Higos de Calabria: Un regalo de Navidad

Posted on

Calabrian-baked-figs

Recién cogido del árbol, o secado al sol u horneado, o también relleno, el higo es un fruto clásico, de la más lejana antigüedad. El higo ha estado presente desde el Jardín del Edén hasta las mesas de los banquetes de los romanos y los pudines navideños de la Inglaterra de los años 50. Es muy probable que los griegos introdujeran esta noble fruta en el sur de Italia, donde se convirtió rápidamente en un alimento básico. En la punta de la península, los higos de Calabria son un clásico ineludible en las fiestas navideñas.

Algunos datos
La higuera, una de las primeras plantas cultivadas por el hombre, es anterior al trigo y a las legumbres. Adán y Eva se cubrieron con hojas de higuera después de comer el fruto prohibido, que en algunas interpretaciones es un higo, no una manzana. Se ha dicho que Rómulo y Remo fueron amamantados por la loba bajo la sombra de una higuera. Aristóteles estudió la planta, y Platón era un glotón de la fruta seca. Plinio sostenía que comer higos fortalecía a los jóvenes, era bueno para la salud de los ancianos y disminuía las arrugas.

Junto con la aceituna y la uva, el higo era una planta sagrada para los romanos. Y Ovidio relató que era tradicional dar higos y miel a los parientes y amigos al comienzo del invierno para desearles lo mejor para el año nuevo.

Sorprendentemente, por la importancia simbólica del higo, Italia no se encuentra entre los diez primeros países del mundo en cuanto a cantidad producida. Por supuesto, la calidad es otra historia. Mientras que el higo está presente en toda Italia, la producción comercial se encuentra principalmente en Puglia, Campania, Calabria y Sicilia.

 

Higos de Cosenza
En Calabria, los Fichi di Cosenza o Higos de Cosenza han sido designados oficialmente con la Denominazione di Origine Protetta (DOP). La Unión Europea asigna a esta Denominación de Origen Protegida (DOP) para garantizar y proteger los productos de alta calidad de una zona específica, en este caso la provincia de Cosenza.

El tipo de higo se conoce como Dottato, y destaca por la excelencia del fruto, sobre todo en forma seca, y su transformación en delicias gastronómicas. El higo calabrés se caracteriza por una pulpa rica y dulce con pequeñas semillas. La provincia de Cosenza produce 800 toneladas de higos secos al año, la mayor cantidad de Italia.

Fratelli-Marano

Fratelli Marano en Amantea
Entrar en la tienda de los “Hermanos Marano” en Via Garibaldi en Amantea es como sumergirse en el paraíso de los higos. Elegantes cajas, bolsas y cestas de regalo alineadas en las estanterías. El intenso aroma de la fruta emanaba del propio edificio y de sus trastiendas donde se manipula la fruta.

Fratelli Marano comenzó en 1930 con dos hermanos, Bartolomeo y Costantino, cuyos respectivos hijos Rino y Silvio continuaron la operación. Y hoy, Rino junto con sus tres hijos, Bartolomeo Davide, Daniele y Paulo, forman los fratelli de la empresa.

Hecho a mano
Las palabras tradizionale y fatto a mano se usan mucho hoy en día para describir los productos italianos. Al entrar en las salas situadas detrás de la tienda de Fratelli Marano se puede apreciar lo tradicional y artesanal que es la especialidad de los higos calabreses.

Antes de que los higos llegaran al obrador, fueron cosechados de los árboles de las laderas de las colinas de la provincia de Cosenza y secados al sol a la manera de los antiguos, en camas de celosía de caña entrelazada. El proceso de secado de los higos calabreses puede durar cinco, seis o incluso siete días, y durante todo ese tiempo se voltean y controlan los frutos, que también se toman en el interior por las tardes según las condiciones atmosféricas.

En la trastienda de los Fratelli Marano, montones de higos secos, blanqueados por el sol de Calabria, esperan pacientemente en los contenedores y en las mesas de trabajo mientras las mujeres locales los llenan con la receta particular del día. En mi visita, preparaban higos individuales rellenos de almendras o nueces y cáscara de naranja confitada, colocando los ingredientes en los higos partidos por la mitad y luego presionándolos con las manos.

La cocción se hace en una habitación adyacente. Los higos se cocinan en un horno lento de unos 130 grados centígrados (266 Fahrenheit) durante una hora y luego se enfrían en las parrillas.

Los últimos pasos se realizan en la sala de envasado y, en el caso de recubrimientos simples, los higos se mezclan suavemente con azúcar, canela u otros condimentos, se pesan y se colocan en cajas junto con un diseño del casco antiguo de Amantea y las ruinas del castillo en lo alto de la colina que hay detrás. Los higos rellenos se llaman bocconcini o bocadillos, un pequeño y sustancial manjar.

Higos de Calabria
¿Qué es mejor que uno o dos higos? ¿Tres? Tal vez, pero una configuración popular para los higos de Calabria es la crocetta de cuatro higos o cruz. Dos higos partidos se cruzan con la cara abierta, las nueces y los cítricos se colocan en la parte superior, luego se cubren con otros dos higos divididos, se hornean y se terminan con azúcar, canela e incluso un poco de laurel para ese sabor del viejo mundo formulado por los hermanos Marano hace tres generaciones. Las crocette calabresi o crocette di fichi calabresi son un buen ejemplo de la riqueza de los manjares de Calabria. Estas especialidades características y sus múltiples variaciones se han transmitido en el seno de las familias calabresas.

Las empresas comerciales también producen los tradicionales higos no rellenos, horneados y envasados de muchas formas. Los Fratelli Marano los apilan en ramas de mirto y los terminan con una esencia de canela. Cuando se alternan los lados delgados y anchos de la fruta, los higos aparecen como trenzados y se llaman trecce en italiano. Las configuraciones circulares se llaman coroncine o coronas. El pallone di fichi o bola de higos es una receta antigua con una preparación bastante interesante en la que los higos se hierven inicialmente, creando un refinado jarabe de higo. La fruta se seca al sol y se mezcla con nueces, cáscara de naranja, canela y el jarabe de higo. Luego, varios son prensados juntos en una bola, envueltos en hojas de higos frescos y atados con hilo de rafia, para ser abiertos y disfrutados como un dulce o servidos con vino, licor y queso fino.

Crocette

Para paladares de hoy
Junto a las ofertas de estilo antiguo, Fratelli Marano y otros productores de higos de Calabria elaboran toda una serie de productos de higos especiales, como los mojados en diversos tipos de chocolate o rellenos de cremas con sabor a nueces, café y alcohol. Por supuesto, los calabreses también incorporan en sus recetas el pepperoncino, el regaliz y la bergamota locales.

Para mantener la viabilidad de la empresa, los Fratelli Marano han puesto en práctica durante todo el año su know-how en materia de chocolate y repostería, desde las frutas confitadas bañadas en chocolate, hasta los chocolates especiales, los huevos de Pascua, los panettoni (panes de Navidad), los colombe (panes de Pascua en forma de paloma) y la clásica pitta ‘mpigliata calabresa, una pasta en capas rellena de grosellas, nueces y miel. Y para Navidad, también hay una especialidad de panettone con higos.

Un regalo de Navidad
La conservación de los higos para disfrutarlos en los meses más fríos se ha venido realizando desde hace miles de años, y el fruto seco también ha servido como un excelente endulzante natural para las recetas. ¿Qué mejor manera de celebrar las fiestas que con esta preciada fruta? En Calabria, los higos son obligatorios en las mesas navideñas, sobre todo los rellenos de frutos secos.

Otra delicia navideña calabresa es el petrali, una galleta en forma de media luna rellena de una mezcla de higos secos, nueces, almendras y cáscara de naranja, todo ello empapado en vino cocido y café. Y como se evidencia en un villancico inglés favorito, el higo incluso aparecía en las mesas navideñas medievales en el norte de Europa, no sea que olvidemos, “¡Oh, tráiganos un poco de pudín de higo!

A pesar de su sabor increíblemente dulce, los higos no son tan calóricos como se podría pensar y tienen muchas menos calorías que las uvas, por ejemplo. Cada higo es un impulso energético natural sin gluten, rico en vitaminas y con toneladas de fibra.

Fuente: Calabria, the other Italy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s