Los ricos cultivaban aceitunas e higos en Israel hace 7.000 años

Posted on

Restos de un hogar de 7000 años de antigüedad en Tel Zaf. Foto del Prof. Yosef Garfinkel

Un equipo de investigadores identifica los primeros frutales cultivados a partir del carbón encontrado en antiguas chimeneas

Los investigadores han identificado algunos de los primeros ejemplos del mundo de nuestros antepasados cultivando fruta: restos de un olivo y una higuera de 7.000 años de antigüedad.

Dicen que deben haber sido plantados deliberadamente porque ninguno de los dos árboles crece de forma natural en el valle del Jordán, al sur de Israel.

El equipo de investigación, de la Universidad de Tel Aviv y la Universidad Hebrea, encontró restos de carbón vegetal en el valle, en Tel Zaf, un pueblo grande y rico del Calcolítico o la Edad del Cobre. Posteriormente se analizaron en el laboratorio.

Las aceitunas y los higos se consideraban frutos de lujo en aquella época, y sus habitantes hacían todo lo posible por cultivarlos.

“Los olivos crecen en estado salvaje en la tierra de Israel, pero no crecen en el valle del Jordán”, dijo Dafna Langgut, directora del Laboratorio de Arqueobotánica y Ambientes Antiguos de la Universidad de Tel Aviv, que dirigió el estudio.

“Esto significa que alguien las llevó allí intencionadamente, es decir, que se llevó los conocimientos y la propia planta a un lugar que está fuera de su hábitat natural. En arqueobotánica, esto se considera una prueba indiscutible de domesticación, lo que significa que tenemos aquí la evidencia más temprana de la domesticación del olivo en cualquier parte del mundo”.

Los científicos pueden identificar los restos de árboles y plantas al microscopio a partir de su estructura anatómica, incluso si se han quemado hasta convertirse en carbón. La madera era el material preferido en el mundo antiguo para la construcción, la fabricación de herramientas y muebles, y como fuente de energía.

Por ello, el análisis de los restos de una chimenea nos dice mucho sobre los tipos de árboles que crecían en el entorno natural de la época y, en este caso, sobre el momento en que los humanos empezaron a cultivar árboles frutales.

Los restos de árboles utilizados en el estudio fueron recogidos por el profesor Yosef Garfinkel, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea, que dirigió la excavación en Tel Zaf. Los resultados se publicaron en la revista Scientific Reports.

“Dado que las arboledas de árboles frutales requieren una inversión inicial sustancial y luego viven durante mucho tiempo, tienen un gran significado económico y social en términos de propiedad de la tierra y de legado a las generaciones futuras, procedimientos que sugieren los inicios de una sociedad compleja”, dijo Langgut.

“Además, es muy posible que los habitantes de Tel Zaf comerciaran con productos derivados de los árboles frutales, como aceitunas, aceite de oliva e higos secos, que tienen una larga vida útil”.

“Tales productos pueden haber permitido el comercio a larga distancia que condujo a la acumulación de riqueza material, y posiblemente incluso a la tributación, pasos iniciales para convertir a los lugareños en una sociedad con una jerarquía socioeconómica apoyada por un sistema administrativo”.

Fuente: Noticias de Israel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s