gourmet

El maestro cervecero de Sevebrau explica el proceso de elaboración de su cerveza de higo

Posted on

Una cervecera artesanal de Villanueva de la Serena elabora estas bebidas utilizando productos del campo extremeño. Su última creación es la cerveza de higos de Almoharín.

José Severiano Fernández de la Cruz, más conocido como Seve, fue uno de los pioneros tanto en Extremadura como en el resto de España en el despegue de las cervezas artesanas. Con su marca Sevebrau, desde Villanueva de la Serena, no ha parado en los últimos años de investigar e innovar con nuevas cervezas y  materias primas. Un alquimista de los lúpulos y las maltas. Que ha sido capaz de lanzar una cerveza de arroz de las Vegas del Guadiana o una cerveza de mango o de berries.

Uno de sus últimos proyectos ha sido una línea de cervezas artesanas que pone en valor el trabajo de la mujer, la materia prima y la tradición agrícola de Extremadura, bajo el nombre de Moza Extremeña. “Hemos querido convertir en cervezas la tradición popular y la complicidad que siempre existió entre la sabiduría y el buen hacer de las mozas extremeñas y la naturaleza”, asegura Seve.

Recientemente, esta fábrica de cerveza villanovense ha obtenido el premio a la mejor Cervecera en el Concurso Internacional de Cervezas Artesanas de 2022. Los Premios del Concurso CICA se entregaron el pasado 1 de octubre, durante la celebración de la Mostra Gastronòmica: II Fira Cervesa Artesana Balear y en la ceremonia de entrega de los premiados en la VII edición del Concurso Internacional de Cervezas Artesanas (CICA) que tuvo lugar los pasados 16, 17 y 18 de septiembre en Can Picafort.

Anuncio publicitario

Sevebrau presenta Moza Extremeña de Higo, una cerveza artesana con carácter y dulzor envolvente

Posted on

José Severiano Fernández de la Cruz, más conocido como Seve, fue uno de los pioneros tanto en Extremadura como en el resto de España en el despegue de las cervezas artesanas. Con su marca Sevebrau, desde Villanueva de la Serena, no ha parado en los últimos años de investigar e innovar con nuevas cervezas y  materias primas. Un alquimista de los lúpulos y las maltas. Que ha sido capaz de lanzar una cerveza de arroz de las Vegas del Guadiana o una cerveza de mango o de berries.

Uno de sus últimos proyectos ha sido una línea de cervezas artesanas que pone en valor el trabajo de la mujer, la materia prima y la tradición agrícola de Extremadura, bajo el nombre de Moza Extremeña. “Hemos querido convertir en cervezas la tradición popular y la complicidad que siempre existió entre la sabiduría y el buen hacer de las mozas extremeñas y la naturaleza”, asegura Seve.

Ya ha presentado las cervezas de miel y de cereza, y en estas semanas le toca su presentación a una nueva: Moza Extremeña de Higo. Una cerveza de carácter que no ha sido fácil de conseguir por la singularidad del producto, la pasta de higo seco, en la que el maestro cervecero ha estado trabajando varios meses.

“Comenzamos las pruebas con higos secos calabacitas de Almoharín hace ya bastantes meses. Aunque nos ha costado, al final estamos muy satisfechos del resultado final. Tiene 9,5 grados, con un peculiar dulzor, sabor intenso y azucares que le aportan el higo a la cerveza todo un espectáculo de aromas e intensidad de sabor. Mantiene una línea como las conocidas cervezas de abadía belgas”. Con un gran contenido de higo, “No hemos añadido el extracto de higo ni nada similar como se ha podido hacer en otras ocasiones. Lo que lleva esta cerveza es pasta de higo seco de primera calidad, en un porcentaje muy destacado”.

La cerveza será presentada durante el verano en diferentes eventos en Badajoz capital, Olivenza y más lugares. Y también estará presente en la nueva edición de la Feria del Higo de Almoharín en otoño.

El precio de Moza Extremeña de Higo en la web de Sevebrau (www.sevebrau.com) es de 3,50 euros, similar a la de miel y la de cereza, las otras cervezas que, de momento, completan la línea de cervezas que ponen en valor la materia prima de nuestra tierra y la tradición agrícola de Extremadura, bajo el nombre de Moza Extremeña.

También cuenta con la Sevebrau Tavern, con 12 grifos de cerveza y una elaborada carta de platos, en pleno centro de Villanueva de la Serena.

Bombón de higo con aceite de oliva virgen extra

Posted on

La Chinata, empresa extremeña radicada en Plasencia, vende en 21 países sus excepcionales aceites y vinagres, y es toda una referencia en el mercado gourmet español. Además tiene una fuerte implantación en todo el territorio nacional a través de sus franquicias.

Su portfolio de productos delicatesen es amplísimo, entre los que destacan unos selectos bombones de higos con AOVE, aunando el fruto de la higuera con el del olivo, y que les elabora en exclusiva Productos La Higuera.

Los Bombones de Higo La Chinata son un guiño a la tradición culinaria extremeña ya que son un producto típico de aquella tierra, en el que se ha querido aportar un toque singular con la suma de nuestro mejor AOVE.

Por ello, La Chinata y Productos La Higuera han desarrollado un nuevo bombón aunando el fruto de dos árboles milenarios, la higuera y el olivo.

Por un lado, el AOVE La Chinata se ha obtenido de la variedad Manzanilla Cacereña, que aporta un extra de cremosidad y un interesante aroma afrutado que refuerza el sabor de los higos, obteniendo así toda una experiencia de sabor.

Mientras tanto, Productos La Higuera ofrece los mejores rabitos royale. Está ubicada en el municipio de Almoharín, famoso en toda España por sus excelentes higos. Se trata de una zona con un clima privilegiado que hace posible el cultivo de una variedad única de higos, caracterizados por su temprana madurez, melosidad y dulzura.

Lágrimas de Nebrija, dulces únicos y artesanales elaborados con higos y chocolate

Posted on

Lágrimas de Nebrija, propiedad de un agricultor de la localidad sevillana de Lebrija que decidió dedicarse al cultivo de la higuera, es un obrador especializado en el que se preparan dulces únicos y artesanales elaborados con higos y chocolate. Destacan sus bombones y lágrimas de higo, así como pan de higo, mermelada de higo, turrón de higo, crema de higos y chocolate con higos. La empresa se encuentra ubicada en la calle Cristóbal Colón de la localidad sevillana.

Fuente: Cuaderno Agrario

Deliciosa mostaza de higo elaborada en Alsacia

Posted on

Domaine des Terres Rouges, empresa creada en 1990 en Collonges-la-Rouge, en la Dordoña, por maestros artesanos, está especializada en la producción de mostazas, aceites y vinagres. Desde 2015, se ha trasladado a Alsacia en colaboración con la empresa Alélor, especializada también en condimentos.

Con sus productos desarrollados para las tiendas de delicatessen, la empresa lleva más de 20 años trabajando para encontrar nuevas recetas de mostaza tan inesperadas como deliciosas.

Por ejemplo, elaboran esta mostaza de higo. Una mostaza de higo dulce y sabrosa elaborada con granos de mostaza de alta calidad, vinagre e higos. Tiene una delicada fragancia y combina de maravilla con carnes a la parrilla, pechuga de pato, foie gras y verduras.

Ingredientes: Agua, semillas de mostaza, vinagre, higo (13,3%), sal, vino de licor, azúcar, conservante.

Sin colorantes ni aromas artificiales, las mostazas y condimentos del Domaine des Terres Rouges se elaboran con materias primas francesas locales de gran calidad. Estas recetas sorprendentes y perfectamente dominadas están pensadas para despertar sus papilas gustativas y compartir con usted los sabores tradicionales de la tierra francesa.

Estos productos aromáticos, fáciles de usar, encajarán perfectamente en su cocina y aportarán un sabor auténtico y natural.

La empresa produce actualmente 1.100 toneladas de mostaza, 150 toneladas de rábano picante y 500 toneladas de otros productos de alimentación al año.

Higos: una fabulosa fruta de temporada para todo el año

Posted on Actualizado enn

¿Has mirado un higo abierto como si fuese la primera vez que lo ves? Es un espectáculo para la vista, con un perfecto diseño y una combinación de colores que solo la sensual naturaleza nos podía ofrecer. Una fruta sugerente y carnosa, de un elegante rojo salpicado a la perfección con pequeñas pepitas.  

Hace siglos que los higos son considerados un maná en la mesa, tanto por su delicado sabor como por sus increíbles propiedades. El único problema, como en todas las frutas, era la estacionalidad. La intención de llevar a la mesa de nuestros hogares esta venerada y versátil fruta, en cualquier época del año, es posible gracias a la mermelada de higos.

Desde la cultura egipcia hasta la griega, sin olvidar la romana… Casi todas las culturas en su época de esplendor han incluido los higos como parte de su gastronomía y remedios de salud. Esta fruta de nuestra tierra ha sido usada como guarnición, elemento secreto en elaboradas salsas, ensaladas, postres y recetas caseras.

Propiedades de los higos
-Aumenta tu energía
-Fuente rica en antioxidantes naturales
-Alto contenido en sales minerales: magnesio, potasio y calcio
-Encontramos vitaminas A, B y C
-Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares
-Fuente rica en fibra que actúa con un interesante efecto saciante y leve laxante.

Los higos: una fruta usada por sus propiedades a lo largo de la historia
Revisando datos históricos encontramos referencias de médicos galenos aconsejando comer higos a los atletas en la antigua Grecia. Plinio en la Roma de los emperadores, también recomendaba tomar higos secos para mantener el tono y elasticidad muscular. En la Roma antigua, la higuera llegó a tener categoría de árbol sagrado. Según la mitología romana La loba Luperca dio de mamar bajo su sombra a Rómulo y Remo.  Los antiguos egipcios apreciaban bastante los higos y eran considerados un manjar, presente en la mesa de los faraones, tanto secos como frescos en temporada. Incluso hemos encontrado algunas prescripciones médicas de la época hablando de los higos asados para curar algunos problemas digestivos.

Pero nuestra exótica fruta no solo marcó anteriores épocas históricas, podemos encontrar referencias más cercanas en conocidos y reputados maestros de la cocina: Alain Ducasse indicaba que “los higos casan divinamente bien con la caza, el jamón crudo de montaña, los quesos de oveja y las nueces”.  

¿Te preocupa la ingesta de azúcar?
Ha llegado el momento de recurrir a fuentes oficiales para desmitificar leyendas urbanas. Según reconocidas revistas pediátricas (Anales de Pediatría de la Asociación Española de pediatría):” El consumo de azúcares de un modo equilibrado en la alimentación diaria tiene propiedades importantes, ya que favorece el aporte rápido de glucosa al cerebro y al músculo, siendo un glúcido imprescindible para el desarrollo de las funciones cognitivas y de la actividad física. El azúcar debería consumirse de forma natural con los alimentos que lo contienen, ya que además se aportan otros micronutrientes.”

Con esto no queremos decir que el consumo indiscriminado de azúcares sea recomendable, el pediatra del niño o niña debe, en función de su criterio médico, determinar la cantidad de azúcar recomendada, pero tampoco es cierto que el azúcar sea perjudicial para la salud, lo que no es saludable es el aporte a lo loco de azúcar sin valor nutricional.

¿Piensas que ha sido casual elegir los higos para nuestra selección de mermeladas?
En la antigüedad solo agosto y septiembre nos permitía disfrutar las propiedades y placentero sabor de los higos frescos y madurados al sol, pero con nuestra mermelada de higos tú decides la fecha para incorporar en tu mesa esta maravillosa fruta. No podrá resistirse ni el paladar más exigente ni el pequeño de la casa.  

Ingredientes
Higos (60%), azúcar (52%), pectina, ácido cítrico, sorbato potásico.

Información nutricional por 100g
-Energía 214 kcal/907 kj
-Proteínas 0,8 g
-Carbohidratos 52,0 g
-Grasas 0 g
-Fibra 1,2 g

Fuente: La Vieja Fábrica
Foto: Klara Kulikova/Unsplash

Desde el Rosé hasta el Nebbiolo, los higos son un buen complemento para el vino

Posted on

Los sabores únicos, tanto del higo fresco como del seco, permiten un amplio abanico de maridajes con distintas variedades de vinos

En los frescos del techo de la Capilla Sixtina, el «fruto prohibido» de Adán y Eva es un higo, no una granada, una uva o una manzana. Pero, independientemente de que los higos sean los frutos con semilla mencionados en la Biblia, han formado parte de la dieta humana durante milenios. De hecho, algunos investigadores creen ahora que pueden haber sido las primeras plantas cultivadas.

Frutos subtropicales, los higos frescos son iconos del final del verano, en su punto álgido entre agosto y octubre, con un néctar que brota de su piel aterciopelada como el agua que escapa de una presa. Los higos secos, por su parte, están disponibles todo el año. Los sabores únicos de ambos permiten un amplio abanico de maridajes.

A mermelada
Los sabores concentrados de los higos frescos varían en cuanto a su madurez y pueden recordar a las compotas o mermeladas de bayas frescas. El Cinsault, así como los tintos del sur del Ródano o los rosados de la Provenza, son vinos varietales fáciles de beber con un alegre carácter de bayas rojas que se pueden acompañar con un higo fresco.

A miel
Los higos maduros tienen un dulzor pegajoso que recuerda a la miel, con toques complejos de amargor y especias. Esta cualidad resalta junto al vino de Roussanne, del valle del Ródano, que puede tener ricos sabores similares a la miel, además de albaricoque y flores frescas.

Pasificado
Los higos secos tienen una evidente similitud con las ciruelas pasas, pero los higos frescos también comparten notas de fruta negra oscura. El Jerez más oscuro y dulce, el Pedro Ximénez, tiene sabores a frutas secas, así como toques de frutos secos y café que son bastante amables y recomendables para acompañar con los higos.

A tierra
Tanto los higos frescos como los secos poseen un sutil aroma húmedo y terroso que puede recordar a las setas o a las trufas. Este carácter húmedo va bien con el Nebbiolo, un vino del Piamonte, al norte de Italia, que puede ofrecer aromas de alquitrán o arcilla además de sus notas de flores secas y frutos rojos.

Texto: Nils Bernstein
Foto: Tijana Drndarski/Unsplash
Fuente: Wine Enthusiast Magazine

Ponga un toque de higo: un cóctel Manhattan con infusión de higos y de baja graduación

Posted on

Símbolo de abundancia y fertilidad desde hace mucho tiempo, los higos suelen regalarse, compartirse y disfrutarse durante las fiestas. Desde el punto de vista botánico, el Ficus carica, comúnmente conocido como higo, no es una fruta, sino un sicono: un tallo carnoso con flores encerradas que florecen internamente.

Los antiguos olímpicos eran coronados con coronas de higos y ganaban higos por sus proezas atléticas, mientras que el autor romano Plinio el Viejo alababa los poderes saludables y reconstituyentes del higo. De hecho, los higos y sus hojas están repletos de nutrientes, como antioxidantes y fibra, así como B1, B2, potasio, hierro y calcio. Esta planta milenaria también favorece una digestión saludable, se asocia a un menor riesgo de enfermedades cardíacas y puede ayudar a controlar el azúcar en sangre.

El higo dulce puede disfrutarse crudo o cocinado y a menudo se seca y se conserva para saborearlo todo el año. Esta variante de baja graduación del clásico Manhattan lleva partes iguales de centeno y jerez y una deliciosa infusión de higo en conserva.

Ingredientes

1/4 oz. de vermut dulce
3/4 oz. jerez amontillado
3/4 oz. de whisky de centeno
1/2 oz. de higo en conserva
2 chorros de Angostura amarga
Rodajas de higo fresco

Añada el vermut, el jerez, el whisky de centeno, las conservas y el amargo a un vaso mezclador con hielo y remueva hasta que se enfríe. Cuele en una copa fría. Adornar con una rodaja de higo.

Texto: Jules Aron
Foto: Taylor Amos
Fuente: Palm Beach Ilustrated

Los complementos perfectos para acompañar una tabla de quesos

Posted on

El queso: ese gran producto. Hay personas que lo aman y otras que lo odian (las que menos, seguro). El queso lo mismo nos soluciona un sencillo aperitivo como nos apaña un postre. En Navidades, además, es recurrente utilizar este lácteo como el protagonista de una tabla donde podamos degustar diferentes variedades. Las tablas de quesos son atemporales, pero, de alguna forma, siempre apetecen.

Y no solo eso, porque las tablas de quesos pueden ser tan sencillas como elegantes. Es muy fácil preparar una tabla de quesos variada y sabrosa. Con cierta gracia a la hora de distribuirlos en la tabla, además, podremos sacar a relucir nuestra parte más creativa. ¿Qué se recomienda? Que los dispongamos en una tabla o plato de madera dura tratada o de pizarra y que se sirvan a temperatura ambiente (es decir, habrá que sacarlos de la nevera con unos 15 minutos de antelación). Respecto a las cantidades, la sugerencia más compartida es servir entre cinco y ocho quesos que se distingan en aspectos tales como los puntos de curación o maduración, los tipos de leche, su suavidad, o incluso su dureza.

Podríamos pensar que alcanzado este punto ya está todo hecho, ¡nada más lejos de la realidad! Lo que realmente aportará a nuestra tabla de quesos una sofisticación absoluta y una calidad excepcional serán los acompañantes: esos complementos que pueden elevar estos productos al olimpo de la perfección. ¿Que no sabes cuáles son? No pasa nada, te lo contamos todo a continuación.

El queso, mejor con pan de higo

El pan de higo es un producto milenario, de origen campesino que se elaboraba para conservar los excedentes de las cosechas, y que eran una garantía de energía durante las largas jornadas en el campo.

Higos secos en combinación con diferentes frutos secos (generalmente almendras), hacen de este humilde producto una opción excelente para aportar contrastes y sabores únicos a tu tabla de queso.

Cada persona tendrá sus preferencias a la hora de acompañarlo. Conviene tener en cuenta que, en general, el pan de higo es el idóneo para servirse junto a quesos curados y fermentados. Para nosotros el match que forman el pan de higo con el queso azul, es sencillamente irresistible. Nuestros amigos de Societe Roquefort, marca líder con más de 150 años en las espaldas, han apostado por el pan de higo con almendras de Paiarrop para sorprender a más de medio mundo con esta exquisita combinación.

Dátiles, Nueces, Chocolate… ¿Por qué no?

El gouda, el appenzaler, el gruyere y, por supuesto, el comté. El pan de dátil con nueces es especialmente amable con estos tipos de quesos.

Otras combinaciones que día a día van tomando posiciones son aquellas que cuentan con el chocolate entre sus ingredientes. Un ejemplo de ello es el pan de higo con chocolate, especialmente recomendados para quesos muy potentes. Si eres de quesos contundentes toma nota. Torta del Casar y Pan de higo con chocolate. Magia.

Mermeladas, un toque redondo

La gran mayoría de mermeladas o confituras combinan perfectamente con una gran multitud de lácteos, lo que hace que sean perfectos para tenerlos junto a nuestra tabla de quesos.

Cada mermelada le dará un toque único y especial a nuestra velada. La mermelada de naranja, la mermelada de tomate o la mermelada de pimiento son tres opciones que funcionan muy bien. Ya sea con queso manchego, roquefort, queso fresco o queso de cabra, la mermelada siempre suma. La mermelada de tomate, por ejemplo, marida a la perfección con queso de cabra, brie o camembert. El membrillo, clásico incuestionable, también resulta excepcional en su mezcla con el queso, especialmente con un manchego de 12 meses, un idiazabal o incluso un queso fresco artesano.

Productos sencillos, de toda la vida, que nos aportarán un aperitivo, cena o postre que quita el sentido y hará las delicias de todos los invitados.

Y, si necesitas más ideas sobre cómo presentar tu sublime tabla de quesos, también te dejamos una sugerencia de presentación obra de @paufeel. Bon appétit!

Los higos secos, imprescindibles en Navidad

Posted on

No hay Navidad sin frutos secos, empezando por los higos. Tal vez haya una razón por la que se han hecho tan populares: en el pasado, los higos no se cultivaban, crecían de forma silvestre y podían ser recogidos por cualquiera. Populares, democráticos y al alcance de todos, los viejos proverbios y refranes giran en torno a los higos, menospreciando su valor. Pero los higos secos están lejos de ser triviales: elegantes, carnosos, azucarados e irresistibles, los higos artesanales de alta calidad pueden ser un aperitivo perfecto para disfrutar en cualquier momento. Como todos los frutos secos, son un poco calóricos, pero deliciosos e imperdibles en Navidad.

Santomiele y fico mondo
Deliciosos comidos tal cual, en Navidad los más golosos suelen añadir una espolvoreada de azúcar glas, o almendras o nueces en su interior, una sorpresa crujiente que hace que la fruta sea aún más sabrosa.

Una de las mejores marcas del mercado es Santomiele, una empresa de Prignano Cilento (Italia), que cuenta con una tradición familiar centenaria, desde siempre apoyando la agricultura sostenible. Dirigida por Antonio Longo, la empresa es un punto de referencia para los amantes del producto, que pueden contar con una amplia y variada gama de originales especialidades. Con almendras, avellanas, chocolate, envueltos en hojas de higuera o con aroma a cítricos: hay muchas opciones para elegir, como el «mastrocioccolato», «una de las últimas novedades elaboradas con fico mondo (higo pelado) y tabletas de chocolate vertidas a mano a partir de granos de cacao cultivados en el sur de Brasil. El contraste entre el higo blanco como la nieve y el chocolate negro es sorprendente». Pelar higos es una tradición única en el mundo, «sólo los más bonitos que nos dan los árboles».

Otro producto estrella de la empresa es la melaza de higo, un edulcorante natural obtenido a partir de higos secos para recetas sin azúcar, como los ‘croccanti’, que «introdujimos hace poco más de un año, hechos con almendras y chocolate, avellanas y chocolate o sólo avellanas». Con un sabor floral y delicado, el croccanti llamado ‘Il Signorino’ es aún más aromático gracias a la ausencia de azúcar. También está disponible la melaza pura, «ideal para acompañar a los quesos».

Producción de higos secos
El cultivo de higos -en este caso el preciado cultivar «Kadota»- se realiza con pleno respeto al medio ambiente: «Cultivamos y procesamos los higos nosotros mismos, tenemos pocas máquinas que utilizan la energía proporcionada por los paneles solares y no utilizamos pesticidas ni dióxido de azufre», un compuesto generalmente utilizado «para ablandar y esterilizar los frutos secos». Los higos se secan al viento, se lavan en una solución de agua, limón y sal y se tuestan en el horno, «para estar seguros de que están esterilizados». Los artesanos comprueban individualmente los productos para asegurarse de que no hay defectos en el interior, y finalmente el envase, «que siempre ha sido de papel de paja».

Una empresa que ha puesto toda la carne en el asador de la sostenibilidad desde sus inicios, «el término sostenibilidad ni siquiera era tan popular antes, y sin embargo creíamos en él». Tanto es así que en mayo de 2018 Santomiele fue convocada por la ONU en Nueva York para el Día de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, «¡las únicas en toda Europa! Un gran orgullo para nosotros y para todo el sector».

Texto: Michela Becchi
Fuente: Gambero Rosso