jabones

¿A qué huelen las habitaciones del hotel Atrio?

Posted on Actualizado enn

ATRIO

Aunar una de las mejores cocinas de nuestro país, tal vez la mejor bodega, la más alta exclusividad de un Relais & Châteaux y su ubicación en el corazón de una de las ciudades más bellas del mundo, convierten a Atrio en un prodigio inesperado para los viajeros más sibaritas.

El hotel, situado en la parte antigua de Cáceres, dispone de catorce habitaciones, nueve dobles y cinco suites. Los precios -las habitaciones están entre los 250 y los 390 euros la noche, y las suites entre los 410 y los 700 euros- aunque hacen honor a las estancias y al entorno, solo están al alcance de muy pocos.

En ellas nos encontramos una bañera gigante, cama king size con colchón de lujo, pantalla Apple con televisión y ordenador integrados, y luz, mucha luz y una luminosidad cambiante. No falta de nada para una estancia perfecta.

Estos hoteles cuidan siempre hasta el más mínimo detalle. Saben que también es fundamental su olor: el aroma del hotel está en relación con su caché. Y deben transmitir con él, tranquilidad, relajación y calidad.

En los hoteles de lujo, las amenities y toiletries constituyen todo un mundo de fragancias que le dan personalidad a la estancia del cliente, que terminará asociando esos olores y texturas con ese viaje y esa estancia. Es un valor de marca.

Así, Le Bristol en París, tiene en sus baños la línea Hermès; el Ritz de Madrid se ha aliado con Acqua di Parma en las Suites de Lujo, Real y Presidencial y con Penthaligon’s en el resto de habitaciones; en los hoteles de la cadenaMandarin Oriental el olor varía según el país en donde se hallen, pero existe una política común en la zona de spa y tratamientos, dominando las fragancias basadas en los cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua…

En el caso de Atrio de Relais & Châteaux, en Cáceres, sus dueños han decidido decantarse por amenities cuyo aroma puede mimetizarse con elementos del entorno, y ha elegido el olor a higos frescos. Sus jabones están elaborados de la manera más natural con higos extremeños.

El viajero asociará ese olor fresco y vegetal con la estancia -durante unos días- en el paraíso de unas habitaciones luminosas, unos platos fascinantes y una ciudad de ensueño.

Anuncios