buenos precios”.

“Esperamos comenzar nuestra temporada principal de Black Mission en unas cuatro semanas”, agrega. “También tendremos nuestra temporada de higo verde pronto, con nuestros higos ecológicos Calimyrna a partir de alrededor del 15 de julio, seguidos de Kadotas ecológicos desde el 1 de agosto. La temporada de Calimyrna dura dos semanas, antes de la transición a Kadota”.

Innovación de Hazel Technologies 
A medida que se acerca la temporada principal de higos, Hollnagel comenta que Vertical Foods utilizará una nueva tecnología desarrollada por Hazel Technologies. La innovación financiada por el USDA es un sobrecito que se coloca con los productos mientras se almacenan o envían. Según se informa, el sobrecito ayuda a mantener los productos más frescos y prolonga la vida útil.

“Estamos deseando comenzar nuestra segunda temporada de Black Mission, cuando usaremos el nuevo sobrecito de Hazel Technologies“, comparte. “Nuestra propia prueba con higos ha demostrado que ralentiza la maduración y ofrece una vida útil más larga. Estamos entusiasmados por utilizarlos y esperamos que marque la diferencia para nosotros y nuestros clientes”.

Producción de higos en seto
Los productores de higos como Vertical Foods están buscando formas de mejorar sus prácticas de producción. Hollnagel dice que la empresa ha comenzado a probar el cultivo en seto, como hacen con los arándanos. Cree que el sector necesita evolucionar continuamente para asegurarse de seguir siendo competitivo.

“Estamos investigando algunas prácticas de producción diferentes en las fincas que gestionamos”, comunica Hollnagel. “Al podar y entrenar a nuestras higueras existentes para que crezcan como un seto, las mantenemos cerca del suelo, lo que hace que el cultivo de higos sea más productivo y reduzca los costes laborales, ya que podemos cosechar de forma más eficiente y eliminar el uso de escaleras. Expandiremos el concepto gradualmente durante los próximos años mientras monitoreamos los resultados”.

“El sector del higo está cambiando y será muy diferente dentro de cinco años”, continúa. “Con el aumento de los costes, especialmente de la mano de obra, debemos buscar formas en las que poder competir mejor”.

Texto: Dennis Rettke
Fuente: Fresh Plaza

Diferencias entre los higos y las brevas

Posted on

brevas
Brevas

Tras las frutas de invierno, como los cítricos o las frutas de pepita, junio es el mes en el que comienzan a llegar las frutas de verano. Entre ellas se encuentran las brevas, frutos de las higueras, que en realidad son los higos tardíos del año anterior que han permanecido en el árbol hasta la primavera siguiente. Las brevas son más grandes que los higos, que son los frutos del año; de color morado por fuera y rojos por dentro. La piel de la breva es más fina y quebradiza, poco lechosas y menos aromáticas, dado que contienen mayor cantidad de agua al haberse desarrollado en la primavera.

Los higos comienzan en agosto y finalizan en septiembre. Son frutos del año. No son oscuros ni rojos por dentro. Son más pequeños que las brevas. Su piel es más gruesa y también más dulces.

No todas las higueras son iguales. Sólo las bíferas son las que dan dos clases de frutos al año: brevas entre junio y julio, y higos de agosto a octubre. De ahí el dicho “de higos a brevas”, que se suele utilizar para decir que algo ocurre cada bastante tiempo.

Otro detalle importante es que los higos y las brevas no son frutos. Son infrutescencias de la higuera –fructificaciones compuestas, a la manera de varios frutillos dentro de lo que parece un solo fruto–. Sucede en el higo, la fresa y las frambuesas.

El jefe del departamento de Fruticultura Subtropical de La Mayora, Iñaki Hormaza, nos lo explica así: “Es una especie que tiene dos tipos de árboles: femeninos, que son los que producen los higos comestibles, y masculinos, los cabrahigos, que no producen higos comestibles. Dentro de los tipos femeninos, hay tres tipos distintos: el tipo Común, que produce higos partenocárpicos; el tipo Smirma, que requiere polinizacion con polen de cabrahigos (a esto se llama caprificación), y el tipo San Pedro, que produce dos tipos de higos, unos partenocárpicos y otros mediante caprificación. Dentro del tipo Común, hay variedades que solo producen una cosecha por año (uníferas) y otras que producen dos, bíferas. Tanto en los tipos San Pedro como en el tipo Común, a la primera cosecha se le llama brevas y a la segunda higos. La diferencia es que la primera cosecha (brevas) se desarrolla sobre madera del año y la segunda (higos) sobre el crecimiento nuevo del año”.

Texto: Agustín Peláez
Fuente: Diario Sur

Guía básica para el cultivo de la higuera

Posted on

higuera

El contenido de este artículo ha sido elaborado por el  Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), del Ministerio de Agricultura de Chile www.inia.cl, y ha sido revisado y reeditado por portalfruticola.com 

La higuera es un frutal de la familia de las moráceas, originaria del Asia menor. Corresponde a la primera industria frutícola de que se tenga registro, lo que se atribuye a la rusticidad del árbol, la vida útil y aporte energético de los frutos deshidratados.

Para alcanzar buenos rendimientos y calidad del fruto, el riego debe satisfacer sus requerimientos mínimos ya que el estrés hídrico reduce el crecimiento de los frutos y puede, incluso, provocar la caída prematura de ellos. Sin embargo, la higuera como planta es muy tolerante a la falta de agua y, dependiendo de las condiciones climáticas del lugar en que se encuentre, puede sobrevivir por años sin riego (sin producir fruta).

Diferencia entre higos y brevas
La higuera tiene la capacidad de generar, en cada nudo o metámero de sus brotes: una hoja, una yema vegetativa y un fruto. En la medida que las condiciones climáticas permitan que el brote crezca, habrá nuevos nudos y, por ende, nuevos frutos. Los frutos que van madurando mientras el brote va creciendo son los higos. Al acercarse el invierno hay pequeños frutos formándose en los ápices de los brotes que no alcanzan a madurar por falta de temperatura y el brote entra en receso. En la primavera siguiente, cuando las temperaturas empiezan a subir, comienza la brotación y dichos frutos retoman su crecimiento dando origen a las brevas.

De esta forma, los «higos» son los frutos producidos en el brote de la temporada durante fines de verano y otoño; mientras que las «brevas» son los frutos producidos en el brote de la temporada anterior o madera de un año durante la primavera.

Plantación
Los marcos tradicionales son muy amplios (6×5 m) con árboles muy grandes que, fácilmente, superan los 4 m de altura, lo que complica la cosecha. Los huertos modernos utilizan marcos de plantación más densos (5×3 m hasta 4×1 m) con plantas más pequeñas que facilitan los manejos agronómicos (en especial la cosecha), lo que además le otorga una mayor precocidad al huerto.

La higuera se propaga fácilmente por estaca y la plantación se realiza con plantas en bolsa o a raíz desnuda (estas últimas deben plantarse durante el invierno). Se recomienda utilizar plantas pequeñas (20-30 cm de altura), de un año de edad, ya que son más vigorosas y fáciles de formar. Para las plantas en bolsas se recomienda plantar en primavera, pasado el peligro de heladas, ya que los brotes nuevos son muy sensibles a las bajas temperaturas. También es aconsejable tomar precauciones contra liebres y conejos.

Poda de formación
Este manejo es fundamental para la producción de higos, ya que incide significativamente en la eficiencia de otras labores (poda de producción y cosecha). Si bien los agricultores están familiarizados con la higuera, desconocen manejos agronómicos clave, siendo la poda de formación uno de los principales. Usualmente la imagen de una planta de higuera es la de un árbol enorme y difícil de cosechar, ya que la fruta se ubica en la periferia.

La poda de formación tiene el objetivo de generar la estructura en que se ubicarán los brotes productivos, de manera que la cosecha pueda hacerse sin usar escaleras.

Tecnificación del cultivo
El primer año las plantas se deben despuntar a 40 cm de altura, lo que romperá la dominancia apical y estimulará la producción de brotes laterales bajos. Se deben escoger 4-5 de estos brotes bien distribuidos y eliminar el resto, incluyendo eventuales sierpes. Los brotes seleccionados serán las ramas madres primarias (1°) y, ya que los higos se ubican en el crecimiento del año, podrían producir fruta en su primer año.

Al siguiente invierno, se deben rebajar las ramas madre 1° a 4-5 nudos y, en la siguiente primavera, se deben elegir 2-3 brotes de cada rama madre (eliminar el resto), los que producirán fruta y serán las ramas madres 2° a partir del próximo invierno. Esta regla se seguirá hasta el 4° ó 5° año, o hasta que el huerto alcance la cantidad de brotes productivos que asegure lograr el rendimiento esperado. Los brotes productivos deben ubicarse a una altura que facilite la cosecha.

Por otro lado, los brotes productivos de plantas podadas son más largos y tienen más fruta (hasta 20 metámeros y 2,5 metros de largo que los de higueras sin poda (Foto 5), dependiendo del riego alcanzará entre 10 y 40 cm, no más de 10 metámeros y pocos frutos llegarán a madurez.

Poda de producción
Este manejo tiene como objetivo renovar la madera productiva y facilitar la cosecha. Se realiza en invierno e implica rebajar los brotes de la temporada anterior a 3-4 yemas. Cada brote productivo puede producir entre 8 y 15 higos (depende de la variedad y el clima) y los pesos de los frutos fluctúan entre 10 y 50 g.

Dicho peso depende de la variedad y la época del año: los primeros higos que se cosechan a fines de verano son más grandes que aquellos que se cosechan en otoño. Se debe conocer el peso de los frutos, la cantidad de frutos por brote y el número de plantas por hectárea para determinar la cantidad de brotes por planta que permitan alcanzar el rendimiento esperado.

Por ejemplo, si se esperan higos de un peso promedio de 30 g y cada brote produce 10 frutos, cada planta de higuera deberá tener 48 brotes para que el huerto produzca 18 t/ha. Por otra parte, si al primer año de formación las plantas quedan con 4 ramas madre 1° y, en los años siguientes, estas se van multiplicando por 2, al 4° año las plantas alcanzarán los 32 brotes productivos y, por ende, 32 ramas madres 4°. Si el rendimiento potencial es 18 t/ha, a partir del 5° año habría que ajustar la cantidad de brotes productivos a 48, y rebajar las ramas restantes de modo de renovar los pitones. Cabe señalar que la poda descrita elimina la producción de brevas al eliminar todos los ápices (donde se encuentran los frutos en estado de latencia que dan origen a las brevas).

Para producir brevas se deben dejar algunos brotes sin podar en invierno.

Requerimientos hídricos
La higuera presenta requerimientos de agua más bajos que los frutales tradicionales (80% respecto a uva de mesa). Dependiendo de la zona, un huerto adulto necesitará entre 4.500 a 7.000 m3/ha. Cabe recalcar que, a pesar de no tener requerimientos tan altos, para un buen desarrollo de los frutos, las plantas deben estar bien regadas. Por otro lado, la higuera es muy tolerante al déficit hídrico, pudiendo sobrevivir sin riego en ausencia de lluvias en verano y con precipitaciones de 80 mm en invierno, aunque sin producir higos (sólo maduran algunas brevas). Un signo evidente de que una higuera está bajo estrés hídrico es que comienza a botar sus hojas.

Cosecha y rendimientos
La producción puede comenzar al primer año, aunque, generalmente, se espera hasta el 2° o 3° año para comenzar a producir. La plena producción se alcanza entre los 5 y los 8 años, dependiendo del marco de plantación. La maduración de los frutos es prolongada y se puede extender por 2 meses o más, dependiendo de las condiciones climáticas, por lo que es necesario cosechar en varias etapas. La cosecha de brevas se realiza en diciembre, mientras que la cosecha de higos se extiende desde fines de enero a inicios de mayo. Los rendimientos que se pueden alcanzar son de 5-20 t/ha de brevas y 12-30 t/ha de higos.

La cosecha es manual y debe ser muy cuidadosa ya que los frutos son blandos y delicados. Además, la higuera desprende látex cuando las hojas, frutos o ramas presentan cortes, el cual puede causar fuertes irritaciones en la piel, por lo que se recomienda el uso de guantes. El látex también puede dañar a los frutos, por lo que luego de cosecharlos se deben sacudir suavemente. La piel del fruto es muy delicada, con pruina pero sin ceras protectoras, por lo cual se debe manipular cuidadosamente y depositar los frutos cosechados en canastos o bandejas acolchadas, en una sola capa, ya que los daños mecánicos rápidamente provocan pardeamiento, sobre todo en variedades de piel verde.

Fuente: Portal Frutícola

La higuera y el medio ambiente: optimiza tu suelo para conseguir una producción de calidad

Posted on

IMAGEN ARTICULO HIGOS AND FIGS 230519

Texto: Marisa Sánchez Pintado y David Álvarez Fernández

El medio ambiente es el producto de la interacción dinámica de todos los elementos, objetos y seres vivos presentes en un lugar.  Nuestras higueras están influenciadas por factores físicos como el clima (temperatura, horas de luz, humedad…), composición del suelo, geografía (altitud, cercanía a ríos u océanos…) y factores bióticos en los que se incluyen animales, plantas y microorganismos.

Los cultivos están integrados en un lugar con millones de formas de vida que interaccionan positivamente o negativamente, compitiendo por los recursos del medio en el que se encuentran. Por ello, es necesario estar concienciados de que nuestras higueras pueden vivir en un lugar en el que sus raíces no se encuentran cómodas por la presencia de formas de vida microscópicas que hacen que el crecimiento no sea adecuado.

El continuo uso de abonos convencionales, ha favorecido la precipitación de sales y la proliferación de microorganismos patógenos (como por ejemplo hongos y microbios adaptados a la salinidad); esto ha dado lugar a la formación de suelos faltos de vida y con grandes desequilibrios de materia orgánica, minerales y microorganismos beneficiosos propios de la zona.

Desde Abona Global,  recomendamos el uso de productos con base microbiológica que optimice las características físicas del suelo, contribuyendo de este modo, a una regeneración de  la estructura y agregación de partículas, reducción de la compactación, incremento de los espacios porosos y mejora de la infiltración del agua. También, conseguimos mejorar las condiciones químicas del suelo, mejorando la disponibilidad y solubilidad de nutrientes.

Por último, suprimimos y controlamos por competencia o acción antibiótica las poblaciones de microorganismos patógenos que se desarrollan en el suelo, incrementando la biodiversidad microbiana y generando condiciones óptimas para el desarrollo de los microorganismos beneficiosos.  Un caso muy común en las nuevas plantaciones en las que se hace un riego de apoyo, es la aparición de la Phythoptora, un hongo que ataca a la raíz. Con la inoculación de nuestros productos conseguimos frenar la proliferación y el desplazamiento de dichos microorganismos con poblaciones que harán simbiosis con la rizosfera.

La actuación de estos microbios beneficiosos contribuye a la generación de un mecanismo que ayuda a la supresión de plagas y enfermedades, absorbiendo exudados de raíces, hojas, flores y frutos, evitando así,  la propagación de patógenos y el desarrollo de enfermedades que puedan afectar a nuestro cultivo. También, incrementan el crecimiento, calidad y productividad de nuestras higueras, suscitando la floración, fructificación y maduración por sus efectos hormonales en zonas meristemáticas.

Por ello, se recomienda el uso de bacterias y hongos beneficiosos en las nuevas plantaciones para bioestimular sus raíces y promover el  crecimiento en sus primeros estadios de forma sana y sin aparición de enfermedades propias de un trasplante.

Desde Abona Global, te ofrecemos los productos adecuados para tratamientos autorizados para su uso en la Agricultura Ecológica y Residuo 0.
abonaglobalsl@gmail.com
Tel: +34 927 46 61 10