higos saludables

Guía práctica del higo (Eroski Consumer)

Posted on

Propiedades

Las brevas y los higos son las infrutescencias de la higuera, árbol que pertenece a la familia de las Moráceas. Esta familia consta de más de 1.500 especies de árboles y arbustos que producen látex. La breva es el primer fruto que anualmente da la higuera, siendo el higo el fruto de la segunda cosecha del mismo árbol. Son tan deliciosos que hasta poetas y filósofos han difundido sus virtudes.

Propiedades nutritivas

Poseen gran cantidad de agua y son ricos en hidratos de carbono (sacarosa, glucosa, fructosa), por lo que su valor calórico es elevado. Destaca su riqueza en fibra; que mejora el tránsito intestinal, ácidos orgánicos y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio, este último de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral.

En cuanto a otros nutrientes, contienen una cantidad moderada de provitamina A, de acción antioxidante. Este nutriente se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener propiedades antioxidantes. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Composición por 100 gramos de porción comestible  
Calorías 65,7
Hidratos de carbono (g) 16
Fibra (g) 2,5
Potasio (mg) 235
Magnesio (mg) 20
Calcio (mg) 38
Provitamina A (mcg) 25
Vitamina C (mg) 3,5
mcg = microgramos

Propiedades para la salud

Los higos y las brevas son muy ricos en hidratos de carbono, que el organismo transforma en glucosa. Por ello, los higos y las brevas son frutas recomendables para todas aquellas personas en general, y en particular, para quienes necesiten un aporte extra de energía; embarazadas, lactantes, niños en época de crecimiento y adolescentes y para personas con un desgaste físico o intelectual importante.

Teniendo en cuenta la cantidad de glucosa que aporta, es muy interesante su consumo en personas que realizan actividades deportivas intensas, sobre todo en épocas de entrenamiento o en la alimentación postcompetición, para reponer los depósitos de glucógeno que han sido agotados. En el momento de la precompetición no están indicados debido a su contenido en fibra, que podría provocar molestias intestinales, al retrasar la digestión o acelerar el reflejo de la defecación.

Los higos se digieren muy bien y actúan como emolientes (suavizantes) de las mucosas del tracto gastrointestinal. Es la fibra uno de sus componentes principales, razón por la cual son consideradas frutas laxantes. La fibra tiene la capacidad de fijar sustancias (ácidos biliares, colesterol…), de modo que disminuye o retrasa su absorción.

Esta propiedad es particularmente interesante para las personas con colesterol elevado, ya que se forman geles viscosos entre la fibra soluble y el colesterol que es excretado en parte junto con las heces. La fibra soluble retiene agua, por lo que aumenta el volumen de las heces haciéndolas más fluidas y la fibra insoluble aumenta la velocidad de tránsito intestinal y con ello la evacuación de las heces. Este hecho hace de los higos y las brevas una buena herramienta para poder combatir el estreñimiento y la atonía intestinal. Además, la fibra realiza una función de protección frente al cáncer de colon, ya que impide o disminuye el tiempo de contacto de sustancias cancerígenas con la mucosa del intestino grueso.

Antioxidantes

Se ha constatado recientemente que los higos y las brevas verdes presentan actividad antioxidante, si bien en comparación con otras frutas no es de las más relevantes. Las sustancias antioxidantes (provitamina A de estas frutas) neutralizan la acción dañina de los radicales libres por lo que contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer.

Por su composición, son alimentos especialmente indicados en caso de estreñimiento (ricos en fibra), en dietas para adelgazar (por su efecto saciante), cuando se realizan actividades físicas intensas (para suplir la demanda extra de energía) y para personas con diabetes; eso sí, teniendo en cuenta el contenido calórico y de azúcares.

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Sin embargo, su abundancia de dicho mineral, deberá tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en potasio. No obstante, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia, debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de estas frutas.

Fuente: Eroski Consumer
Ilustración: J.C. Florentino

Anuncios

Cada vez más productos alimentarios incorporan higos a su composición

Posted on

figs-cake

Los higos, gracias a su sabor y su alto contenido en fibra, aparecen cada vez más en docenas de nuevos productos alimentarios, desde mermeladas, chutneys, chocolates o barras de cereales, hasta vinagres balsámicos y quesos de cabra.

Al igual que las ciruelas pasas, los higos son altos en fibra, calcio y potasio y ayudan a la digestión. Además, son bajos en colesterol y sin grasa.

“Son fantásticos en términos de fibra. Tomar entre tres y cinco higos secos o frescos aporta cinco gramos de fibra. Lo que es único en su fibra es la mezcla de fibra insoluble y fibra soluble”, dice Christy Brissette, dietista y presidente de 80 Twenty Nutrition.

La fibra insoluble, que se encuentra en el salvado de trigo, granos enteros y algunas verduras, ayuda a promover la regularidad y un sistema digestivo saludable. Mientras, la fibra soluble ayuda a bajar los niveles de colesterol y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Este tipo de fibra se encuentra en la avena, cebada, naranjas, frijoles secos y lentejas.

En una “competición” de fibra, los higos ganarían a las ciruelas y uvas pasas.

Comer 125 ml de higos secos proporciona 120 miligramos de calcio. Una porción de tres higos grandes producirá un poco más de potasio que un plátano. El aumento de la cantidad de potasio en la dieta contrarresta los efectos del sodio, ayudando a reducir la presión arterial, dice Brissette.

Casi el 50 por ciento de la cosecha fresca de California se exporta a Canadá. Frescos están disponibles de mayo a diciembre, mientras que los higos secos están en tiendas durante todo el año.

Algunos de los tipos más comunes enviados a Canadá incluyen Black Mission – la variedad más vieja plantada en California por los misioneros españoles en el 1600s – así como Calimyrna, de Kadota y de Sierra.

Pequeñas cantidades de una nueva variedad fresca llamada Tiger -de rayas amarillas y verdes con un interior rojo- fueron exportadas a Canadá el año pasado.

Texto: Lois Abraham, The Canadian Press
Fuente: Flamborough Review

Los higos, un laxante natural

Posted on

Su alto contenido en fibra hacen del higo un alimento ideal en casos de estreñimiento y el azúcar que contiene es muy beneficioso para deportistas

higos-copia

Los higos destacan por su alto contenido en fibra, superior a otras frutas, con un total de 1,7 g por 100g de parte comestible. “Los higos tienen una cantidad importante de fibra, por este motivo nos ayuda en casos de estreñimiento, además nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y a prevenir canceres de colón” explica la nutricionista Marta Sanz.

Los higos frescos poseen un elevado porcentaje de agua, pero también son ricos en azúcares, de hecho es una de las frutas que contiene más azucares y por lo tanto no se recomiendan en dietas de adelgazamiento. “Los glúcidos (azúcares) que encontramos en los higos son 15 g por 100 g de parte comestible y son la fructosa, glucosa y sacarosa. Al ser una fruta con alto contenido en glúcidos se recomienda para personas que realizan actividad física como los deportistas” comenta Sanz.

Aunque la creencia popular diga lo contrario, el contenido en grasas de los higos no es excesivo (65 kcal por cada 100 g), de la misma forma que tampoco lo es su aporte en proteínas. Sin embargo, aporta agua, vitaminas y minerales de forma considerable, por lo que puede incorporarse a toda dieta equilibrada. Entre los minerales que destacan encontramos el potasio, mineral efectivo para reducir y controlar la presión arterial, por lo que se recomienda comer esta fruta con regularidad a las personas que padezcan de hipertensión. Además, también es rico en fosforo y magnesio.

Los higos también destacan por aportar antioxidantes naturales que ayudarán a prevenir el envejecimiento celular y a combatir los radicales libres, que son los causantes de múltiples enfermedades graves como el cáncer o diversas patologías degenerativas. “Las vitaminas que encontramos en los higos son: carotenoides (provitamina A), y la provitamina A tiene la capacidad de transformarse en vitamina A. Esta participa en los mecanismos que permiten el crecimiento y reproducción de los tejidos epiteliales y de la visión” nos explica la nutricionista Marta Sanz.

Hasta ahora siempre hemos hablado de higos frescos pero en el mercado también podemos encontrar higos secos. Son el producto de la desecación de los higos frescos. Al reducirse a un 20 % el contenido de agua, se obtiene un producto de largo periodo de conservación, pero hay que tener en cuenta que el contenido calórico es casi cuatro veces superior al del higo fresco. Al extraer gran parte de su agua todos los demás nutrientes se encuentran más concentrados.

Texto: Neus Palou
Fuente: EcoClub La Vanguardia

Higos para el otoño contra la depresión estacional

Posted on

higos

Muchos conocemos la astenia primaveral, consistente en una sensación de debilidad y falta de vitalidad generalizada, tanto física como intelectualmente hablando, que reduce la capacidad para trabajar e incluso para llevar a cabo las tareas más sencillas.

Sin embargo, muy poco o casi nada se nombra a razón de otra astenia que tiene lugar en otro momento del año, y que vendría a ser denominada con el nombre de astenia otoñal. Esta comienza unos días o jornadas después de que comience esta estación tan especial del año, y se manifiesta cada día, en ocupaciones y acciones habituales, o incluso cuando no hacemos ningún tipo de esfuerzo físico.

Para ayudar a nuestros cuerpos a que no se sienta débil y tenga poca vitalidad por el cambio de estación, los higos son unos muy buenos aliados para el otoño.

Especialmente, porque son ricos en azúcares, minerales, proteínas y vitaminas, además de contener antioxidantes. Entre sus beneficios nutricionales más importantes nos encontramos con que son unas frutas ricas en vitaminas del grupo B, ideales en definitiva a la hora de mantener una buena salud de nuestro sistema nervioso. Y, por tanto, se convierte en un auténtico aliado cuando deseamos prevenir o incluso reducir la sintomatología propia de unos meses tan fríos y extraños como el otoño.

Lo que hay que saber sobre la astenia otoñal
A pesar de que es menos conocida socialmente que la primaveral, afecta a la mayor parte de la población. Se caracteriza porque nuestro cuerpo se siente débil y sin fuerzas. Las personas que la padecen, temporalmente, se sienten débiles, sin vitalidad, cansadas, y no suelen tener mucho ánimo. Para combatirla, una buena forma es mantener una dieta sana y equilibrada, y ante todo realizar ejercicio.

Otros beneficios de los higos

Riqueza nutritiva
Desde un punto de vista nutritivo, el higo destaca por su increíble riqueza nutricional, no solo por su elevado contenido en vitaminas, sino también en minerales. Por ejemplo, entre su aporte en vitaminas podemos mencionar especialmente la presencia de vitaminas del grupo B (en particular B1, B2 y B3), además de vitamina A y C. Mientras que, sobre su contenido en minerales, distinguimos potasio, magnesio y calcio.

Mejora el tránsito intestinal
Si tienes problemas para ir al baño, ya sea porque sufres de estreñimiento ocasional o de manera habitual, el higo es una fruta ideal contra el estreñimiento. ¿Por qué? Principalmente por su alto contenido en fibra, que ayuda a mejorar de forma totalmente natural el tránsito intestinal. De ahí que habitualmente sea una fruta usada como laxante.

Fruta tremendamente energética
Los higos son populares por su gran aporte energético. De hecho, destaca por su alto contenido en hidratos de carbono, entre los que podemos mencionar la existencia de glucosa, sacarosa y fructosa. Por ello se trata de un alimento natural ideal para deportistas, estudiantes y para quienes en definitiva necesita de ese aporte extra de energía.

Texto: Christian Pérez
Fuente: Natursan

Yemas de higuera para el bienestar fisiológico del estómago

Posted on

yema de higuera

La higuera es un árbol que nos ofrece tantas sorpresas como posibilidades. Sus brotes, sus yemas tiernas, tienen una especial aplicación en la medicina homeopática y natural.

Además de ser los higos uno de los primeros alimentos de las antiguas poblaciones mediterráneas, considerado don de los dioses y símbolo de abundancia, eran utilizados como remedios medicinales. El profeta Isaías utilizó compresas de higos, sobre las úlceras de rey Ezequiel. En Atenas, los médicos y curanderos llevaban al cuello unos collares de higos secos. Desde aquellos tiempos ya se sabía que la higuera era un regulador gastrointestinal y que era útil también en la acidez de estómago, e incluso gastritis y disfagias.

Forza Vitale es un Laboratorio Herborístico Espagyrico Alquémico fundado en el 1993 en Corato, en Apulia (Italia) y especializado en la producción de preparados fitoterápicos, adoptando las metodologías de elaboración indicadas en una antigua farmacopea Espagírica de 1640 por De Sgobbis, utilizada en el transcurso de los siglos por médicos herboristas. Es, en la actualidad, los mayores productores de extractos espagíricos de calidad, con capacidad de proporcionar a los profesionales un catalogo de casi 400 referencias. Estas plantas medicinales poseen la capacidad de ayudar el organismo a optimizar sus procesos naturales.

Entre estas referencias encontramos dos de ellas elaboradas con yemas de higuera. Las yemas de Ficus carica actúan sobre el sistema neuro-vegetativo. Regula los trastornos de la motilidad y de la secreción gastroduodenal de manera ambivalente; reducen la pirosis y la dispepsia en las gastritis y en las úlceras duodenales, así como en la hipotrofia de la mucosa y acuilía gástrica. En yemoterapia, la higuera manifiesta un tropismo electivo para estómago y duodeno. Regula la movilidad y la secreción gastroduodenal.

fico_composto_extracto_50ml.Fico Composto
Favorece el bienestar fisiológico del estómago
Patología: Acidez gástrica, Gastritis, Ulcera estómago
Ingredientes: Agua, glicerol, Alcohol, macerados de: Higuera (Ficus carica) yemas 80%, Espino blanco (Crataegus oxyacantha) yemas, Grosellero negro (Ribes nigrum) yemas; miel; mezcla de aromas naturales.

les_ficus_carica_higuera_50ml.Les Ficus Carica
Favorece el bienestar fisiológico del estómago
Patología;Acidez gástrica, Ulcus gastroduodenal
Ingredientes: Agua, glicerol, Alcohol, Higuera (Ficus carica) yemas 10%, miel.

7 razones por las que deberías comer higos todos los días

Posted on

higos

Aunque los higos frescos se pueden encontrar solo durante un corto periodo del año, sí se pueden encontrar higos secos en cualquier tienda o supermercado durante todo el año. El higo es una fruta que contiene 80% de agua, pero también contiene una gran cantidad de azúcar. Eso hace que sea una fruta que proporciona una gran cantidad de energía que estimula la función cerebral, la concentración y la memoria.

Los higos parecen tener su origen en Egipto, alrededor de 9200 aC y fueron utilizados en la nutrición durante mucho tiempo. En la antigüedad la higuera era considerada como un árbol sagrado, que numerosas civilizaciones cultivaron y consumieron regularmente. En la antigüedad se conocían unas 30 especies de higos, hoy se conocen más de 600, todas igualmente deliciosas y saludables.

Los higos contienen grandes cantidades de calcio y potasio, minerales que son importantes para la salud de los huesos, la piel y para el correcto funcionamiento de muchos órganos. Por eso los higos son tan recomendables, especialmente para la población de más edad.

También favorecen el buen funcionamiento del metabolismo, ya que son ricos en fibras orgánicas. También son excelentes para la limpieza de los vasos sanguíneos.

Los higos, además, no tienen muchas calorías; 100 gramos de higos frescos tienen sólo 74 calorías. Por su parte, los higos secos son una excelente fuente de minerales, vitaminas y antioxidantes. 100 gramos de higos secos tienen 249 calorías. Los higos secos contienen más calcio que la leche.

Aquí te mostramos siete razones saludables por las que debes añadir los higos a tu dieta:

1- Los higos pueden ayudar a fortalecer los huesos, ya que contienen altas cantidades del trío que los hace más fuertes: magnesio, calcio y vitamina K2. Los llamamos trío porque no pueden trabajar de manera eficiente cada uno por separado. El calcio es inerte sin magnesio y sin vitamina K2, ya que sin ellos se desviaría lejos de la materia ósea en el flujo sanguíneo, pudiendo incluso provocar una calcificación de los revestimientos interiores de los vasos sanguíneos.

2- También son buenos para mantener la buena salud del corazón. Hemos mencionado ya su capacidad para reducir al mínimo los depósitos de calcio en el flujo sanguíneo. Y si le sumamos las altas cantidades de magnesio y potasio de los higos, los convierte en la fruta adecuada para mantener una buena salud del corazón, además de mantener su presión arterial baja.

3- Otro beneficio de los higos es debido a sus altos contenidos en fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra insoluble ayuda con la limpieza de los residuos del colon. De ese modo ayuda a la reducción de estreñimiento. Ambos tipos de fibra son una gran combinación para la regulación del peso corporal. La fibra soluble ayuda a ralentizar la tasa de digestión y te hace sentir lleno durante más tiempo. Además, ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.

4- Los higos pueden ayudar a reducir el nivel de triglicéridos en el suero del flujo sanguíneo. Los triglicéridos son considerados como marcadores relevantes en el diagnóstico de enfermedades del corazón, la obesidad y colesterol.

5- También se puede decir que los higos secos contienen altas cantidades del antioxidante de fenol. Este antioxidante se ha demostrado como una herramienta muy eficaz para la mejora de la visión, especialmente en las personas mayores e incluso más eficiente que algunos antioxidantes que se encuentran en las verduras, como las zanahorias.

6- Podemos añadir los higos al grupo de alimentos con alto contenido alcalino, y es por eso por lo que pueden ayudar al cuerpo a alcanzar y mantener su valor óptimo de pH 7,0 a 7,4.

7- Los higos contienen un alto porcentaje de hierro, un mineral que ayuda a la creación de los glóbulos rojos y prevenir la anemia. Es por eso que las mujeres embarazadas deberían olvidar los encurtidos y chocolates, y añadir unos higos secos a su dieta saludable.

Vía: Healthy Life Tricks

Higos contra la osteoporosis. Dulce energía natural para tus huesos

Posted on

interior higo

Es posible que seas de esas personas que evitan consumir higos porque engordan, porque resultan demasiado dulces y empalagan. Ahora bien, también debes saber que esta fruta esconde en realidad muchos más beneficios de los que pensamos y que, además, es un alimento muy recomendado por los nutricionistas.

Desde el Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), explican que es una fruta muy recomendable que no deberíamos dejar escapar. Las razones son múltiples.

Los higos contienen una alta cantidad de agua, entre el 70 y el 80% aproximadamente. Una pequeña parte corresponde a los hidratos de carbono, y un 12% concretamente de sacarosa, fructosa y glucosa. En cuanto a las vitaminas y los minerales hay que señalar que son muy ricos en todos estos nutrientes: Hierro, Calcio, Potasio, Magnesio, Fósforo, Cinc, Cobre, Flavonoides, Vitamina E, Vitaminas del grupo B, Vitamina C, Vitamina A, además de ser muy ricos en fibra.

Vale la pena empezar las mañanas incluyendo en nuestro desayuno dos o tres higos, acompañados por un yogur blanco natural. Gracias a sus pequeñas semillitas y a sus componentes esenciales, facilitan el tránsito intestinal y favorecen una correcta evacuación.

También es conocida su acción cicatrizante, así que si tienes alguna inflamación en el intestino o incluso en el estómago, actuarán como un sedante suave capaz de aliviar pequeñas infecciones.

¿Engordaremos si consumimos higos? Obviamente la clave está en el equilibrio. No pasa nada si durante la época de los higos consumes entre 3 y 4 higos diarios.

Esta fruta tiene unas 65 Kcal por cada 100g. No es pues algo muy exagerado. No obstante, si eres diabético o quieres seguir dietas de adelgazamiento, no serán adecuados.

Señalarte también que según explican los endocrinólogos, los higos secos aumentan más de tres veces su contenido calórico si los comparamos con los frescos. En este caso, 100 gramos de higo seco tendrían cerca de 272 Kcal.

Ahora bien, los higos secos contienen más potasio (850 mg por cada 100 gramos de higo seco), muchas más fibra  y magnesio. Al desecarse, sus propiedades esenciales se potencian, pero con ellas se eleva también el nivel de azúcar. Así pues, en casos de convalecencia, de debilidad física o incluso de anemia, será muy recomendable incluir en nuestra dieta higos secos.

Higos, ricos en calcio y muy adecuados para tratar la osteoporosis

Los higos son una de las frutas más ricas en calcio y ácido fólico, muy beneficiosos para fortalecer nuestros huesos y evitar la descalcificación. Como ya sabes, son las mujeres quienes más problemas tienen con este mineral. Ya sea por factores genéticos, por hábitos incorrectos de alimentación y por cambios hormonales asociados a la menopausia, es común que siempre padezcamos un déficit de calcio. Aprovechar la temporada de higos es pues un buen consejo.

Ahora bien, debes saber lo siguiente:
Higos naturales: Al contener más agua el nivel de calcio no es tan elevado como en su forma seca.
Higos secos: Como te hemos indicado antes, tienen un índice calórico más alto, pero al otro lado de la balanza se encuentra el hecho de que son más ricos en ácido fólico, calcio y magnesio.

mousse-de-yogur-con-higos

Licuado de higos para tratar la osteoporosis

Ingredientes

-4 higos secos o normales (a tu elección)
-Un vaso de bebida de avena (200 ml). Si no padeces intolerancia a la lactosa, puedes incluir un vaso de leche semidesnatada.
-Medio yogur blanco natural sin azúcar
-1 cucharada de miel (25 g) (opcional)

Preparación

En la receta te hemos sugerido la posibilidad de realizar el licuado tanto con higos secos como con higos maduros. Con estos últimos el licuado será menos dulce y quedará más homogéneo. Con los higos secos tendrás mayor cantidad de calcio pero el licuado no quedará tan líquido, y el fruto estará más troceado que disuelto. No obstante, los beneficios son mayores.

La preparación es sencilla, basta con llevar todos los ingredientes a la licuadora para obtener una bebida lo más homogénea posible.

Puedes tomarlo dos veces por semana en tu desayuno. Es muy nutritivo, a la vez que calórico, no obstante, sus beneficios a la hora de cubrir nuestras necesidades de calcio son muy interesantes, puesto que es un licuado muy natural con alimentos beneficiosos.

Fuente: Mejor con Salud