cultivo y técnicas

Proyecto para adaptar el cultivo de la higuera al clima semidesértico de Baja California Sur

Posted on

higuera

Un grupo de investigadores adscritos al Departamento Académico de Agronomía de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, México, un proyecto para adaptar especies frutales de bajo requerimiento hídrico en zonas áridas. Actualmente, trabajan en el cultivo de la higuera como parte de la primera fase del proyecto.

El cultivo comercial de la higuera se restringe a lugares con climas mediterráneos, cálidos y templados, con veranos secos y lluvias poco abundantes en otoño. No obstante, el proyecto pretende adaptar este tipo de cultivo al clima semidesértico-seco, como el que prevalece en la ciudad de La Paz, en la Baja California Sur, México.

Los investigadores mantienen parcelas piloto dentro del campo agrícola experimental de la UABCS, donde están sembradas 760 plantas con tres variedades de higos: White Kadota, Black Mission y Brown Turkey.

La primera variedad es un higo blanco que es cultivada por productores del poblado de Vizcaíno. La segunda, Black Mission, pertenece a una variedad de higo negro que fue traída por los expedicionarios españoles en su paso por la península de Baja California. La tercera es también un higo negro que se encuentra entre las variedades más populares de este fruto.

bajacaliforniasur

El profesor-investigador del Departamento Académico de Agronomía e integrante del proyecto, Gregorio Lucero Vega, indicó que “para lograr la adaptación de las plantas, el proyecto de investigación toma en cuenta factores como la distancia entre los ejemplares, el riego y la poda. Hay que tener mucho cuidado con el riego en esta zona, porque el estrés hace que la higuera pierda frutos y hojas. Para evitarlo, ponemos mucha atención a la cantidad de agua que tiene el suelo y medimos la humedad con tensiómetros para hacer un riego de precisión”.

Por otro lado, Lucero Vega señala que los resultados arrojados hasta el momento son muy positivos, pues las higueras comienzan a producir en un periodo de cuatro a seis meses de haber sido plantados, cosa que ocurre al año y medio en otros climas.

“Creemos que estos magníficos resultados son producto de la disponibilidad de energía que hay en la zona. Tenemos radiación solar constante y una planta bien nutrida, lo cual ayuda a que las higueras produzcan hasta un higo en cada hoja”.

Finalmente, el investigador asegura que, aunque en teoría, no es recomendable establecer higueras en esta latitud, el apropiado manejo que se les ha dado a las plantaciones y las nuevas variedades introducidas, han permitido producir eficientemente este tipo de frutos.

Esta iniciativa también pretende incrementar la productividad del agua en las zonas áridas de Baja California Sur, bajo la premisa de seleccionar cultivos de bajo requerimiento hídrico.

Vía: Peninsular Digital

Anuncio publicitario

Las higueras de Formentera llevan muletas

Posted on

higuera_formentera

Más allá del mar omnipresente y de las paradisíacas playas, el paisaje de la pequeña isla balear de Formentera se ve punteado en su interior por las verdes copas de unos árboles centenarios que, de manera ordenada, expanden sus ramas horizontalmente. Son las mediterráneas higueras, legendario árbol frutal que aún pervive en un prodigio de equilibrio entre la intervención humana y la adaptación al medio natural.

Este equilibrio y esta intervención se ponen de manifiesto en la tradicional manera de apuntalar las ramas de las higueras. El hombre, a través de los siglos, las ha llegado a modelar mediante un básico, pero efectivo, sistema de estalons -horquillas o puntales- que, a manera de muletas, sirven para sostener y extender las ramas. Así se propicia un crecimiento horizontal en lugar de vertical.

De esta manera, las higueras generan grandes y necesarios espacios de sombra durante el abrasador verano, el árbol se mantiene más protegido del viento del norte, la altura de las ramas facilita la recolección de los higos y, al mismo tiempo, se evita que el ganado -especialmente cabras y ovejas- los alcancen para comérselos.

higuera_estalons

Todavía es posible contemplar estas higueras humanizadas en Formentera.  A la altura del km. 9 de la carretera que une La Savina y La Mola se pueden observar algunos ejemplares realmente espectaculares. En la zona entre Es Caló de Sant Agustí y Sant Ferran también abundan. Algunas de estas higueras están catalogadas como árboles singulares de las Islas Baleares en el Llibre Blanc de Protecció d’Espècies del Govern de les Illes Balears.

Esta manera de apuntalar higueras -se cuenta que algunas de ellas llegaron a estar sujetas por más de 2000 estalons-, ha dado lugar a sorprendentes formas arbóreas que recuerdan a algunos cuadros y visiones de Salvador Dalí.

Sleep by Salvador Dali

Fotos: Cristina Amanda Tur (Territorio Ibiza)

El V Simposio Internacional sobre el Higo se celebrará a finales de agosto en Nápoles

Posted on

symposium

El próximo 31 de agosto se inaugurará el V Simposio Internacional sobre el Higo en el Salón de Conferencias de la Universidad de Nápoles “Federico II”. Este Simposio, que alcanza su quinta edición, está organizado por los Departamentos de Ciencias Agrarias de las universidades italianas de Nápoles «Federico II» y de Palermo, bajo los auspicios de la Sociedad Internacional de Ciencias Hortícolas (ISHS).

La Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas, en sus últimos datos registrados (FAO 2012), estima que el cultivo de la higuera se extiende a los largo de 380.000 hectáreas, que producen más de un millón de toneladas por año.

Es un cultivo ampliamente extendido en toda la región mediterránea, que se adapta bien a la sequía y las altas temperaturas. Turquía produce alrededor del 26% de los higos del mundo y, sumados a la producción de Egipto, Argelia, Marruecos, Irán y Siria, estos seis principales países productores representan casi el 70% de la producción anual del mundo. El sur de Italia produce más de 1.400 toneladas de higos secos.

En este simposio internacional se darán a conocer los más recientes descubrimientos científicos y técnicos en torno a los higos y su cultivo. Los principales temas a tratar serán:

-Biodiversidad y Recursos Genéticos
-Genómica
-Biología del Árbol y Ecofisiología
-El Sistema de Simbiosis por Caprificación
-Propagación Vegetal y Organización del Vivero
– Sistemas de Plantación y Gestión de la Huerta
-Control de Enfermedades y Plagas
-La Calidad del Fruto y Tecnologías Post-Cosecha
-Uso Industrial y Farmacológico de los Higos
-Marketing

El programa incluirá conferencias a cargo de especialistas invitados en cada una de las sesiones de cubiertas, así como diversas presentaciones.

También se realizará una visita técnica a Cilento, Campania, gracias a la Denominación Origen Protegida «Fico Bianco del Cilento», así como a las industrias de elaboración tradicionales pertenecientes.

Finalizado el simposio, ya en los días 4 y 5 de septiembre, se organizará una visita a la provincia de Cosenza, Calabria, para conocer sobre el terreno la zona de la Denominación Origen Protegida «Fichi di Cosenza».

Organiza:
Departamento di Agraria, Universidad de Nápoles «Federico II»
Departamento de Ciencias Agrícolas y Forestales, Universidad de Palermo

Más información: http://www.soishs.org/fig/

Contacto: Secretaría del Simposio figsymposium2015@soishs.org

Manejo del higo fresco en la postcosecha

Posted on

Fig-Recipes-7743

M.C. Elia Trejo Trejo
Profesora del Programa Educativo de Tecnología de Alimentos
Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital, México

La postcosecha hace referencia tanto al conocimiento de los principios básicos que regulan el comportamiento del producto cosechado, como a la tecnología de manejo necesaria para su adecuada conservación en el estado más natural. El objetivo fundamental es el mantenimiento de la integridad física y la calidad del producto fresco.

El higo fresco, como todas las frutas y hortalizas, es un ser vivo que, incluso después de ser cosechado, continúa realizando funciones fisiológicas, como respiración, transpiración, fotosíntesis y liberación de etileno. Durante el período posterior a la cosecha es necesario controlar estos procesos para garantizar una mayor vida de anaquel.

Las técnicas que permiten controlar y/o retrasar los procesos fisiológicos van desde la refrigeración, al uso de películas plásticas, o envases adecuados, pasando por el control de la humedad relativa, la creación de atmósferas controladas y modificadas y absorbedoras de etileno, así como por el de control de enfermedades, plagas y otras fisiopatías.

Hoy día es fundamental no solo lograr productos de calidad, sino que éstos tengan además una larga duración en el mercado, y puedan ser transportados a grandes distancias.

cajas

Para el caso particular del higo, se pueden aplicar diversas técnicas de conservación postcosecha:

Efectos del Etileno: Los higos son levemente sensibles al efecto del etileno en la aceleración del ablandamiento y en el agravamiento de las pudriciones, especialmente si se mantienen a temperaturas iguales o mayores a 5º C (41ºF).

Empaque: El higo es un fruto muy sensible a los daños mecánicos, por lo que resulta inevitable un empaquetaje en cajas de cartón o plástico.

Efectos de Atmósferas Controladas (AC): Combinaciones de 5-10% oxígeno y 15-20% dióxido de carbono en atmósferas controladas son efectivas para controlar las pudriciones, mantener la firmeza y reducir las tasas de respiración y de producción de etileno.

pack

El uso inadecuado de las técnicas postcosecha puede propiciar no solo daños físicos. Si las atmósferas controladas no son las adecuadas, puede producirse la pérdida del sabor característico del fruto. El higo desarrolla sabores indeseables al exponerse a menos de 2% de oxígeno y/o a más de 25% de dióxido de carbono, debido a su metabolismo fermentativo.

También se debe hacer un control adecuado de las condiciones de temperatura y humedad durante la postcosecha, de lo contrario se favorecen las condiciones para la presencia diversas enfermedades, como pudrición por alternaria: (Alternaria tenuis), pudrición del moho negro (Aspergillus niger), endosepsis o pudrición blanda (Fusarium moniliforms), entre otras.

La calidad de un producto hortofrutícola se inicia en campo, pero es vital conservarla durante la cosecha y postcosecha.