marruecos

Destilando “mahia” en los EE.UU., un brandy marroquí elaborado con higos

Posted on

David Nahmias, propietario de una destilería en Hudson Valley,  mantiene viva una tradición familiar elaborando mahia, un brandy de los judíos de Marruecos en los Estados Unidos

Texto: Sarah Kate Kramer
Fuente: Tablet Magazine

Utilizando toda la fuerza de la parte superior del cuerpo, David Nahmias movió la tapa de un tanque de fermentación de 1.000 litros, liberando un olor profundo y afrutado. Isaac, su hijo de 10 años, desde lo alto de una escalera observa el contenido viscoso y burbujeante: una masa de color rojo intenso elaborada con higos que habían reposado durante dos semanas sin oxígeno mientras el azúcar de la fruta se convertía en alcohol.

Nahmias, quien con su esposa Dorit fundó la destilería de Nahmias et Fils justo al norte de la ciudad de Nueva York, conecta una bomba al tanque de plástico y comienza a transportar el puré de higo en un cobre gigante que filtraría el alcohol a prueba de fuego hasta conseguir la llamada mahia. Es un proceso que Nahmias ha sabido de memoria durante prácticamente toda su vida. Cuando tenía 6 o 7 años veía a sus padres hacer la misma operación y destilar.

Nahmias  nació en una pequeña ciudad llamada Taznakht en el sur de Marruecos y creció en una familia de productores de vino de la costa marroquí. Mahia -que se podría traducir literalmente como “agua de la vida”- es esencialmente un coñac de higos, aromatizado con una pequeña cantidad de anís. Durante cientos de años, el comercio mahia de Marruecos estaba en manos de judíos, que vendían a todos, desde sus rabinos hasta incluso sus vecinos musulmanes. En su apogeo, a mediados del siglo XX, la comunidad judía marroquí contaba con más de 250.000 personas, de las que ahora quedan aproximadamente 2.500 judíos, sobre todo en Casablanca.

La madre de Nahmias le enseñó su receta para elaborar mahia, que imita lo mejor que puede. “Es difícil porque no tenía medidas”, comenta. Durante años, hizo mahia casera mientras trabajaba como desarrollador de software. Pero después de que sus padres fallecieran hace dos años, Nahmias decidió cambiar de vida y fundó una pequeña destilería. Fue al Instituto Americano de Destilación en Kentucky para completar su formación y al poco tiempo las botellas de mahia producidas por Nahmias et Fils comenzaron a aparecer en las tiendas de licores de Nueva York este verano. “Tuve esta sensación de mantener vivo algo de mis padres”, dice.

Anuncios

Nuevas estrategias e inversiones para desarrollar el sector del higo en Marruecos

Posted on Actualizado enn

CAMERA

El sector del higo de Taounate desempeña un papel fundamental en el desarrollo económico de la región y en la mejora de las condiciones de vida de la población. El 40% de la superficie dedicada al higo en Marruecos se encuentra en Taounate, donde se calcula que se cultivan 1,7 millones de árboles en 21.820 hectáreas. La producción anual ronda las 30.000 toneladas, un 23% de la producción nacional.

Mohamed Errahouti, director del Fruit Tree Projects del DPA (Departamento Provincial de Agricultura), nos comenta que el ministro de Agricultura y Pesca ha puesto en marcha una estrategia para desarrollar el sector del higo e incrementar la producción y la calidad.

Dicha estrategia se basa en el incremento de la superficie plantada -se han concedido ayudas de 4,413 millones de dírhams para plantar más de 2.100 hectáreas- y en la introducción de variedades que se caracterizan por su alta producción en términos de cantidad y calidad, así como en modernizar el sector -como por ejemplo, unidades de secado modernas y otras iniciativas locales. También se ha anunciado un proyecto piloto con el que se propone una mejor integración de las mujeres en el desarrollo económico, dentro de la Millennium Challenge Account.

La Agencia Francesa de Desarrollo ha reservado 4,52 millones de dírhams en inversiones para mejorar las condiciones de cosecha, la comercialización del higo fresco y la modernización de las unidades de secado en Bouhouda, Bouadel y Sidi El Makhfi.

Errahouti también pone de relieve los desafíos y las restricciones que están entorpeciendo el desarrollo del sector -como el envejecimiento de las higueras. Explica que más de la mitad de la superficie se plantó hace más de 20 años y en torno a 6.100 hectáreas de higueras están compuestas por árboles de entre 11 y 20 años.

Fuente: Fresh Plaza

El higo es un cultivo con futuro para los agricultores marroquíes

Posted on

marruecos

Las higueras marroquíes son una parte muy importante en la vida de Ahmed Hakam. Hasta que él tenía nueve años vivió en un pequeño pueblo, cerca de la ciudad norteña de Ouezzane. Él recuerda vívidamente la cosecha de higos, cuando, cada año, él, su madre y decenas de mujeres con sus hijos de las aldeas cercanas, se reunían para secar los higos sobre hojas de palma.

Esta experiencia, comenta, afectó en gran medida su posterior trayectoria en la vida. Como funcionario del Ministerio de Agricultura y Pesca, ha pasado la mayor parte de sus 32 años de carrera dedicado a la rehabilitación de los cultivos tradicionales y a asegurarles un valor añadido en su procesamiento. Y ha puesto  especial énfasis en los higos debido a su herencia biológica: aquí, los agricultores han estado cultivando los higos desde hace miles de años.

Según Yossef Ben-Meir, presidente de la High Atlas Foundation, sin embargo, esta biodiversidad se ve amenazada por la falta de inversión en viveros, uso ineficiente del agua, y escaso procesamiento de los higos para darles valor añadido en su venta.

El gobierno marroquí señala que los agricultores, incapaces de utilizar las oportunidades de valor añadido que tienen los higos, han relegado su cultivo a las pistas de montaña y otras zonas de difícil acceso para el transporte. La tierra más accesible se utiliza para cultivos intensivos como el trigo, manzanas y peras. En algunas zonas de Marruecos, más del 50 por ciento de las variedades de higuera han desaparecido, y la mayoría de los higos quedan sin cosechar, en la rama del árbol. Los higuerales más antiguos o están abandonados o están siendo destruidos.

Pero curiosamente, este descenso de la producción ha dado lugar a un aumento de la demanda interna: los precios de los higos frescos, dice Ahmed, ahora son más altos que los de plátanos o manzanas. La demanda internacional de higos en el año 2014 alcanzó los 448 millones de dólares y creció un 8% entre 2007 y 2014, según la firma de marketing Index Box.

Para acceder a este mercado, comenta Yossef, los agricultores deben primero tener acceso a los recursos financieros y a los basados ​​en el conocimiento para aumentar la producción y garantizar la calidad. El Gobierno marroquí ha decidido invertir en la producción del higo en colaboración con la High Atlas Foundation, que ya está presente en la almendra orgánica y en la producción de nuez. En conjunto, estas instituciones planean construir un vivero cerca Ouezzane. La asociación apoyará 10 variedades de higos locales amenazadas y distribuirá higueras jóvenes de forma gratuita a los agricultores.

Las instituciones involucradas capacitarán a los agricultores en la producción con certificación orgánica y el procesamiento de valor añadido, y les ayudarán a compartir conocimientos y explorar oportunidades adicionales de valor añadido. Este programa piloto tiene como objetivo beneficiar a 35.000 agricultores marroquíes mediante la extensión de los cultivos de higuera en 1.000 hectáreas. A través de ella, el gobierno marroquí y HAF apoyarán el objetivo del Gobierno de aumentar la producción nacional de higos en un 126% en los próximos cinco años.

Uno de los agricultores que ya se benefician del cultivo de higo es Jamal Belkadi, de la aldea cercana de Asjen. Jamal comenzó su higueral en 2000 con solo dos árboles, y, a través de injertos tradicionales de ramas de los árboles, hoy ya tiene 170 higueras. Ahora, gracias a los higos, puede mantener a su esposa y a sus dos hijas. Jamal dice que estas higueras significan todo para él. También son importantes para su comunidad, donde crea puestos de trabajo agrícolas de temporada. “Me siento feliz”, dijo Jamal. “Amo estos árboles. Yo trabajo con ellos. Sudo sobre ellos…”.

Al invertir en las comunidades agrícolas de higo, el gobierno marroquí y la High Atlas Foundation pueden propagar la experiencia de Jamal y hacer realidad los sueños de muchos agricultores marroquíes.

Texto: Ida Sophie Winter(Marrakech)
Ilustración: J.C.Florentino
Vía: Maareg