higos saludables

Higos secos: el superalimento recomendado para deportistas que sacia y reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias

Posted on

Superalimento es sinónimo de beneficios para nuestro organismo. O así al menos lo definen los expertos en nutrición. Debido a sus múltiples propiedades, estos productos se han convertido en los grandes aliados de la vida sana y su consumo ha experimentado un auténtico boom en los últimos años.

Las también llamadas ‘superfoods’ están protagonizando muchos estudios en los que se detallan y se ensalzan todas sus propiedades, y aunque estos productos no son alimentos milagrosos, combinados con una vida saludable, y la práctica de ejercicio físico de forma regular, pueden ayudar a conseguir un cambio físico e incluso a perder algunos kilos de más.

Los superalimentos ya forman parte de la dieta diaria de muchas personas que buscan, entre otras cosas, adelgazar, dismunuir los niveles de colesterol o azúcar en sangre, e incluso mejorar la piel y las defensas. Cada producto tiene unas propiedades concretas y diferentes, los unos de los otros, por lo que sólo hay que escoger y apostar por aquel que vaya mejor con aquello que queramos mejorar.

La mayoría de superalimentos se pueden conseguir a un precio muy económico en supermercados o herbolarios. Unos son más conocidos que otros y que, seguramente, todos tomamos en el día a día. Por ejemplo, en este grupo se encuentran el aceite de oliva, el brócoli, las nueces, la calabaza, las legumbres o las espinacas, entre otros. Pero también existen otros que son menos populares pero que ya empiezan a hacerse un hueco en nuestras recetas.

En esta ocación vamos a hablar de los higos secos, una fruta dulce con un poderoso valor nutricional. Estos son todos sus beneficios para el organismo:

1 Ideal para deportistas
Suponen un elevado aporte de energía gracias a los azúcares naturales presentes en la fruta. Es por ello por lo que su consumo es muy apropiado para deportistas de alto rendimiento. Son la ‘golosina’ más saludable.

2 Combaten el estreñimiento
Debido a su alto contenido en fibra, los higos secos son enormemente beneficiosos para combatir los problemas de estreñimiento.

3 Beneficiosos para los huesos
Además de fibra, los higos secos también tienen una importante cantidad de calcio, lo que hace que su consumo aporte grandes beneficios a nuestros huesos.

4 Músculos
También son muy buenos para los músculos ya que poseen una cantidad significativa de potasio y magnesio.

5 Sistema inmunitario
Debido a su alto volumen de hierro, los higos secos ayudan a mantener los niveles saludables de este mineral tan importante en nuestro organismo, manteniendo nuestras defensas (sistema inmunitario) en un gran estado frente a todo tipo de enfermedades.

6 Efecto saciante
El higo seco posee un gran poder saciante por lo que se podría combinar con cualquier tipo de dieta.

7 Combaten el envejecimiento prematuro
Su poder antioxidante ayuda a combatir los daños ocasionados por los radicales libres. De esta forma reduce el riesgo de sufrir algunas enfermedades y previene el envejecimiento prematuro.

8 Protegen el corazón
Su consumo combate problemas relacionados con el sistema cardiovascular, como la hipertensión arterial, la enfermedad cardíaca coronaria o el accidente cerebrovascular.

Recuerda que esta es información general y bajo ningún concepto sustituye el consejo de un profesional.

Fuente: Las Provincias

¿Cuándo pueden los bebés comer higos?

Posted on

¿Pueden los bebés comer higos? Sí, los higos son seguros para los bebés. Son una gran fuente de nutrientes y fibra que pueden ayudar al bebé en su crecimiento y desarrollo. Los higos también son un agente antimicrobiano, que puede ayudar al desarrollo del sistema inmunitario del niño. Son beneficiosos para el sistema digestivo del bebé.

La mayoría de los bebés pueden comer higos frescos y completamente maduros en forma de puré o papilla a partir de los seis meses de edad. Una vez que se adapten al sabor y a la digestibilidad de los higos, puedes añadirlos a otros alimentos, como las papillas. Cuando el bebé tenga entre nueve y diez meses, dale pequeños trozos de higo para comer con los dedos.

Los bebés de entre seis y doce meses no deben comer higos secos, ya que suponen un riesgo potencial de asfixia. Si deseas alimentar con higos secos a los bebés menores de 12 meses, sírvelos cocidos, en forma de puré o de papilla.

Beneficios de los higos para la salud

La inclusión de higos en la dieta de un bebé podría aportar al pequeño los siguientes beneficios:

-Aporta energía e hidratación: Un higo pequeño y fresco (40g) aporta 30kcal de energía y una cantidad considerable de agua. Esto es necesario para los niños pequeños, que tienen mayores necesidades energéticas para mantener un rápido crecimiento y desarrollo.

-Ofrece micronutrientes vitales: Los higos son una excelente fuente de potasio, hierro, cobre, magnesio, calcio, vitamina A, B y fibra dietética. Estos nutrientes son necesarios para diferentes funciones fisiológicas que, en última instancia, favorecen el crecimiento y el desarrollo del bebé. Los higos son antimicrobianos por naturaleza y refuerzan el sistema inmunitario.

-Aporta antioxidantes: Los flavonoides, las antocianinas y los compuestos fenólicos, como el ácido gálico, el ácido clorogénico y la epicatequina, proporcionan al higo sus propiedades antioxidantes. Los antioxidantes refuerzan la inmunidad y mejoran la salud a largo plazo.

-Favorece la salud digestiva: Los higos contienen cantidades significativas de fibra dietética, principalmente celulosa, que añade volumen y retiene el agua intestinal. Ambas características son necesarias para mantener unos movimientos intestinales saludables y mantener alejado el estreñimiento. Algunos estudios de investigación apoyan incluso los posibles efectos laxantes del higo.

Precauciones que se deben tomar al alimentar a los bebés con higos

Tomar algunas precauciones sencillas garantiza que tu bebé consuma higos de forma segura.

-Compra higos ecológicos a un vendedor de confianza para garantizar la calidad de la fruta. Guárdalos con cuidado, ya que los higos son delicados y se estropean con facilidad.

-Empieza a dar a tu bebé higos frescos en forma de papilla o puré. Cuando al bebé le guste el sabor y la textura y pueda digerir cómodamente los higos, empieza a añadir la fruta a otros alimentos.
-Sigue la regla de los «tres días de espera» y, durante este tiempo, alimenta a tu bebé sólo con higos y no con ningún otro alimento nuevo. Esto ayuda a descartar la sensibilidad, la intolerancia o la alergia.

-Introduce una o dos cucharaditas de puré de higo a tu bebé. Cuando el bebé se sienta cómodo con el sabor y la digestibilidad de la fruta, aumenta gradualmente la cantidad hasta una o dos cucharadas.

-Si el bebé se muestra incómodo después de ingerir higos, interrumpa inmediatamente la alimentación y vuelve a intentarlo más tarde. Si el problema persiste, consulta al pediatra.

-La alergia a los higos (síndrome de alergia oral) es posible, y sus síntomas aparecen inmediatamente después de ingerir o tocar higos frescos o secos. Hay que prestar atención a los signos de alergia, como erupción cutánea con picor (urticaria), estornudos, sibilancias o dolor de garganta.

-Si tu bebé tiene antecedentes familiares de alergias, consulta a un médico antes de darle higos en cualquier forma.

-Tanto los higos frescos como los secos pueden interactuar con ciertos medicamentos. Si tu bebé está tomando medicamentos, consulta a su médico antes de añadir higos a su dieta.

-No te pases con los higos. Dar demasiados higos, especialmente higos secos, puede causar molestias gastrointestinales, como diarrea, en algunos bebés.

Fuente: Menudos Peques

El mejor edulcorante natural y vegetal: los higos secos

Posted on

Reducir los azúcares añadidos está en la mente de todos en estos días. De hecho, una encuesta reciente encontró que el 67% de los estadounidenses están limitando el azúcar en sus dietas. Eso es algo bueno, porque los estadounidenses están comiendo demasiadas cosas dulces, lo que puede contribuir a problemas de salud, como obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón. 

Además, todas esas calorías que provienen de los azúcares agregados están desplazando opciones de alimentos más saludables en nuestras dietas, como alimentos nutritivos de plantas integrales que aportan nutrientes esenciales. 

Los adultos comen un promedio de 17 cucharaditas de azúcares agregados por día, mientras que las Pautas dietéticas para estadounidenses recomiendan que no deberíamos comer más de 12 cucharaditas por día para una persona promedio. 

Si bien está completamente bien disfrutar de los azúcares naturales que se encuentran en las frutas como edulcorante de alimentos integrales (no cuentan para este límite de azúcar), todos esos azúcares agregados, incluida la sacarosa, el azúcar de mesa, jarabe de maíz de alta fructosa son el problema. 

¿Entonces que puedes hacer? Acude al edulcorante natural de origen vegetal de frutas enteras, como los higos secos, para condimentar tu dieta con buen gusto y salud. 

Edulcorante natural de alimentos integrales: higos secos + nutrición
Los higos secos son naturalmente dulces, sin la adición de azúcares añadidos, por lo que reemplazan a los azúcares refinados en su dieta. Como beneficio adicional, estas frutas están llenas de nutrición. Por lo tanto, no solo obtiene el poder edulcorante natural de los higos secos, sino que también obtiene beneficios nutricionales. 

Si evita los azúcares agregados y recurre a los higos secos, puede agregar otra porción de fruta muy importante a su día, una meta que la mayoría de nosotros no estamos logrando. Y eso no es todo. Una porción de 40 gramos (alrededor de 4 higos secos, dependiendo del tamaño) brinda un refuerzo de fibra dietética, proteínas, vitamina K, minerales esenciales, incluidos calcio, hierro, cobre, magnesio, manganeso y potasio, y fitoquímicos que promueven la salud. Estos nutrientes están relacionados con la salud intestinal y ósea, así como con la reducción de los riesgos de obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, etc.

Dulce Versatilidad con Higos
Los higos secos de California pueden endulzar su día de muchas maneras. Desde cambiar los postres por frutas enteras hasta emplear higos secos como edulcorante en las recetas, estos saludables alimentos vegetales integrales ofrecen mucha versatilidad en la cocina.

6 maneras de reducir el azúcar en su dieta con los higos secos como edulcorante natural
-Cambie de Postre. La forma más sencilla de reducir el azúcar es disfrutar de frutas enteras sin azúcar como postre, como los higos secos. No solo reducirá las calorías (¡la fruta es una fracción de las calorías en comparación con las galletas, los bizcochos de chocolate y el helado!) y las grasas saturadas (cero en la fruta), sino que también podrá disfrutar de una delicia sin azúcar agregada en su día. Planifique una porción con sus comidas o a la hora de la merienda. 

-Cubra su cereal. ¿Quién necesita una cucharada de azúcar cuando puede agregar unas rodajas de higos secos a su cereal matutino? Ya sea avena, gachas de cereales, muesli o copos de desayuno, omita el azucarero y traiga los higos secos. Si hace su propia granola, omita el azúcar agregada e incluya higos secos picados en la receta. 

-Reemplace los azúcares en los postres. Cuando esté horneando su próximo pastel, pastel de frutas o crocante a base de frutas, simplemente omita el azúcar agregada que se requiere en la receta del relleno. En su lugar, corte finamente los higos secos y cocínelos en el relleno para agregar una riqueza dulce sin necesidad de agregar azúcar. 

-Pase a los higos secos en productos horneados. Puede reducir significativamente el azúcar añadido requerido en productos horneados, como galletas, brownies, barras, pasteles, muffins y panes con la ayuda de higos secos. Simplemente sumerja los higos secos en agua para ablandarlos, luego hágalos puré en su procesador de alimentos o licuadora. Luego, puede agregar esta mezcla de puré de higos a la masa de sus recetas favoritas para reducir el azúcar en la receta. 

-Prepara un batido sin azúcar. ¿Quién necesita azúcares añadidos en su batido cuando solo puede agregar un par de higos secos? Esta adición proporcionará el toque dulce sutil justo a su próximo batido verde y más allá. 

-Use higos secos en platos salados también. A menudo, incluso las recetas saladas requieren azúcar. Piense en vinagretas, adobos, aderezos, salsas y guarniciones. ¡Estas formas de azúcares ocultos realmente pueden sumarse a su dieta! ¿Entonces que puedes hacer? Agregue higos hechos puré y suavizados para reemplazar los azúcares agregados en estas recetas. 

Texto: Sharon Palmer
Fuente: Valley Fig

Beneficios y propiedades de los higos

Posted on

Después del agua, el componente mayoritario de los higos frescos lo constituyen los hidratos de carbono (glucosa, fructosa y sacarosa)

El higo tiene consistencia blanda y forma redonda, ovalada o de pera, con base achatada. Su piel es fina y presenta color verde pálido, negro o morado, dependiendo de la especie. Posee una pulpa blanquecina o rosa, de sabor dulce, que se encuentra llena de diminutas semillas

Según la Fundación Española de la Nutrición (FEN), después del agua, el componente mayoritario de los higos frescos lo constituyen los hidratos de carbono (glucosa, fructosa y sacarosa). De hecho, junto al plátano, la chirimoya y las uvas, el higo es una de las frutas con mayor contenido en azúcares. El contenido proteico no es alto, aunque presenta todos los aminoácidos esenciales.

Respecto a la fibra, el higo fresco tiene una cantidad importante y en relación con los minerales no aporta cantidades elevadas (solo es destacable su contenido en potasio). En relación a las vitaminas, el higo contiene pequeñas cantidades de vitamina B6 y tiamina.

»El higo seco es el producto de desecación del higo fresco. Al reducirse considerablemente el contenido de agua se obtiene un producto con un largo periodo de conservación. En el mercado se presenta aplastado, flexible de color gris violeta o pardo, y con una pulpa amarillenta y viscosa», añade la FEN.

»Tras el proceso de desecado o deshidratación, el contenido de agua se reduce de un 80 a un 15% y el contenido calórico es casi cuatro veces superior al del fruto fresco, siendo un alimento muy energético’», concluye la FEN.

Texto: Patricia Merino
Fuente: ConSalud

El higo, una fruta extravagante y deliciosa

Posted on

Un alimento con propiedades interesantes para incluir en la dieta de las personas con riesgo cardiovascular o con problemas de estreñimiento

Del higo podemos comentar que todos creemos que es la fruta obtenida de la higuera (Ficus carica), realmente proviene de este árbol frutal, pero no es una fruta sino una infrutescencia (un conjunto de frutos). Este alimento proviene de Asia Occidental, aunque posteriormente se distribuyó por todo el Mediterráneo. Se sabe que el ser humano ya lo recolectaba antes del año 8000 a.C.

El árbol de la higuera posee la peculiaridad de producir dos veces fruto al año: la primera, entre abril y mayo, son las brevas, mientras que la segunda, entre agosto y septiembre, son lo que conocemos como higos. También en contra del creer popular, no presenta un gran aporte calórico, oscilando entre 60-70 calorías por 100 gramos, con un 80% de agua, ligeramente inferior al comentado en otras frutas de esta sección.

Las calorías provienen principalmente de los hidratos de carbono (15 gramos por 100), presentando un bajo aporte proteico (menos de 1 gramo por 100) y de grasas (0,5 gramos por 100). Es muy importante el aporte de fibra (3 gramos por 100), que junto al aporte de polifenoles y la presencia de muy poco sodio (1 mg) le convierten en un alimento interesante para disminuir el riesgo cardiovascular. Los minerales más importantes de esta fruta son el potasio (350 mg), el calcio (38 mg) y el magnesio (20 mg). Dentro de las vitaminas son importantes los aportes de vitaminas A, B1, B2, B3 y C.

Los higos frescos contienen una sustancia llamada cradina que es un fermento digestivo, que junto a su alto contenido en fibra lo convierten en un alimento que mejora el tránsito intestinal. En resumen, los higos son un alimento con propiedades interesantes para incluir en la dieta de las personas con riesgo cardiovascular, así como las personas con problemas de estreñimiento.

Texto: Daniel de Luis
Fuente: El Norte de Castilla

Los higos, un gran aliado para combatir la osteoporosis

Posted on

Tanto si los comes frescos como secos, en mermelada o en rodajas en una ensalada, los higos son una forma deliciosa de satisfacer tu gusto por lo dulce sin cargarte de azúcares refinados.

Sin embargo, estas frutas no sólo son buenas para el paladar, sino que, según los expertos, tienen otro beneficio importante en la manga: son una gran opción si quieres mejorar la salud de tus huesos.

«Los higos son una fuente sorprendente de calcio y magnesio, nutrientes que fortalecen los huesos. Una porción de unos cuatro higos proporciona 60 miligramos, o el 6% del valor diario (VD), de calcio», dice Holly Klamer, MS, RDN, una nutricionista dietista de Michigan y autora de My Crohn’s and Colitis Team.

«Además de proporcionar estos nutrientes que fortalecen los huesos, una revisión de 2018 sobre los higos sugiere que los higos pueden inhibir la actividad de los osteoclastos, que rompen el hueso», dice Klamer. Como tal, «los higos pueden ser útiles para tratar o prevenir la osteoporosis», añade Klamer.

Además, un solo higo contiene aproximadamente 161 miligramos de potasio, un mineral esencial para la salud de los huesos. Una revisión de 2015 publicada en la revista Osteoporosis International descubrió que el bicarbonato y el citrato de potasio, ambos presentes en muchas frutas y verduras, reducían la excreción de calcio, que puede debilitar los huesos, y la reabsorción ósea, un proceso biológico que puede debilitar o incluso reducir los huesos.

«Nuestro estudio demuestra que estas sales podrían prevenir la osteoporosis, ya que nuestros resultados mostraron una disminución de la resorción ósea», explicó en un comunicado la doctora Helen Lambert, autora principal del estudio de Osteoporosis International y profesora de nutrición en salud pública de la Universidad de Surrey.

Aunque los higos pueden ser una gran adición a su dieta para combatir la osteoporosis, no es el único beneficio que obtendrá de estas sabrosas frutas. Un solo higo contiene también 1,45 gramos de fibra, que puede mejorar la regularidad digestiva y reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

Texto: Sarah Crow
Fuente: Eat This, Not That!
Foto: Anastasiia Balandina/Unsplash

Fabulosos higos: Una fruta antigua y divinamente dulce, un tentempié sano y versátil

Posted on

El mundo antiguo tenía un afecto reverencial por los higos. Se celebran tanto en la Biblia como en los textos islámicos. En Egipto, se ofrecían a los dioses, mientras que los griegos consideraban que los higos eran un regalo suyo.

Hoy en día, los científicos considerarían el higo común, Ficus carica, poco menos que un alimento milagroso. Pero si lo que se busca es una golosina saludable y divinamente dulce, no hay nada mejor.

«No va a ser la solución para nada», dice Christopher Gardner, profesor de medicina de la Universidad de Stanford (California). «Pero creo que es un ingrediente estupendo e infravalorado que podría utilizarse de múltiples maneras. Además son un perfecto snack».

Gardner es un científico de la nutrición del Centro de Investigación de la Prevención de Stanford, pero su experiencia con los higos proviene de su afición. Compra higos secos en su mercado local de agricultores y come aproximadamente una libra a la semana.

También tiene una higuera en su jardín, pero prefiere los secos a los frescos. Puede ser difícil encontrar un higo en su punto de maduración, dice. Una vez recogidos, sólo duran de cinco a siete días, aunque la Junta Asesora de Higos de California dice que pueden refrigerarse y conservarse hasta dos semanas.

En cualquier caso, los higos ofrecen muchas cosas buenas. Un higo crudo tiene unas 37 calorías, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Con él se obtiene alrededor del 2,5% de la cantidad diaria recomendada de potasio, además de magnesio (2%), hierro (1%) y calcio (1%). Seis higos secos, según el USDA, aportan unas 125 calorías y mayores cantidades de magnesio (8 por ciento), potasio (7 por ciento), calcio (6 por ciento) y hierro (6 por ciento). Los higos también tienen vitamina K, que puede alterar la eficacia del medicamento anticoagulante warfarina. Los higos secos también contienen fitoquímicos saludables (nutrientes de origen vegetal) y antioxidantes (sustancias químicas que pueden ayudar a prevenir el daño celular).

Los higos son deliciosamente dulces, y hay una razón para ello: mucho azúcar natural. Seis higos secos tienen unos 24 gramos. Esto se compensa con una cantidad razonable de fibra, según Gardner: unos 5 gramos, o más del 17% del valor diario recomendado. Esa fibra ayuda a ralentizar la absorción de azúcar en el torrente sanguíneo. Los higos secos tienen un índice glucémico de 61 y una carga glucémica de 16, lo que los sitúa en la mitad del pelotón en cuanto a cómo afectan a la glucosa en sangre.

Los higos reales se han utilizado en la medicina tradicional como laxante, y la investigación moderna confirma ese efecto. Otros estudios han analizado los higos para una variedad de usos potenciales. Un extracto de higo redujo la presión arterial en ratas. En otro estudio sobre 10 adultos a los que se les dio una bebida con alto contenido de azúcar, los extractos de higo parecían moderar los niveles de glucosa en sangre.

Tales trabajos podrían ser interesantes, dijo Gardner. Pero hay mejores razones para echar mano de los higos.

Los higos, dice, forman parte de la dieta mediterránea, que es saludable para el corazón. Ya sean secos o frescos, considera que los higos son una forma estupenda de incorporar más vegetales a la dieta, a la vez que se eliminan las opciones menos saludables.

Tiene un tarro de higos secos a mano para cuando necesita un poco de azúcar. Así que si en esos momentos tiene la tentación de coger una chocolatina, los higos pueden ser su salvación.

La conclusión de Gardner es que puede disfrutar de los higos por algunas razones prácticas: Son mejores para usted que muchas otras opciones. Y, añade, «están buenísimos».

Texto: Michael Merschel
Fuente: The Columbian

Figara11 cultivan higos frescos en Malasia y han creado un suplemento prebiótico llamado Gugu Guts para la salud digestiva

Posted on

Cuando encuentras higos frescos en los supermercados lo más probable es que no sean tan dulces como esperabas. Pero, ¿por qué? Según Lawrence y Cheah, cofundadores de Figara11, los higos importados que se venden en los supermercados tienen que ser recogidos de sus árboles antes de madurar. Esto se debe a que los higos completamente maduros son blandos y frágiles, lo que dificulta su exportación. Pero una vez recogidos sin estar maduros, no siguen madurando, lo que da lugar a higos más insípidos y con más semillas.

Figara11 quiere favorecer el acceso de los malayos a los higos frescos y maduros, y presentarlos de una forma nueva. Por ello, han puesto en marcha una granja de higos propia, a pesar de ser un cultivo poco popular en Malasia y sin un modelo de cultivo que se pueda adoptar y aplicar fácilmente.

Figara11 construyó un invernadero a prueba de lluvia para garantizar que los higos recibieran la luz del sol a diario y que sólo se regaran con un sistema de riego.

«El terreno que utilizamos también es propenso a las inundaciones, ya que está situado junto a un río. Para evitar que las inundaciones ocasionales destruyan los higos, se destinó un gran presupuesto a movimientos de tierra para garantizar la prioridad de los terrenos más altos para que crezcan los higos», comentan.

Por el camino, los fundadores también se dieron cuenta de que el suelo natural no era del todo adecuado para los higos, y que algunas partes del terreno, por mucho que se hiciera para cambiar la textura del suelo, simplemente retenían demasiada agua. Sin acceso real a la electricidad y al suministro de agua por parte del gobierno, Lawrence y Cheah recurrieron a la recolección de agua de lluvia y a la energía solar para mantener la granja en funcionamiento. Aprendieron mucho desde el principio, pero también utilizaron los conocimientos disponibles en Internet y la orientación de quienes ya estaban en el sector para producir higos con éxito.

Figara11 también ofrece higos de grado AA y gigantes. Sin embargo, Lawrence y Cheah no se conforman con vender higos frescos. «Hay muchas investigaciones sobre los beneficios de los higos, y la mayoría presume de sus cualidades laxantes para mejorar la digestión», dicen.

El uso de los higos como suplemento prebiótico no es nada nuevo en el extranjero, pero este concepto aún no se ha puesto de moda aquí. Los malayos están más acostumbrados a los suplementos probióticos y a las bebidas como el kéfir y la kombucha. Pero lo que los probióticos necesitan para prosperar son los prebióticos, que vienen en forma de fibras solubles, como las que se encuentran al consumir verduras y frutas.

«Como los malayos aún no conocen la idea de los prebióticos, pensamos que, en lugar de limitarse a vender higos frescos, ¿por qué no presentar los higos como una bebida botánica infundida con muchas otras superfrutas y mejorada con más prebióticos de otras fuentes?» comentan Lawrence y Cheah.

Así que crearon Gugu Guts.

Desde su lanzamiento en septiembre, sus clientes han notado mejoras en la digestión, y los que sufrían de estreñimiento vieron efectos inmediatos tras su uso adecuado. Algunos clientes con eczema relacionado con una mala salud intestinal también compartieron mejoras con el dúo.

Los principales ingredientes de Gugu Guts son los higos frescos, y otras superfrutas como la granada, las bayas de goji, los arándanos y las frambuesas, entre otras. Gugu Guts no contiene azúcar procesado, pero sí el azúcar natural (fructosa) de las frutas, por lo que tuvimos que preguntar si los diabéticos podían consumirlo.

«A los diabéticos les recomendamos que prueben Gugu Guts durante unos días y vean si el nivel de azúcar en la sangre se dispara», nos dicen. «Hasta ahora, no encontramos ningún problema, ya que el consumo diario recomendado es de 4 cucharadas, que no es excesivo».

Prefieren dirigirse a minoristas especializados y a establecimientos específicos de restauración, ya que creen que quienes frecuentan estos lugares pueden apreciar mejor los higos completamente maduros.

En los próximos dos años, Lawrence y Cheah esperan penetrar en el mercado de Singapur. «Cuando hayamos alcanzado nuestro objetivo de exportar nuestros productos al extranjero, entonces sabremos que Figara11 lo ha conseguido».

«Por ahora, seguimos esforzándonos por producir higos de alta calidad y satisfacer la demanda del mercado», dicen. Creen que el mercado es lo suficientemente grande como para que haya más actores, y esperan convertirse algún día en un producto «buatan Malaysia» del que podamos estar orgullosos.

Texto: Sade Dayangku
Image Credit: Figara11
Fuente: Vulcan Post

Los higos podrían ayudar a controlar la diabetes

Posted on

El higo es una fruta de bajo índice glucémico, lo que significa que su azúcar se libera gradualmente al torrente sanguíneo, lo que ayuda a equilibrar la insulina, siendo además fuente de fibras solubles, que reducen el índice glucémico de otros alimentos ingeridos en la misma comida.

 Hay que recordar que la presencia de antioxidantes en los alimentos, y el higo es un buen ejemplo de elo, actúa tanto en la prevención del desarrollo de la diabetes como en la dieta de quienes padecen la enfermedad, ayudando a controlar la glucosa en sangre.

Se trata de una fruta que se adapta a diferentes climas y se planta en varios países, y entre sus principales características destaca su poder antioxidante, a través de flavonoides, como la quercetina y la catequina, y también los ácidos fenólicos, como el ácido gálico. Pero no solo eso, sino que los higos siguen siendo una fuente de vitaminas A, B1, B2, K, E, además de los minerales calcio, hierro, fósforo y potasio.

Las versiones en almíbar o glaseadas tienen una gran cantidad de azúcar, lo que las categoriza como dulces o golosinas, y deben consumirse con mucha moderación y deben evitarse en personas obesas, diabéticas y con síndrome metabólico. Por otra parte, la versión deshidratada y sin azúcar tiene su concentración calórica  en 249 kcal / 100 g, y su índice glucémico en 61, incrementados por el proceso de deshidratación. 

Además, puede incluirse de forma fácil en un hábito de alimentación saludable, con la ventaja de un fácil almacenamiento y transporte. El higo es un fruto tan antiguo que fue descrito en la Santa Biblia, cuando dice que Adán se vistió de hojas de higuera, cuando se dio cuenta de que estaba desnudo.

Destaca el hecho de que no es difícil incluirla en la dieta, ya que su cosecha se extiende de enero a abril, encontrándose fácilmente en ferias y supermercados por un precio asequible. Entre los beneficios que se encuentran en esta fruta destacan:

Ayuda con la pérdida de peso

Por ser una fruta baja en calorías, unas 70 kcal en 100 gramos, de bajo índice glucémico y fuente de compuestos bioactivos (con actividad antioxidante y antiinflamatoria) en la pulpa y piel, es una gran opción tanto para postre como para snacks, lo que se debe a que las fibras presentes en el alimento garantizan la saciedad por más tiempo y evitan el deseo de alimentos muy calóricos.

Protege el corazón

La inclusión de higos en la dieta puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares debido a la presencia de fibras solubles. Reducen la absorción de grasas y ayudan a eliminar el LDL o colesterol “malo” del torrente sanguíneo.

Controla la presión arterial

Esta fruta tiene acción diurética gracias a la alta concentración de potasio y la baja concentración de sodio, lo que ayuda en el control de los niveles de presión arterial. 

Ayuda a reducir el riesgo de cáncer

El alto nivel de antioxidantes flavonoides luteolina tiene una acción antiinflamatoria, es decir, ayuda a combatir los radicales libres, pudiendo prevenir los tumores. La presencia de fibras solubles también tiene impactos positivos en la microbiota, reduciendo el riesgo de cáncer de intestino y ayudando en el tratamiento del cáncer de piel. Es necesario recordar que cuanto más púrpura es la fruta, mayor es la concentración de estos antioxidantes.

Ayuda en el estreñimiento

Las semillas de la pulpa del higo tienen una acción diurética y laxante, que ayudan en el buen funcionamiento del intestino y eliminan las toxinas del organismo. Aunque es necesario recordar que la ingesta adecuada de agua también es muy importante.

Previene el envejecimiento prematuro de la piel

Los higos son ricos en nutrientes importantes, como la vitaminas C y el complejo B, así como en minerales esenciales para mantener la salud de la piel. Esta fruta también contiene carotenoides y polifenoles con efectos protectores contra el envejecimiento prematuro.

Mantiene la salud de los huesos

La vitamina K actúa sobre el metabolismo de la osteocalcina, un componente óseo importante que contribuye a la prevención de fracturas.

Fuente: Infodiabético

Fruta deshidratada, alternativa saludable a los dulces ultraprocesados

Posted on

Alternativa sana como snack, su consumo se ha puesto de moda durante el confinamiento

higos secos

Los dátiles, los higos secos y las uvas pasas son las frutas secas más antiguas que se conocen

El consumo de frutas deshidratada está de moda. Su uso se ha extendido especialmente durante el confinamiento, ya no sólo se consumen puntualmente como topping de ensaladas, sino que muchas personas las usan como snack deportivo o como sustituto de la fruta fresca.

Junto a los frutos secos, la fruta deshidratada tiene grandes beneficios para la salud gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias o a su alto contenido en fibra y fenoles, entre otros, que previene de enfermedades cardiovasculares, enfermedades crónicas o cáncer. Todas estas bondades, además de su capacidad saciante, convierten este producto en una alternativa sana como tentempié frente a los dulces ultraprocesados cuya ingesta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), está relacionada con un impacto negativo sobre el peso y la salud, debido a su alto nivel de azúcares simples y su baja densidad nutricional.

Los azúcares que encontramos en las frutas deshidratadas están en ellas de manera natural y tienen vitaminas, minerales o fibra. En cambio, si nos fijamos en los dulces ultra procesados su azúcar es añadido, lo que no tiene ningún nutriente de interés y aporta “calorías vacías” que inyectan glucosa al torrente sanguíneo elevando el riesgo de sufrir enfermedades como la obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

La deshidratación viene realizándose desde tiempos antiguos con el fin de conservar los productos. Tradicionalmente este proceso se basaba en dejar la fruta fresca en secaderos al sol. Aunque es una práctica que aún se realiza en algunas regiones españolas, lo habitual es que el proceso se realice mediante túneles de aire caliente para controlar la humedad y disminuir el riesgo de contaminación durante el secado.

Malen Dobarro, responsable de I+D+i de Calconut, empresa líder en el sector de los frutos secos y fruta deshidratada como orejones de albaricoque, higos secos o uvas pasas, destaca que “en el proceso de secado se evapora el agua exterior de la fruta y el interior migra por capilaridad hacia el exterior, alargando la vida útil del alimento, reduciendo su tamaño y peso”. Si bien todas las frutas pueden someterse a este proceso, según Dobarro “el albaricoque, la uva o el higo quedan muy bien, en comparación con otras más fibrosas como las naranjas o las mandarinas”.

Mitos y realidades en torno a las frutas deshidratadas

Las frutas deshidratadas tienen menos calidad que las naturales”: esta creencia es falsa, ya que numerosos estudios científicos han demostrado que la calidad no se pierde al deshidratar la fruta.

“Se conservan mejor que las naturales”: al contrario que la fruta en su estado natural, la deshidratada aguanta hasta varios meses en condiciones óptimas de almacenamiento gracias a su ausencia de agua.

La fruta deshidratada engorda más”: la deshidratación se hace eliminando parte del agua de la fruta, por lo que las calorías de cada pieza de fruta no se alteran, concluyendo que esta acusación es falsa. Lo que puede llevar a esta confusión es que el mismo peso de fruta deshidratada que de fruta en su estado natural tiene más calorías porque son muchas más piezas de fruta las que se necesitan para hacer una equivalencia en peso. Por ello, se recomienda consumir la misma cantidad de fruta desecada que la que se debe tomar en su versión fresca.

No son buenas para los niños”: esta idea es falsa ya que los azúcares presentes en las frutas deshidratadas son azúcares naturales y aportan muchos nutrientes.

Las frutas deshidratadas tienen un bajo índice glucémico”: verdadero. Según la INC (International Nut & Dried Fruit Council), su bajo índice glucémico hace que sean una excelente opción dulce para los diabéticos, ya que mejoran el control de la glucosa en sangre y ayuda a reducir el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2.

Fuente: Diario Alicante