islas baleares

Sanean y apuntalan la mayor higuera centenaria de Formentera

Posted on

Na Blanca d’en Mestre es un ejemplar catalogado como árbol singular desde 1993

formentera
Higuera na Blanca d’en Mestre de Formentera. Foto: CAIB

A lo largo de este mes de enero, el equipo de la Cooperativa del Camp de Formentera en colaboración con la Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca han llevado a cabo la poda de saneamiento y acondicionamiento del árbol singular catalogado, conocido como “na Blanca d’en Mestre”. Es, junto a otro ejemplar que se halla a su lado, una higuera de puerto monumental. Las higueras de Toni Mestre son de las más famosas de las “apuntaladas” de la isla de Formentera.

Las dos higueras se encuentran ubicadas en un camino rural del término municipal de Sant Francesc Xavier. Con unas copas de entre 300 y 350 m2, fueron incluidas dentro del Catálogo Balear de Árboles Singulares en el año 1993 por esta característica y por su edad, que ya en ese momento se suponía superior a los 100 años.

La estructura que presentan los árboles es fruto de mantener de forma artificial una enorme copa gracias a la ayuda de puntales u horcas. Esta técnica tradicional, que hoy en día ya pocos conocen y que se está perdiendo, da al árbol una configuración muy horizontal, capaz de mantener ramas largas y con mucha superficie. Estos árboles y otros con la misma configuración existentes en la isla han provisto en tiempos anteriores de frutos, los higos, a personas y animales, y de sombra espesa para el ganado, pues son perfectos sesteaderos en épocas calurosas.

El resultado de la acción llevada a cabo sobre el árbol es que se ha eliminado un 40 % de ramaje de la copa debido al mal estado que presentaba, y que estaba afectado por diferentes agentes negativos: ataque de escarabajos y termitas, ramas perforadas por gusanos barrenadores de madera, ramas mordidas por ratas, ramas podridas por hongos, cruces excesivos que impedían la llegada del aire y la luz en las partes más bajas del árbol.

En definitiva, se ha hecho una actuación de saneamiento, estabilización de la estructura y de saneamiento del árbol. Los técnicos de la cooperativa trabajaron en la higuera supervisados y asesorados por el propietario de las higueras catalogadas, Juan Escandell, campesino experto conocedor de cómo se han realizado siempre estas tareas.

Además, se ha revisado y restaurado el sistema de apuntalamiento. Se han “reapuntalado” gran parte de los horcones, pies de cabria y pértigas, y se han “reatado” ramas para hacer una redistribución más homogénea en las coronas exteriores del árbol. Con esta actuación se pretende no solamente sanear y rejuvenecer el ejemplar, sino que también se preserva el conocimiento de la técnica del apuntalamiento, que no debería perderse por su gran valor etnológico y de patrimonio cultural, aparte de su importancia estética, que anima al visitante a inmortalizarse junto a estos árboles.

Las higueras fueron en tiempos pasados árboles fundamentales para la economía de subsistencia, ya que con sus frutos, los higos, crearon a su alrededor toda una cultura. Pero también han ejercido su función ganadera facilitando sombra en pleno verano a ovejas y cabras que buscan cobijo de las altas temperaturas bajo sus verdes hojas.

Esta higuera en concreto también ha sido objeto de un estudio de arquitectura-orgánica.

Fuente: Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca del Govern de les Illes Balears

Anuncios

Higos de Ibiza y Formentera para mil recetas

Posted on

Ensalada de quinoa, higos y queso curado

El cultivo de higueras y el consumo de higos han estado estrechamente ligados a Ibiza y Formentera durante siglos, hasta el punto de haber sido este fruto vital para la subsistencia de los habitantes de las Pitiusas. Las higueras achatadas y sujetas a varios palos de madera salpican los característicos campos de las islas, brindando un paisaje de enorme belleza.

En Ibiza y Formentera se conocen alrededor de una veintena de variedades de este fruto, algunas de las cuales han llegado a considerarse autóctonas de las Pitiusas. Entre las más populares, destacan los orioles, albocors, rojals, llorals, alcudies, hivernesques, blanques, verdals, bordissots, colls de dama, julies, martinenques, morades, morisques, poletanes y sarrones. El higo es además uno de los frutos más versátiles de la cocina ibicenca, pudiendo comerse crudo o cocinarse de un sinfín de maneras diferentes.

En plena época de higos, visitamos el restaurante Es Ventall en San Antonio (Ibiza), para descubrir cómo esta materia prima se convierte en protagonista de muchos de sus platos desde comienzos del mes de julio hasta octubre. Este local familiar y con solera sorprende con una propuesta culinaria a caballo entre el pasado y el presente de la Isla BlancaLa creatividad de su chef ejecutivo, José Miguel Bonet, y su equipo, son la mejor arma para configurar una variada oferta gastronómica basada en el producto de cercanía –y de temporada.

“Voy a comenzar preparando un porc negre (una raza de cerdo autóctona de la isla) con espardeñas, higos y salsa de boniato”. Se trata de uno de los platos más populares de su carta, aunque, en temporada de higos, el cocinero sustituye el mango por este fruto tan típico de la isla.

“¿Cuántas recetas a base de higos podrías prepararnos?”- preguntamos.

Eso solo depende del tiempo que me des, pero se me ocurren mil”, responde con seguridad. Puede sonar algo exagerado, pero el chef asegura que los higos combinan a la perfección con carnes como el cerdo: pluma ibérica, secreto, manitas… con los pescados y frutos del mar, como las espardeñas; se pueden emplear en postres, como el mousse de queso o de chocolate blanco, la panacota de higos… y por supuesto, en salsas y entrantes, como las ensaladas”.

Una de las máximas de la cocina de Es Ventall es adaptar la oferta gastronómica al ciclo de la naturaleza, empleando los mejores productos de cada temporada. El restaurante tiene su propio huerto ecológico, donde cultiva verduras, frutas, hierbas aromáticas y hortalizas. Mientras acaba de emplatar, Bonet explica: “siempre jugamos con los productos que nos llegan del huerto, y si por cualquier razón no tenemos alguno, compramos estas materias primas a productores payeses de confianza. Adaptar nuestra oferta a la época del año es lo más lógico, y para ello modificamos algunos platos de la carta o nos atrevemos proponiendo nuevas sugerencias del día”.

Tras probar esta delicia 100% ibicenca, Bonet nos explica el siguiente plato: ensalada de quinoa con higos y queso curado: una sencilla receta que logra un sabor espectacular a base del fuerte contraste de sabores que propone. Mientras la prepara nos cuenta, a modo de anécdota, que muchos comensales cogen los higos directamente de la higuera de la terraza del restaurante. Para muchos extranjeros los higos son un auténtico manjar. Los ibicencos apreciamos mucho este producto, pero como casi siempre ocurre, solemos valorar más aquello que no tenemos, y por eso a ellos les vuelven locos”, afirma.

José Miguel añade la última hoja de hierbabuena a su ensalada de quinoa y se dispone a recoger la cocina. Pero aún quedan un par de higos sobre su encimera y, sin pensarlo dos veces, se dirige a por un poco de queso de cabra y jamón ibérico e improvisa la última receta: higos con jamón, queso de cabra gratinado y trufa, un plato sencillo y sabroso que, según explica el chef, es uno de los entrantes de su menú degustación en esta época del año.

Desde que en 2005 tomara las riendas de la cocina del restaurante familiar, regentada hasta el momento por su padre, José Miguel Bonet se ha convertido en uno de los máximos representantes de la nueva cocina ibicenca, que tiene su base en los sofritos y caldos de toda la vida, e incorpora técnicas y acabados de vanguardia. Es Ventall ofrece una elocuente fusión gastronómica de ayer y de hoy, elaborada a fuego lento en su cocina de leña. El restaurante permanece abierto durante todo el año (a excepción de un breve periodo vacacional durante el invierno).

Texto: Facefoodmag
Fuente: Gastronosfera

El restaurante Jardín del Port d’Alcúdia, de Mallorca, presenta un menú exclusivo dedicado a los higos

Posted on

El restaurante Jardín del Port d’Alcúdia, Mallorca, dedicará su menú-degustación a uno de los mejores productos del verano, los higos, durante los días 2 y 3 de septiembre. Se trata de una nueva colaboración entre Montserrat Pons i Boscana, creador del campo experimental de higueras Son Mut Nou (Llucmajor), y Maca de Castro, chef del Jardín, quienes ya ofrecieron una experiencia similar en 2010.

El menú, que se ha creado expresamente para estas dos fechas exclusivas, incluirá platos como la raola de mamellons (papadillas) de cerdo negro con higo encurtido, la gamba blanca con higo a la parrilla y espinacas, la llampuga con infusión de pieles de higo, la molleja marinada con higo ahumado o la pechuga de colomí (pichón) con café de higos y pasta de trigo xeixa malteado.

Entre las variedades, figurarán varias recuperadas para el cultivo por Son Mut Nou, como Balafi y Cosme Manyo, así como algunas nuevas (no descritas) como la Coll de Dama Rimada o la exquisita Figa de la Reina. Tampoco faltarán algunas de las tradicionales más apreciadas, como la Martinenca o la Coll de Dama Negra, entre otras.

Emplazado en la Marina de Llucmajor, el higueral y banco de germoplasma de Son Mut Nou reúne tres mil higueras, con 1.384 variedades de 64 países diferentes, entre ellas las 266 de las islas Baleares.

Más información y reservas: 971 89 23 91.

Fuente: Gastronòmicament

Pervive el culto a la higuera en Formentera

Posted on

higuera-en-formentera

Texto y foto: David Setbetes
Fuente: Periódico de Ibiza

La higuera se ha convertido en toda una insignia para el campo de esta isla balear de Formentera. No hay más que cerrar los ojos e imaginar el verano con un sol de justicia y el campo amarillo. Entonces, buscas cobijo, una sombra, un poco de alivio para la canícula y aparece la imagen de un árbol de hojas anchas, copa frondosa y extensión horizonte. Un solo tronco, muchos soportes, más según pasan los años y las ramas se van ensanchando buscando un límite que se puede extender metros y metros.

La higuera en Formentera ha sabido modelarse a las necesidades del pagès -o campesino- y beneficiarse también de un trato preferente: tú me das tu fruto y cobijas las cabras y las ovejas y yo, a cambio, encauzo tus ramas, tengo cuidado de tu salud y te doy forma para evitar que el traidor viento salí del norte te rompa cuando en invierno pereces esquelética a la espera de la resurrección primaveral.

Un pacto de natura que consistía en estalonar las ramas del árbol a lo ancho, recortando las sobrantes para esclarecer y podando las ‘banderas’ que crecen hacia arriba. Todo ello calculando la caída por peso de algunas de ellas aventurando, así, la sombra que proporcionará la higuera cuando vuelvan a brotar hojas y frutos e incluyendo en las matemáticas el peso que habrán de soportar los estalons y las perchas para no acabar cediendo ante la newtoniana necesidad gravitatoria de todo el ser vegetal.

Toda una tradición que, aún y a pesar del globalizado mundo, continúa teniendo un significado en Formentera.

Para evitar su caída en el olvido, y para mantener y recuperar el paisaje, para obtener nuevos y mejores frutos con los que agasajar a las visitas estivales, para todo ello, la Cooperativa del Camp de Formentera organiza este invierno y por segundo año consecutivo un curso de poda y estalonament de higueras coordinado por el técnico agrícola Andreu Vila. El curso cuenta tanto con clases teóricas como prácticas en las que una veintena de aplicados alumnos siguen las enseñanzas de Andreu y colaboran en la recuperación de diversos ejemplares sitos en algunos de los terrenos cedidos por sus dueños a la Cooperativa del Camp para que esta se haga cargo de su mantenimiento y mejora.

A lo largo de unas dos horas se puede apreciar la transformación que experimenta el árbol. Desde la llegada y análisis de la desangelada higuera hasta que se deja totalmente apuntalada y perchada con un par o tres de montoncitos de madera donde se agolpa el ramaje que se ha ido cortando, serrando con el xerrac e incluso con sierra mecánica cuando el grosor de la rama así lo exige.

Si conseguimos cortar las ramas viejas o demasiado numerosas, eliminar las que apuntan hacia el cielo y levantar las demasiado caídas, así como mantener el equilibrio vertical/horizontal entre los estalons y las perchas de manera que el árbol podado resultante quede espaciado, con una separación de un metro y poco entre el suelo y las ramas y un perímetro más o menos regular, ya tenemos una higuera que con la llegada del buen tiempo nos proporcionará sombra y, según la variedad, brevas en junio y julio e higos en agosto, septiembre y octubre o sólo higos entre agosto y septiembre. Lo que es seguro es que será un árbol sano y con una sugerente sombra contra las insolaciones estivales.

El Arca de Noé de las higueras de Ibiza

Posted on

Diecisiete de las diecinueve variedades de higos que ha recuperado el GEN en su finca
Diecisiete de las diecinueve variedades de higos que ha recuperado el GEN en su finca

La finca que gestiona el GEN -organización no gubernamental fundada en 1982 por un grupo de personas amantes de la naturaleza y preocupadas por su destrucción- en la localidad ibicenca de Sant Joan, es el escenario del primer banco de higueras de las Baleares, un lugar donde se han plantado dos ejemplares de cada una de las 20 variedades autóctonas de este árbol para garantizar su supervivencia en el futuro.

Del mismo modo que el Noé bíblico reunió en su arca a una pareja de todos los animales de la Tierra para salvarlos del Diluvio, así también el GEN ha reunido en su finca de Can Toni d´en Jaume Negre un par de ejemplares de cada una de las 20 variedades de higuera que se conservan en las islas Baleares. El objetivo de esta iniciativa es poner a salvo un patrimonio agrícola antes de que empiece a desaparecer, pues numerosas variedades que sobrevivieron durante siglos en las islas están extinguiéndose en la actualidad, víctimas del abandono del campo y del divorcio entre la sociedad y el medio natural.

El responsable de la finca que el GEN gestiona en régimen de custodia, Mariano Marí, ha sido el impulsor de un proyecto que empezó con una investigación sobre las variedades que actualmente se encuentran en Ibiza y Formentera, su localización y el estado de los árboles. Acto seguido, se procedió a recopilar esquejes procedentes de árboles sanos de cada variedad y a plantarlos, a partir de febrero de 2013, en la finca, en un recinto donde cada una de las higueras está señalizada con su nombre en una teja clavada en el suelo. En 2014 se hizo una segunda siembra, completando el repertorio de este banco de árboles.

De este modo, los higos oriola, bordissot, albocor, julia, verdal o alcúdia, entre otras, hasta totalizar veinte clases, están ya creciendo en esta finca y dentro de poco darán ya sus frutos y estarán incluso en condiciones de proporcionar ramas para, a su vez, plantarlas y que den nuevos árboles.
«Plantar una higuera es fácil. Basta coger una rama de dos o tres años y plantarla en un hoyo profundo, de un metro de profundidad y de lado. No tardan más de cuatro años en dar los primeros higos», señala Mariano Marí.

En realidad, el número de variedades que crecen en Ibiza es de 19, aunque la número 20 incluida en el recinto del GEN procede de Formentera. Se trata de la cameta, que fue obtenida en una finca de Ses Clotades, en Formentera.

Una de las personas que también interviene de forma decisiva en este proyecto es el experto en todo lo relacionado con el mundo rural balear, Vicent Marí, Palermet. Según afirma, no se tiene conocimiento de que en las últimas décadas se haya extinguido ninguna variedad de esta especie en Ibiza, si bien su explotación prácticamente se ha abandonado, hasta el punto de que, habiendo tantas higueras en la isla, prácticamente todos los higos secos que se venden en supermercados y tiendas de ultramarinos de Ibiza proceden de Turquía.

Vicent Marí afirma que las más abundantes en toda la isla son la albocor, la oriola, la verdal y la blanca. En cambio, las más minoritarias son la blanca hivernesca, la alcudia, la blanca coa y la lloral. Sin embargo, el motivo por el que estas últimas tienen una presencia testimonial no es ningún misterio: «Su calidad no es ninguna maravilla», afirma Palermet, quien señala que, precisamente, las más sabrosas son las más abundantes y por ello se sembraban en mayor cantidad. «Las tres reinas son la oriola, la verdal y la blanca», destaca.

La madera de la higuera
Palermet recuerda que, aparte del consumo humano, los higos han tenido en Ibiza usos en diversos ámbitos del mundo tradicional. Aparte de elaborar higos secos y xereques (que se hacen con figa flor, que salen a finales de junio y las dan las variedades albocor, rojal y porral), también se emplea la madera de su tronco. Concretamente, la que más se usa es la madera de la martinenca, que por su ligereza y robustez se empleaba para construir ataúdes, bancos o tornos para sacar los llaüts del mar, explica Vicent Marí.

Como curiosidad, explica que entre todas las variedades existentes en Ibiza, la más resistente al abandono es la julia, «pues cuando se abandona un figueral, las que más aguantan sin morir son las julia». En todo caso, la higuera es un árbol «muy resistente» en general, puesto que «este verano ha habido una sequía bastante importante en el campo y las higueras ni se han enterado; tienen una facilidad de adaptación al ambiente tremenda», señala.

El objetivo de este banco de higueras es, según Mariano Marí, «fomentar la biodiversidad y la agricultura ecológica, además de dar prioridad al trabajo con razas autóctonas y las variedades locales, así como la educación ambiental y la formación profesional». Pero la finca de Can Toni d´en Jaume Negre quiere convertirse en el futuro «en un foco de distribución de higueras entre las fincas que estén interesadas», señala Marí. Deberá esperarse unos años, puesto que «si se pidieran muchas ramas de los ejemplares que tenemos ahora plantados, nos quedaríamos sin higueras enseguida», señaló.

Pero el GEN, en vista del buen resultado que está cosechando, ya tiene sus ojos puestos en otras especies para crear más bancos de variedades. En concreto, el olivo ya tiene un proyecto muy avanzado, y luego seguirán el almendro y la vid. El propósito es evitar la desaparición de un patrimonio agrícola y también cultural cada vez más sumido en el abandono.

Texto: Joan Lluís Ferrer
Ilustración: Neus Prats
Fuente: Diario de Ibiza

Adopta una higuera

Posted on

El campo de experimentación de Son Mut Nou, en la isla de Mallorca,  que conserva casi 1.300 variedades de higueras de todo el mundo, permitirá adoptarlas a sus socios y amigos

Montserrat Pons en su finca experimental de Son Mut Nou
Montserrat Pons en su finca experimental de Son Mut Nou

Adopte una higuera, de la variedad que quiera. Tendrá su nombre y como padrino, podrá recolectarla cuando quiera.

Es la nueva iniciativa de Montserrat Pons, propietario del campo de experimentación de Son Mut Nou, en el municipio de Llucmajor, Mallorca, que en breve podría transformarse en la Associació d’Amics del mismo nombre, lo que le permitiría gestionarlo mejor y mantenerlo. “Sería la manera de acceder a ciertas ayudas y de poder conservar y prestigiar este lugar como patrimonio de todos los mallorquines”, explica.
Entre otras de las ventajas que tendrían los socios de la asociación, estaría la posibilidad de acceder a tres recolectas de dos kilos de higos al año de manera gratuita en Son Mut Nou, además de todos los que se quiera de la higuera particular.

Asimismo acudirían a jornadas culturales de glosat u obtendrían libros especializados. “Se trata de incluir la cultura dentro del proceso de agronomía”, señala Pons, que recuerda que actualmente ya se realizan visitas grupales los martes y los jueves (siempre que haya un cupo mínimo de solicitantes), también para escolares, que constan de un hora de explicación en la propia finca, sobre cómo es el campo de experimentación, cómo se mantiene y cuáles son los principales trabajos, se explican la variedades frutales y finalmente se hace una cata de distintas variedades de higos o productos relacionados.

El campo de experimentación de Son Mut Nou, de 18 hectáreas de superficie, fue ideado a mediados de los noventa para la recuperación y conservación de higueras autóctonas y de todo el mundo en riesgo de desaparición. Echan raíces 1.284 variedades distintas de todo el planeta.

En las islas Baleares se conservan 255 higueras distintas, 164 de ellas en Mallorca; “un 8% de las cuales se han extinguido y ya solamente existen aquí, en Son Mut Nou“. De ahí la gran importancia de este campo para la historia y cultura autóctonas. En 1860 en Mallorca habían 22.000 hectáreas sembradas de higueras, actualmente quedan 800.

Texto y foto: S. Sansó
Fuente: Diario de Mallorca

La Cooperativa del Campo inicia la recuperación de las higueras de la isla de Formentera

Posted on

formentera

La Cooperativa del Campo de Formentera está llevando a cabo, durante los meses de febrero y marzo, tareas de recuperación de higueras en las fincas cedidas al Censo de Tierras, con el objetivo de volver productivos diversos campos diseminados por toda la geografía insular.

Según ha explicado el gerente de la Cooperativa, Carlos Marí, “el objetivo es poder recuperar estos árboles tan tradicionales de Formentera y comercializar su producto este verano”.

Durante el mes de febrero y lo que llevamos de marzo se han podado y colocado estalons a 89 higueras, y se prevé que durante toda la campaña se recuperen un total de 129. “Así en verano tendremos la primera producción de higos para comercializar en la Cooperativa”, ha añadido el gerente.

Esta iniciativa se enmarca dentro de los trabajos de recuperación del campo por las que el Consell de Formentera firmó un acuerdo de acción concertada con la Cooperativa, según ha recordado el conseller de Medio Rural, Bartomeu Escandell.

Actualmente ya se han cedido más de 140 hectáreas al Censo de Tierras de la Cooperativa por parte de particulares de la isla..

«Las tierras de muchas de estas fincas estaban abandonadas por lo que las tareas de mejora serán continuas, para incrementar así la producción agrícola y mantener el paisaje rural de la isla», destacó Carlos Marí, gerente de esta cooperativa.

Texto y foto: Marta Vázquez
Fuente: Periódico de Ibiza