canadá

Canadá, nuevo mercado emergente para los higos negros

Posted on

higos n.

La cosecha de higos negros de Bursa está a punto terminar, si no lo ha hecho ya. La temporada ha sido buena para la empresa turca Alanar, que se está expandiendo a nuevos territorios y está viendo crecer la popularidad de los higos.

Hace unos tres años, los higos eran relativamente desconocidos para ciertos países, pero eso ha cambiado en los últimos años. “Hace unos años, algunos mercados no habían escuchado sobre los higos, pero estamos viendo un aumento en la popularidad de los higos negros en Canadá y el Lejano Oriente en Asia. Europa sigue siendo nuestro mercado más fuerte, pero nos estamos esforzando para asegurar que los higos se hagan aún más populares en lugares como Canadá y Singapur. Ya estamos viendo una mayor conciencia de los productos en esas zonas y esperamos que aumente a medida que cumplamos nuestros nuevos planes de marketing”, explica Yigit Gokyigit, gerente de marketing y ventas de Alanar.

El uso del transporte aéreo ha hecho posibles los nuevos territorios para Alanar, pero Europa sigue siendo su gran mercado en lo que respecta a los higos: “Los estamos exportando al Reino Unido, Alemania y Suiza. Apenas hay países en Europa que no los soliciten. Afortunadamente hemos producido bastante más esta temporada, así que no tenemos problemas para satisfacer la demanda en este momento”, continúa Yigit.

La fruta ha tenido suerte, y el mal tiempo ha dañado poco la producción. “Hemos tenido más pérdidas por lluvia en temporadas anteriores. Este año, por supuesto, hemos tenido algunas pérdidas, pero no podemos quejarnos. Nunca vendemos higos dañados, por lo que los consumidores nunca comprarán ningún producto en malas condiciones. Para nosotros, como exportador, que se hayan dañado menos productos significa que hemos logrado vender incluso más higos de alta calidad con mejores precios, ya que la fruta se ha vuelto más popular en los nuevos mercados”.

Fuente: Fresh Plaza

Anuncios

Cada vez más productos alimentarios incorporan higos a su composición

Posted on

figs-cake

Los higos, gracias a su sabor y su alto contenido en fibra, aparecen cada vez más en docenas de nuevos productos alimentarios, desde mermeladas, chutneys, chocolates o barras de cereales, hasta vinagres balsámicos y quesos de cabra.

Al igual que las ciruelas pasas, los higos son altos en fibra, calcio y potasio y ayudan a la digestión. Además, son bajos en colesterol y sin grasa.

“Son fantásticos en términos de fibra. Tomar entre tres y cinco higos secos o frescos aporta cinco gramos de fibra. Lo que es único en su fibra es la mezcla de fibra insoluble y fibra soluble”, dice Christy Brissette, dietista y presidente de 80 Twenty Nutrition.

La fibra insoluble, que se encuentra en el salvado de trigo, granos enteros y algunas verduras, ayuda a promover la regularidad y un sistema digestivo saludable. Mientras, la fibra soluble ayuda a bajar los niveles de colesterol y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Este tipo de fibra se encuentra en la avena, cebada, naranjas, frijoles secos y lentejas.

En una “competición” de fibra, los higos ganarían a las ciruelas y uvas pasas.

Comer 125 ml de higos secos proporciona 120 miligramos de calcio. Una porción de tres higos grandes producirá un poco más de potasio que un plátano. El aumento de la cantidad de potasio en la dieta contrarresta los efectos del sodio, ayudando a reducir la presión arterial, dice Brissette.

Casi el 50 por ciento de la cosecha fresca de California se exporta a Canadá. Frescos están disponibles de mayo a diciembre, mientras que los higos secos están en tiendas durante todo el año.

Algunos de los tipos más comunes enviados a Canadá incluyen Black Mission – la variedad más vieja plantada en California por los misioneros españoles en el 1600s – así como Calimyrna, de Kadota y de Sierra.

Pequeñas cantidades de una nueva variedad fresca llamada Tiger -de rayas amarillas y verdes con un interior rojo- fueron exportadas a Canadá el año pasado.

Texto: Lois Abraham, The Canadian Press
Fuente: Flamborough Review