nutrición

Las brevas, un superalimento energético y remineralizante

Posted on

Son una de las frutas más ricas en calcio. ¿Sabías que los atletas de la Antigua Grecia se alimentaban con higos para aumentar su resistencia? Analizamos nutricionalmente un superalimento muy interesante para deportistas: las brevas.

– Energéticas y remineralizantes

– Calmantes y expectorantes

– Hipoglucemiantes y diuréticas

– Digestivas y nutritivas

Las brevas y los higos provienen del árbol de la higuera (Ficus carica), las brevas son la primera cosecha de junio a julio y el higo de la segunda de agosto a septiembre, de ahí viene lo “de higos a brevas”. Aunque se clasifican como fruta, en realidad son infrutescencias, receptáculos carnosos que sirven de soporte a las flores que están dentro de las brevas e higos, y que maduran en pequeños frutos que son las pepitas que podemos ver en su interior.

En realidad, las brevas son higos del año anterior que no llegaron a madurar por el frío, pasando el invierno en estado de yemas que se desarrollan al llegar el calor de la primavera.

En comparación con los higos, las brevas son de color morado y mayor tamaño y contienen más agua y menos azúcares, de ahí su sabor menos dulce.

Las arrugas y en la piel indican que están listas para su consumo. Se estropean rápidamente y no llevan bien el frío de la nevera, así que mejor comprarlas en su punto para disfrutarlas en el día.

Las brevas se suelen consumir frescas en temporada, bien solas entre horas o como postre, o como ingrediente de ensaladas. Combinan bien con yogur, requesón y miel, dan un toque cremoso a los batidos y helados y se prestan para hacer mermeladas,
conservas en licor y salsas para carnes.

Los higos secos solos o con almendras (pan de higo), son muy apreciados como barrita energética natural para entrenamientos largos.

Son buenas para…

  1. Ayudan a perder peso en casos de ansiedad por su alto contenido en agua y fibra.
  2. Son digestivas y laxantes suaves, sin dañar la mucosa intestinal.
  3. Tienen efecto diurético y ayudan a regular la presión arterial alta.
  4. Son remineralizantes, gracias al magnesio y el calcio.
  5. Son alimentos energéticos para antes, durante y después de entrenar por su contenido en carbohidratos (glucosa, fructosa y sacarosa).
  6. Ayudan a regular nos niveles de glucosa en sangre, protegen hígado y riñones.
  7. Regulan el estrés y levantan el ánimo. Se las consideraba alimento de filósofos.
  8. Acción antitumoral y antiséptica por su contenido en fenoles (benzaldehídos) que ayudan a prevenir el cáncer, enfermedades degenerativas, cardiovasculares e infecciosas.

Texto: Yolanda Vázquez Mazariego
Fuente: Sport Life 

Anuncios

¿Engordan realmente los higos frescos?

Posted on

No son muy consumidos por quienes desean adelgazar. La verdad sobre su valor calórico y sus propiedades.

fig-972271_1920

El higo, pese a que no tiene buena prensa, aporta muchos beneficios a la salud. Uno de los mitos que lo rodean es que no se puede utilizar en tratamientos para bajar de peso. Sin embargo, es una fruta con poco valor calórico que brinda saciedad y tiene notables propiedades nutricionales.

Los higos no son muy consumidos en la población que desea adelgazar. Sin embargo, si analizamos su valor energético, contiene sólo 65 calorías cada 100 gramos.

Pueden medir de 55 hasta un poco más de 70 mm de largo y el peso aproximado ronda entre los 40 y 60 g. Haciendo cálculos, un higo de 40 gramos aporta sólo 26 calorías y si es de 60 gramos, aporta 39. Por eso, considerando el tamaño, se puede considerar que 3 higos equivaldrían aproximadamente al aporte calórico promedio de una fruta.

Según su color externo, pueden ser blancos, negros o colorados. Los que se consideran blancos no son tan blancos sino amarillentos o de color verde claro, son redondeados y grandes; el interior es blanco y la piel es gruesa. Los negros tienen distintas tonalidades de negro, rojo y morado; en cambio, los colorados tienen tonalidades azules.

Quince beneficios comprobados

Cada 100 gramos de esta fruta presenta:

– Elevado porcentaje de agua (entre un 70 y 80%), con lo cual ayuda a la hidratación.

Hidratos de carbono (sacarosa, glucosa y fructosa): 16 gramos.

Fibra (2 a 3 gramos): mejora el tránsito intestinal, provee saciedad y favorece el control del colesterol sanguíneo.

– Son fácilmente digeribles (emolientes y suavizantes de la mucosa gastrointestinal).

Minerales: elevado porcentaje de potasio y poco sodio. Es ideal para personas con hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares. No obstante, las personas que padecen enfermedades renales deberán prestar atención, ya que deben reducir el potasio de la alimentación. Otros minerales presentes en el higo son el calcio y el magnesio. Ayuda al buen funcionamiento del intestino, regula el sistema nervioso y muscular, forma parte de la formación de huesos y dientes, mejora la inmunidad y tiene un efecto suave laxante.

Vitaminas: provitamina A, C, E, B1, B2, B3, B5, B6, B12.

Fitoesteroles y polifenoles.

Acción antioxidante: a través de las vitaminas A, C y E, ejerce un efecto neutralizador de la acción dañina de los radicales libres, evitando el envejecimiento celular prematuro y previniendo las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Apto para diabéticos. Todos los alimentos, una vez que se digieren, aumentan –por varios mecanismos – en mayor o en menor grado la glucemia en sangre. La respuesta que dará será un índice glucémico (IG) mediano o elevado (cuando es superior a 50) y un IG bajo (cuando es inferior a 50.  En un higo de 40 a 60 g, el IG es de 14 a 21.

Favorece la digestión: debido a la sustancia presente cradina (fermento digestivo).

Ácidos orgánicos: ácido cítrico, málico y acético.

 Apto para personas con sobrepeso u obesidad:   puede reemplazar los postres dulces que suelen comer y con los cuales no logran manejar la adicción.  Esto les permitirá darse el gusto de comer – sin excederse- una fruta dulce con grandes propiedades nutricionales. Da saciedad por el aporte de fibra y bajo índice glucémico.

– Propiedades antiinflamatorias: actúa disminuyendo los dolores corporales.

– Favorece a las personas que sufren desgaste intelectual.

– Beneficia a los deportistas (no en la pre competencia, debido al aporte de fibra, que puede provocar alteraciones gastrointestinales).

En suma, el higo (salvo en los casos puntuales precisados aquí) no debería ser excluido de la alimentación de quienes desean consumir pocas calorías. Derribemos los mitos instalados sobre alimentos como éste y permitámonos aprovechar todos sus beneficios para la salud.

Texto: Alicia Crocco, Licenciada en Nutrición
Fuente: Clarín Buena Vida