repostería

Hummm… higos turcos con queso de cabra envueltos en hojaldre

Posted on Actualizado enn

7_AH_Apptzr_Figs_Crtn

Saffron Road, compañía estadounidense de alimentos y cocinas del mundo, cree en alimentos tradicionalmente puros como medio seguro para conectar de manera inclusiva las diversas culturas. Todos sus productos están inspirados en las Cocinas del Mundo, con alimentos de primera calidad, naturales y orgánicos. Apuestan por nuevos alimentos, nuevos sabores y nuevos ingredientes, aprendiendo de  las cocinas de diferentes culturas.

Entre sus productos destacan estos Higos Turcos y Queso de Cabra, rica delicia mediterránea con cilantro, clavo y queso crema recién molidos, envueltos a mano en hojaldre. Los mejores higos del Mediterráneo dentro de la masa más hojaldrada.

Elaborado con queso de cabra de primera calidad, sazonado con clavo de olor y cilantro recién molido. Mezclado luego con los más melosos higos de Turquía, que aportan el extraordinario dulzor a este maridaje. Y finalmente enrollados y envueltos a mano con esmero capa tras capa de pastelería Phyllo, exquisitamente fina, ligera y hojaldrada.

La combinación perfecta de dulce y salado en un aperitivo singular y perfecto.

Anuncios

Estados Unidos celebra el National Fig Newton Day

Posted on

El pasado 16 de enero se celebró el Día Nacional de Fig Newton -popular galleta rellena de mermelada de higos- en los Estados Unidos.

SONY DSC

Desde la antigüedad se cree que los higos agradan a Venus y mejoran la fertilidad, la fuerza, la energía y la salud.

El Fig Newton fue inventado hace más de un siglo por Charles M. Roser, un fabricante de galletas en Ohio. Vendió la receta a Kennedy Biscuit Works, la empresa que se convertiría después en National Biscuit Company (Nabisco).

Un Fig Newton es una galleta suave llena de mermelada de higos. Una máquina inventada en 1891 hizo posible la producción masiva de Fig Newtons. James Henry Mitchell inventó una máquina que funcionaba como un embudo dentro de un embudo; el embudo interior suministraba mermelada, mientras que el embudo exterior bombeaba la masa, esto producía un sinfín de galletas rellenas, que luego se cortaban en trozos más pequeños.

The Kennedy Biscuit Works utilizó el invento de Mitchell para producir en serie las primeras Fig Newton en 1891.

Hoy en día, las galletas se llaman simplemente Newtons. Pero también puede hacer las suyas en casa: Serious Eats: Homemade Fig Newtons Recipe

Fuente: Zero Equals Two

Galette de higos secos

Posted on

gallette de higos

Una tarta rústica y sin complicaciones.
Su sabor es muy dulce relajante, por lo tanto no agregué azúcar ni edulcorante a la masa ni menos a los higos.

Ingredientes
1 taza de harina
1 cucharada de mantequilla
1 huevo
ralladura de 1 naranja
pizca de sal

Relleno
250 gramos de higos secos (20 higos)

Deshidratar los higos con 2 tazas de agua tibia por 1 hora, con la misma agua cocer los higos a fuego muy bajo removiendo de vez en cuando y se forme una reducción.

Dejar enfriar y trocear los higos en forma de láminas.

Masa: en un bol agregar la harina, huevo, sal y ralladura, mezclar.

Agregar la mantequilla y remover con cuchara de madera llegando a formar un bolo sin amasar, dejamos refrigerar por 1/2 hora.

Estirar la masa en forma redonda y dar forma rústica, rellenar el centro con los higos cortados sin su jugo.

Hornear por 30 minutos, dejar reposar y agregar más almíbar de higos en la superficie.

Dejar enfriar antes de servir, acompañar el trozo con almíbar de higos.

Fuente: Cocina Chilena

Cada vez más productos alimentarios incorporan higos a su composición

Posted on

figs-cake

Los higos, gracias a su sabor y su alto contenido en fibra, aparecen cada vez más en docenas de nuevos productos alimentarios, desde mermeladas, chutneys, chocolates o barras de cereales, hasta vinagres balsámicos y quesos de cabra.

Al igual que las ciruelas pasas, los higos son altos en fibra, calcio y potasio y ayudan a la digestión. Además, son bajos en colesterol y sin grasa.

“Son fantásticos en términos de fibra. Tomar entre tres y cinco higos secos o frescos aporta cinco gramos de fibra. Lo que es único en su fibra es la mezcla de fibra insoluble y fibra soluble”, dice Christy Brissette, dietista y presidente de 80 Twenty Nutrition.

La fibra insoluble, que se encuentra en el salvado de trigo, granos enteros y algunas verduras, ayuda a promover la regularidad y un sistema digestivo saludable. Mientras, la fibra soluble ayuda a bajar los niveles de colesterol y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Este tipo de fibra se encuentra en la avena, cebada, naranjas, frijoles secos y lentejas.

En una “competición” de fibra, los higos ganarían a las ciruelas y uvas pasas.

Comer 125 ml de higos secos proporciona 120 miligramos de calcio. Una porción de tres higos grandes producirá un poco más de potasio que un plátano. El aumento de la cantidad de potasio en la dieta contrarresta los efectos del sodio, ayudando a reducir la presión arterial, dice Brissette.

Casi el 50 por ciento de la cosecha fresca de California se exporta a Canadá. Frescos están disponibles de mayo a diciembre, mientras que los higos secos están en tiendas durante todo el año.

Algunos de los tipos más comunes enviados a Canadá incluyen Black Mission – la variedad más vieja plantada en California por los misioneros españoles en el 1600s – así como Calimyrna, de Kadota y de Sierra.

Pequeñas cantidades de una nueva variedad fresca llamada Tiger -de rayas amarillas y verdes con un interior rojo- fueron exportadas a Canadá el año pasado.

Texto: Lois Abraham, The Canadian Press
Fuente: Flamborough Review

Galletas rellenas de mermelada de higos

Posted on

galletas-mermelada-higo

Dificultad: Fácil
Tiempo total de preparación:  30 min.
Adaptado de Indochine Kitcken

Ingredientes:

100 g. de mantequilla
25 g. de azúcar glasé
190 g. de harina repostería
30 g. de maizena (harina de maíz)
1 yema de huevo
Mermelada de higo

Para el acabado:
2 yemas de huevo batidas

Preparación:

Precalentar el horno a 160º. Cubrir la bandeja del horno con papel vegetal.

Colocar mermelada en una manga pastelera con boquilla lisa o sin boquilla.

En un bol batir la mantequilla con el azúcar. Añadir la yema de huevo y mezclar.

A continuación tamizar las dos harinas y añadir hasta tener bien incorporada y podamos hacer una bola de masa.

pasoapaso

Cortar porciones de 50 g. aprox.

Colocar una porción de masa entre dos papeles vegetales y estirar hasta tener un grosor de 0,5 mm. aprox. dándole forma rectangular u ovalada a la masa. Con ayuda de la manga pastelera, dejar un churro en el centro de la masa de un lado a otro (como se ve en la foto). Enrollar la masa haciendo un churro, presionando ligeramente la unión para que no se salga el relleno.

Con unas tijeras cortar en porciones de unos 3 cm. aprox. y colocar en la bandeja. Repetir el proceso con el resto de masas.

Una vez tengamos una bandeja lista para hornear pincelar abundantemente con las yemas de huevo batidas y hornear 12-14 min. Deberá quedar la superficie dorada.

Retirar las galletas y dejar enfriar sobre una rejilla y continuar horneando el resto.

Fuente: Dulces Bocados

Pansonas y Panfigo, tradicionales delicias de higo de los pueblos de Valencia

Posted on

Alfara de la Baronía, Valencia ©Consorcio Camino del Cid
Alfara de la Baronía, Valencia ©Consorcio Camino del Cid

Estamos en el tiempo de saborear y ofrecer aún los frutos secos y restos de dulces navideños, acompañados de una copa de mistela. Vieja costumbre propia de pueblos valencianos. Recordemos que ya en el siglo XVIII Coromines califica como ‘pansonas’ los higos muy maduros y llenos de dulzor, que se deshacen nada más introducirlos en la boca. Se refería, especialmente, a los higos de la partida del Panser de Alfara de la Baronía. Se extendían sobre cañizos al sol, cuidando de darles la vuelta, exactamente como en La Marina se hacía con la uva moscatel.

La huella árabe persiste en el cultivo de campos muy próximos a Valencia, como en la citada Alfara, lindante con Torres Torres, donde la abundante Acequia Mayor de Sagunto -la Sèquia Gran- marcha a escasos metros de la interesante cisterna de aquel tiempo de moriscos labradores, que cultivaban frutales, hortalizas y legumbres, además de avena para los animales.

Descendiendo 23 peldaños por el túnel sustentado en tres arcos de mampostería se alcanza la cisterna, que fue utilizada hasta la década de 1960, cuando las vecinas del pueblo aún aseguraban que el agua que almacenaba era la mejor para calmar la sed.

El lugar donde se encuentra posee el encanto de estampa bucólica y rural: una plazoleta con tupidos plátanos, algunos bancos y el rumor que se percibe también de la Sèquia Xicoteta.

De aquella abundancia de viñedos, almendros e higueras, cuyas referencias ya aparecen en los escritos de Catón, los moriscos nos legaron el ‘panfigo’, pan de higo cuya elaboración pertenece al tesoro de las tradiciones domésticas.

Se utilizan los higos secos y aplanados, sin pezón, y se van uniendo con gotas de aguardiente, colocándolos en un molde de madera, capa sobre capa, echando anises y almendras. Luego se prensa todo y ha de permanecer secándose al aire, a la sombra, más de una semana, hasta que adquiere la dureza que exige el cuchillo. A Carmen Sancho, vecina de Alfara, debo la receta, morisca, valenciana.

Texto: Mª Ángeles Arazo
Fuente: Las Provincias

Higos al Jerez con espuma de turrón

Posted on

higos-jerez-espuma-turron

No hay Navidad y fin de año sin dulces, y sin ricos postres, así que una buena opción será la de preparar unos higos al Jerez con espuma de turrón. Es un postre sencillo y rápido de hacer, pero no por eso falto de elegancia.

Dentro de los excepcionales vinos de Jerez son especialmente recomendables para los postres el Palo Cortado y Oloroso. El sabor de este último marida perfectamente con el sabor dulce y sedoso de los higos secos y les proporciona un sabor a maderas realmente delicioso.

Si a los higos al Jerez le añadimos una espuma con turrón de Jijona y un praliné de turrón de Alicante el deleite está asegurado.

Ingredientes:

Para los higos al Jerez:
Higos secos
Vino de Jerez generoso-Oloroso
Una rama de canela

Para la espuma de turrón:
300 g de nata
100 g de turrón de Jijona troceado
Una pizca de sal
La piel de un limón
65 g de azúcar
2 cápsulas de óxido de nitrógeno
100 g de turrón de Alicante

Elaboración:

Para los higos al Jerez:
Se cortan los higos en la base haciéndoles una pequeña cruz. Se meten en un tarro de cristal junto con la canela en rama y se cubren completamente con el vino de Jerez generoso-Oloroso. Se dejan reposar como mínimo 24 horas.

Para la espuma de turrón:
Se calienta la nata, se añade el turrón muy troceado, la pizca de sal, la piel de limón y el azúcar. Se apaga el fuego, se mezcla para deshacer el turrón y se deja en infusión durante toda la noche.
Al día siguiente se pasa la crema por un colador para retira la piel de limón y los tropezones de almendras que haya podido tener el turrón -no te olvides de colarla, un trozo de almendra podría bloquear el sifón-, se pasa a una manga pastelera sin boquilla, se corta la punta y se pasa la crema al sifón -fíjate que no pase de la marca máxima de capacidad permitida del sifón – y se refrigera como mínimo cuatro horas -la textura debe ser un poco más ligera que la nata espesa-. El turrón de Alicante se trocea para hacer un praliné que servirá para decorar -no lo dejes muy fino y mejor si puedes sacar lascas-.

Para servir los higos al Jerez con espuma de turrón:
Se disponen cuatro copas de cóctel (Martini), se trocean los higos y se ponen dos o tres higos en cada copa con un poco del Jerez de la maceración y una cuchara de postre. Se carga el sifón con cápsulas de óxido de nitrógeno, se agita muy bien y se aplica sobre los higos. Se decora con un poco de praliné de turrón de Alicante.

Fuente: El Oso Con Botas