mediterráneo

FIGGEN, un proyecto de investigación para la valorización y la producción sostenible de higos en el Mediterráneo

Posted on

higos

Financiado con un millón de euros, está coordinado por la Universidad de Pisa y agrupa a investigadores de Italia, España, Túnez y Turquía

Aumentar la variabilidad natural de la higuera, un fruto antiguo para la agricultura mediterránea sostenible. Este es el objetivo del proyecto de investigación “FIGGEN” dirigido por el profesor Tommaso Giordani, profesor del Departamento de Ciencias Agrícolas, Alimentarias y Agroambientales de la Universidad de Pisa que, junto con un equipo de investigadores de Italia, España, Túnez y Turquía, logró ganar, tras una selección muy dura entre miles de equipos de investigación internacionales de 19 países, un millón de euros en la categoría de Sistema Agrícola de la Convocatoria PRIMA 2019, el Programa para la innovación en el sector hídrico y agroalimentario en el área del Mediterráneo dirigido durante tres años por el profesor y economista Angelo Riccaboni, antiguo rector de la Universidad de Siena.

“El cambio climático está teniendo un impacto dramático en la región mediterránea y se necesitan soluciones para adaptar las prácticas de los sistemas agrícolas al aumento de la temperatura, la sequía y la salinidad del suelo -explica Giordani- La adopción de sistemas agrícolas mixtos como la agrosilvicultura puede contrarrestar la pérdida de la agrobiodiversidad y la reducción de la fertilidad del suelo”.

La higuera (Ficus carica L.) tiene un gran potencial de expansión gracias a las valiosas cualidades nutricionales, energéticas y nutracéuticas de sus frutos, y al creciente interés por los metabolitos secundarios producidos en los frutos, las hojas y el látex, combinado con la capacidad de adaptarse a entornos secos, calcáreos y salinos, lo que hace que esta especie sea extremadamente interesante para la producción sostenible en la región del Mediterráneo, también en relación con el cambio climático.

En los próximos 36 meses el equipo de investigadores dirigido por Giordani, con la participación de agricultores, productores y distribuidores con experiencia y conocimientos multidisciplinarios, está planificando la introducción en los sistemas agrícolas de cultivos de higos más adecuados para los tipos de medio ambiente que se producirán como consecuencia del cambio climático y que permitirán la producción sostenible de higos en el futuro.

“Uno de los objetivos es lograr sistemas agrícolas basados en la biodiversidad, más resistentes a las incertidumbres climáticas y más sostenibles. Esto tendrá efectos beneficiosos en el mantenimiento de los recursos naturales (especialmente en lo que respecta a la biodiversidad sobre y bajo tierra), en la conservación del suelo y el agua, en la mejora de los suelos en las zonas marginales, y por lo tanto asegurará la prestación de mejores servicios de los ecosistemas” – dice Giordani. “Todo ello repercutirá tanto en el bienestar y los ingresos de los agricultores, como en el agroecosistema y en la producción de frutos de esta especie, permitiendo invertir la tendencia a la baja de la producción de higos registrada en los últimos años en la zona del Mediterráneo”.

Desde hace algunos años, el grupo de fitogenética y genómica del Departamento de Ciencias Agrícolas, Alimentarias y Agroambientales de la Universidad de Pisa estudia las características del genoma de la higuera, que ha secuenciado recientemente, y cómo esta especie, muy extendida en la zona del Mediterráneo, es capaz de soportar condiciones climáticas adversas como la sequía y la salinidad.

El proyecto FIGGEN incluye también dos socios españoles, el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas, representado por el Prof. Iñaki Hormaza, jefe del Departamento de Cultivos Frutales Subtropicales y del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura, representado por la Dra. Margarita López-Corrales, coordinadora del banco de germoplasma de higos de Extremadura y responsable del centro de análisis y registro de variedades comerciales de higos a nivel nacional y comunitario.

En el proyecto participan también dos asociados de la ribera meridional del Mediterráneo: la Facultad de Ciencias de la Universidad de Túnez El Manar (Túnez), representada por el profesor Amel Hannachi, Director del “Equipo de recursos genéticos de frutas del laboratorio de genética, inmunología y biotecnología”, y el Departamento de Horticultura de la Universidad de Çukorova (Turquía), representado por el profesor Ayzin Küden.

En cuanto a los impactos previstos en 3 años al final del proyecto, Giordani añade: “FIGGEN tendrá un impacto en la mejora y conservación de la biodiversidad, ya que se analizarán 300 genotipos de germoplasma de higos de la región mediterránea, incluyendo cultivares descuidados o poco utilizados. La identificación y caracterización de los genotipos más adecuados a las difíciles condiciones ambientales dictadas por el cambio climático contribuirá al mejoramiento genético de esta especie para una producción cada vez más sostenible de higos en el futuro”.

Fuente: Università di Pisa
Traducción realizada con la versión gratuita del traductor http://www.DeepL.com/Translator