maridajes

La puesta al día de un maridaje tradicional: higos secos con aceite de oliva premium

Posted on

Higos Secos con AVOE Premium en unos frascos de esmerada y moderna presentación, son el nuevo producto de Moix, empresa radicada en la localidad mallorquina de Valldemossa dedicada a la producción y venta de un excepcional aceite de oliva virgen extra acogido a la D.O. Oli de Mallorca, que incorpora valores únicos y tradicionales de la gastronomía mediterránea.

La delicada combinación del higo seco y el AOVE deja paso a un juego de contrastes y nos invita descubrir nuevos usos y sabores de inspiración tradicional. El higo seco como componente principal se fusiona con el mejor AOVE de la marca en esta nueva -y vieja- aventura del sabor más inequívocamente mediterráneo.

Una apuesta segura por la innovación y la tradición que invita a descubrir una receta terapéutica ancestral recuperada con mimo de las raíces del mediterráneo.

A través  de la selección de los mejores higos madurados y secados al sol, y nuestro AOVE Premium, Moix resucita un ancestral remedio casero con reputadas propiedades terapéuticas de gran tradición mediterránea. Una receta que combina dos estrellas de nuestra gastronomía en su justo momento de madurez, presentada de forma sobria y elegante, que resulta un placer para el paladar y una exclusiva forma de sorprender.
Solos o maridados, con ensaladas, guisos, quesos… resulta una agradable experiencia su polivalente contraste entre el dulzor del higo seco y las reminiscencias picantes del AOVE.

Fotografías: Miquel Torres

Anuncios

El mejor maridaje culinario del mundo: jamón ibérico con higos secos y un jerez fino

Posted on Actualizado enn

François Chartier es el creador de la sumillería molecular.Trabajó codo con codo con Ferran Adrià descubriendo armonías únicas y sorprendentes y su libro, Papilas y moléculas, publicado ahora por primera vez en español por Planeta Gastro, ha sido considerado el mejor libro de maridajes del mundo. En él, François Chartier revela una forma revolucionaria de concebir la cocina y de crear combinaciones aromáticas perfectas. Porque, según el canadiense, no existe un maridaje perfecto, sino millones.

Gracias a sus investigaciones, en los últimos años ha descubierto todo un mundo de sabores ocultos dentro de los alimentos y el vino y conoce los secretos de la armonía entre ambos. Lo hace a través del análisis profundo de las moléculas de los alimentos, las grandes responsables de la relación entre ellos. O, como él lo llama: sumillería molecular.

«Es posible crear un buen maridaje entre vino y comida o entre los ingredientes que conforman el plato si comparten la misma molécula dominante. Una molécula es un aroma. La perfección de ese maridaje seguiría la fórmula 1+1=3. Esto es, la sinergia aromática perfecta». Algo que, explica Chartier, intuitivamente ya tiene el 80% del recetario tradicional del mundo, pero ahora sabemos por qué.

En Papilas y moléculas, una suerte de manual práctico para cocineros profesionales, cocinillas amateurs y amantes del vino y los aromas en general, se descubren cerca de 40 millones de moléculas olorosas capaces de combinar entre sí de forma magistral. Las numerosas familias aromáticas que Chartier ha identificado son la clave que permite la armonía perfecta tanto en la creación de recetas de cocina como en el maridaje aromático de vinos y platos.

Su maridaje estrella:
jamón ibérico con higos secos y un jerez fino.

«Estaba convencido de que los jereces funcionaban bien por sus aromas a frutos secos y color ambarino, pero nunca pensé que un vino tan seco pudiera destronar a amontillados y olorosos en este maridaje». Se trata de una armonía puramente molecular: el fino y el higo seco comparten la solerona, un compuesto volátil que tiene un gran peso en su importancia aromática.

Texto: Laura S. Lara
Fuente: El Mundo