en el mundo

Se intensifican las importaciones de higos negros turcos para el mercado europeo

Posted on

Con más de diez años de experiencia en el comercio de frutas y hortalizas turcas, Cem Varnatopu puede considerarse un especialista. Fabricio Torres, propietario de Torres Tropical, está encantado de colaborar estrechamente con Cem. «Su entusiasmo y pasión por los productos turcos son contagiosos», dice Fabricio.

Frutolia se fundó en los Países Bajos en mayo de 2020 y se centra en las importaciones turcas para el mercado europeo. Su propietario, Cem Varnatopu, lleva muchos años dedicándose al comercio de frutas y hortalizas turcas, y conoce el mercado a la perfección. «Conozco a Cem desde hace mucho tiempo», señala Fabricio. «Solía tener contacto regular con él para la importación de higos. En aquella época, aún trabajaba para un exportador turco».

Higos negros
Los higos negros turcos son populares en el mercado europeo. Se producen principalmente en Mersin, Aydin y Bursa. Los higos de Bursa son conocidos por su alta calidad; se consideran los mejores higos negros del mundo y han recibido incluso un certificado de indicación geográfica por ello. Hay poca competencia para los higos negros de Turquía, lo que convierte al producto en un fuerte nicho de mercado. La producción sigue aumentando y cada vez se exportan más higos negros turcos, sobre todo por vía aérea. Los Países Bajos, Francia, Alemania y el Reino Unido son importantes compradores.

Higos negros importados
Sus importaciones turcas incluyen un amplio surtido de frutas y hortalizas, centrándose en la fruta. La casa comercial recibe oferta de Turquía de dos a tres veces por semana. «Los higos negros son un producto importante para nosotros», añade Cem. «Me atrevo a decir que son los mejores higos negros del mundo. La temporada de higos verdes de carga aérea comienza a finales de junio».

«A partir de agosto, empezamos a recibir grandes volúmenes en camión. Entonces también comienza la temporada de higos en Aydin, una importante zona de producción de higos negros en Turquía. Los recibimos primero por aire, y más tarde también por camión, y después llegan al mercado los conocidos higos negros de Bursa».

Invertir en la mejora del sector hortofrutícola turco
El sector hortofrutícola turco se está desarrollando rápidamente. El tipo de cambio favorable garantiza una buena posición competitiva y es actualmente una gran ventaja. «Hay mucha inversión en el sector, también por parte del Gobierno turco. Participamos en ello desde nuestra posición en el mercado europeo. Por ejemplo, se construyen regularmente nuevos almacenes y se presta más atención a la calidad y las certificaciones».

«Otra evolución positiva es que cada vez se compran más productos directamente en el origen. Estamos encantados de utilizar nuestros conocimientos y relaciones para ayudar a conectar a los mejores socios», añade Cem. «Los cortos tiempos de tránsito de las importaciones turcas las hacen interesantes, desde el punto de vista logístico. Un contenedor puede llegar a Róterdam en una semana».

Fuente: Fresh Plaza

Estudian el potencial del cultivo de la higuera en la región argentina de Catamarca

Posted on

En la Estación Experimental Agropecuaria del INTA Catamarca existe un banco genético con 43 variedades distintas de higos. Es el único en el país, iniciado por Antonio Prataviera y continuado por Dante Carabajal, uno de los especialistas técnicos de la estación local, quien destacó el enorme potencial que tiene la provincia para el desarrollo del higo en pasa como actividad comercial.

“El higo es un cultivo con poco desarrollo, y por eso se inició esta colección que tenemos, con el objetivo de hacer un banco de germoplasma: es el único del país. Acá tenemos todas las variedades inscriptas, con la mayor parte de los genes cultivables”, explicó Carabajal.

“En el país no llegan a 200 hectáreas cultivadas”, contó. Se debe, especialmente, a que la higuera es una planta más habitual de “los patios de casa”, como una cuestión cultural y no tanto económica. “Son muy pocos los que los declaran como cultivos cuando se hacen los censos. En el Valle Central hay diez hectáreas como cultivo, según el Censo Nacional 2018”, explicó.

“En el Oeste hay muchas plantas en las que se hacen higo disecado, la pasa es muy demandada, pero todavía no lo toman como una actividad económica. Es muy importante aprovechar ese potencial, porque si bien la higuera es una planta que se adapta, en el Oeste tenemos condiciones ideales para su cultivo”, indicó.

Los profesionales del INTA trabajan en conjunto con propietarios de campos en los que se prueban variedades de cultivo. Se hacen experimentos de alta densidad, caracterización de los tipos de higo, y para septiembre esperan concluir con un catálogo. “Hacemos una caracterización por diferencias morfológicas, de tamaño, forma de hoja, entre otros puntos que nos ayudan a saber si sirve para cultivo, si es apto para secado, si se puede usar como higo inmaduro para almíbar, o para dulce o vinagre”, comentó. Además, trabajan enavances tecnológicos que permitan aprovechar la tierra y la producción.

“La higuera no es una planta tropical, sino que se adapta. Es muy plástica y muy rústica en la necesidad de suelo, se adapta muy bien”, agregó.

En INTA Catamarca reciben permanentes consultas y visitas de potenciales productores de Mendoza, Córdoba e incluso Santa Fe, que se acercan a consultar porque aumentó el interés en este fruto.

¿Cómo se produce?
“El higo que nosotros conocemos es un higo que no nace de una polinización, tiene receptáculo carnoso donde adentro están las flores. No hay polinizantes son flores estériles, mal llamadas así, porque lo que falta es una avispa que lleve el polen de la flor macho a la flor hembra (como ocurre en el tipo de higo conocido como esmirna, de Turquía, de los más conocidos en el mundo). Por eso tenemos dos tipos de higos: macho y hembra. Los otros nacen en polinización celular sin intervención de sexo, que son los que hay en el país”, explicó.

Los higos que se consumen no se reproducen por vía sexual, sino que se producen por división celular, son partenocárpicos. “Se multiplica el higo a través de estacas, son clonaciones de una variedad, las regamos y podamos. En primavera esas plantas largan unos brotes hermosos, y en invierno se cortan los mejores brotes, que son los que multiplicas dejando que echen raíces”, dijo.

Los viveros más conocidos trabajan con “raíz desnuda”. “En junio o julio se hacen los estaqueros, enraízan, tiran brote y al año siguiente cuando perdió la hoja por efecto del frío se hace el trasplante. Y hay otros viveros que hacen enraizar en bolsa y se puede trasplantar en cualquier época”.

Texto: Peze Soria
Fuente: El Ancasti

Cultivo de higos en la región alemana de Baden-Wurtemberg

Posted on

En tiempos de cambio climático, muchos agricultores buscan nuevas opciones para el cultivo local de frutas y hortalizas. Una de estas nuevas opciones es el higo, una fruta que hasta ahora se ha cultivado principalmente en la región mediterránea. Durante la Fruchtwelt Bodensee, Cécile Prunier, de la estación experimental Kompetenzzentrum Obstbau Bodensee (KOB), brindó información sobre las oportunidades y los desafíos asociados con el cultivo de higos.

Uno de los factores decisivos es la selección de la variedad, puesto que hay tres tipos de higos: morado, marrón y amarillo verdoso. Aunque los retailers prefieren la fruta de piel morada, según Prunier, los rendimientos de esta variedad suelen ser menores hasta la fecha. El mayor rendimiento se produce en los otros dos tipos de higos. Las variedades se seleccionan en función del sabor, la tolerancia al frío, el calibre, el aspecto y la vida útil. Para el cultivo de higos, se necesitan una disponibilidad de agua de baja a moderada y una irradiación alta. «Lo bueno del cultivo de higos es la baja necesidad de fertilización y el riego moderado».

Frutas comercializables
El KOB ha comparado numerosas variedades basándose en varios factores. En términos de rendimiento de producción, el higo Dalmatie amarillo verdoso obtiene los mejores resultados. Otro factor decisivo es la proporción de calibres comercializables. Los higos generalmente se pueden comercializar a partir de un diámetro de 40 mm. Las variedades Dalmatie, 1605 y Tena tienen la mayor proporción de fruta comercializable. Las variedades Pastilière y Ronde de Bordeaux tienen un fruto bastante pequeño, pero todavía están en el rango comercial, de acuerdo con Prunier.

La marca Ländle Feige («Higos de Ländle», refiriéndose al estado de Baden-Wurtemberg) se creó hace unos años para la comercialización de los higos del sur de Alemania. Los higos envasados se comercializan a través de las distribuidoras regionales OVB y WOG y el retailer Edeka. «Queremos concentrar los volúmenes para aumentar el reconocimiento entre los consumidores regionales. Gracias a la distribución centralizada, los productores no tienen que ocuparse de la comercialización y todo lo que conlleva, como el embalaje y el etiquetado. Por último, pero no menos importante, las ventas centralizadas facilitan el seguimiento y el control de la calidad de los productos».

Poco mantenimiento
Según Prunier, el higo ya tiene potencial para convertirse en una parte integral de la fruticultura del sur de Alemania y en un producto habitual en los mercados regionales. «No obstante, después de solo dos años de pruebas, el potencial de rendimiento todavía no se puede estimar. El factor decisivo para ingresar al mercado, ya sea el retail o las ventas directas, será cosechar productos de primera categoría. Además, al seleccionar las variedades, se debe prestar mucha atención a su tolerancia al frío. En general, el higo es un cultivo que requiere poco mantenimiento, situándose en el segmento de precios de las berries», concluye Cécile Prunier.

Fuente: Fresh Plaza

Se cumplen más de cincuenta años del cultivo del higo en Valle de Vizcaíno, Baja California Sur, México

Posted on

Casi la totalidad del higo seco que se exporta es enviado a China

Texto: Elías Medina | El Sudcaliforniano
Fuente: El Sol de México

Con plantas traídas originalmente de Israel a Estados Unidos y en 1970 a Baja California Sur, el cultivo de la higuera se ha consolidado como uno de los de mayor tradición y arraigo en el Valle de Vizcaíno, en el municipio de Mulegé, en donde hay establecidas aproximadamente 200 hectáreas, de las cuales algunas parcelas aún conservan un buen estado y en plena producción de árboles que se plantaron hace 52 años.

Se trata de higo blanco de la variedad White Kadota que luego de cosecharse se seca al sol y posteriormente se envía al mercado para su consumo siendo China el principal consumidor, con producciones que varían desde 5 hasta 15 toneladas en fresco por hectárea, que se convierten en una tercera parte una vez deshidratados.

En la actualidad, al menos la mitad de las huertas se encuentran decaídas debido al paso del tiempo, a los daños causados por plagas y enfermedades y a la falta de recursos para atender los requerimientos del cultivo; de la plantación original de 150 hectáreas establecidas en 1970, en los últimos 10 años apenas ha aumentado a 200.

Abrir nuevas superficies de este cultivo no ha sido fácil. En 52 años los árboles se han aclimatado a las condiciones de una región caracterizada por un microclima en donde se registran fuertes olas de calor durante los días de verano, pero noches frescas que favorecen el desarrollo de la planta y un suelo arenoso que permite una fácil capilaridad.

Han sido muchos los intentos para trasladar este cultivo a otras regiones de Baja California y Baja California Sur. Sin embargo, los resultados no han sido del todo favorables, ya que las plantas no se desarrollan de manera adecuada o los frutos son escasos y de baja calidad. Y no es un intento fácil; se calcula que establecer una hectárea tiene un costo aproximado de 12 mil dólares y hay que esperar tres años para el inicio del retorno de la inversión con la primera producción en forma. Antes, la planta ensayará, pero con una raquítica cosecha.

Renovación, útil herramienta
En los últimos años una generación de herederos de los primeros sembradores está renovando huertas y abriendo nuevas superficies, en un modelo del que aún sobrevive el diseño de los ingenieros israelíes que proyectaron un pueblo de campesinos similar a los kibutz de aquel país.

Se trata de un ejido colectivo en donde cada familia fue dotada con dos hectáreas; una para huerto familiar de autoconsumo y otra para producción de excedentes que fue plantada con higueras, parcelas en donde aún se sigue empleando toda la familia, solo contratando mano de obra durante la recolección del fruto. Esa forma de explotación familiar prevalece aún y ha sido condición de éxito del cultivo y por tanto, sería la razón por la que ni agroempresas ni grandes productores han incursionado en el cultivo.

Las higueras de Siguas: reliquias que nutren

Posted on

Estos cultivos que datan de la época colonial han creado monumentos vivos que aún dan vida en un valle arqueológico del sur del Perú

El estudioso peruano del mundo de las higueras, además de escritor, fotógrafo y también agricultor, Christian Vera Poncela, ha publicado la crónica transmedia «Las higueras centenarias de Siguas» en la plataforma The Lexicon. El texto expone la historia de las higueras que tengo bajo su cuidado –adoptadas por un paisaje cultural arqueológico del Antiguo Perú hace 400 años– y se encuentra disponible en más de 70 idiomas. Aquí ofrecemos un resumen. Este es el link que incluye la publicación completa: https://www.thelexicon.org/reawakened/fig/.

Las higueras centenarias de Siguas –en el departamento de Arequipa y de origen hispano– tienen cuatro siglos y se encuentran rodeadas de un paisaje arqueológico en el sur de Perú. Su historia muestra una enigmática adaptación a un entorno singular, en donde culturas ancestrales encontraron un lugar para crear y vivir. En la actualidad, son un componente esencial del paisaje que las adoptó hace cientos de años. Esta historia retrata dicha coexistencia.

Las higueras de Siguas: reliquias que nutren
Este legado de más de 400 años se encuentra rodeado de un paisaje arqueológico del Antiguo Perú y se erige como un puente vivo entre América y Eurasia.

Con su fruto se elabora el chimbango y consiste en fermentar higos secos como si se elaborase una chicha, bebida muy tradicional en el Perú desde tiempos remotos. También se elabora el pan de higo, hijo del mestizaje mediterráneo, en donde se vislumbra el paso de griegos, egipcios, romanos, árabes y otomanos, quienes desarrollaron técnicas sofisticadas para conservar los higos y tener un alimento denso en nutrientes durante todo el año. Tales huellas del pasado se dejan ver en Siguas (Arequipa, Perú), en donde viven las higueras más antiguas del mundo en estado productivo.

El pasado
La biografía de las higueras es la biografía de la humanidad. Ninguna otra especie marcó a tantas religiones, leyendas, mitos y civilizaciones como estos árboles de origen asiático que se convirtieron en el sustento de tantos en diversas regiones mediterráneas y de Asia Menor. Desde las meriendas de los aguerridos espartanos hasta la cura del médico persa Ibn Sena, su estatus en el mundo antiguo alcanzó picos inusuales para el mundo moderno. Y razón no faltaba: allí en donde hubiese aridez, salinidad, insolación agresiva y carencia de agua, este árbol místico podía asomar con reciedumbre y proveer, a través de los higos, una balanceada suma de nutrientes para jolgorio –y a veces supervivencia– de ricos y pobres.

El destino de esta especie está lleno de historias de migración, viajes y adaptación a nuevos entornos. Por ello, quizás no deba sorprender que su manifestación productiva más antigua se encuentre en Siguas, un valle oculto de Arequipa, provincia del sur del Perú caracterizada por sus imponentes volcanes y un particular orgullo regional. Aquí, en este valle luminoso y árido, escenario de intercambios culturales desde hace milenios, estas higueras –introducidas a inicios de la colonia española– destacan por su grosor y carácter en medio de ruinas prehispánicas, petroglifos y geoglifos que, junto a ellas, componen un enigmático paisaje cultural y agrícola.

Los higos, de la variedad albacor, llegaron hace 400 años desde España –puede que hasta un poco más– y se encontraron con un paisaje cultural rico en intercambios culturales, tal como lo revela la evidencia hallada en Quilcapampa. Ya en el siglo XIX y buena parte del siglo XX, los higos secos constituían un elemento importante del sistema alimentario local junto con el vino, el trigo, la manteca de cerdo, las granadas y los pacayes.

Hoy
El presente de las higueras en Siguas se define por la resistencia. Los montes vienen desapareciendo para hacerle campo al ganado o por el desborde del río, su hábitat ahora se restringe a zonas de difícil acceso o acequias en donde no entorpecen el maniobrar de los tractores, las brevas se cosechan cuando cultivos más orientados a la agroindustria dejan algo de tiempo. La infravaloración de los higos es algo común, incluso en el Mediterráneo, en donde hasta hace unos años se los consideraba un cultivo poco rentable. Aún así, y sobre todo merced a sus redescubiertas propiedades nutricionales y su versatilidad gastronómica, los higos parecen recobrar algo del esplendor del pasado. Siguas no es la excepción.

En este valle, cuya imagen no difiere significativamente de la que tuvo hace 1400 años –a pesar de la pérdida de biodiversidad en las últimas cuatro décadas y la creciente amenaza de deslizamientos–, las higueras centenarias ya constituyen un componente esencial para nutrir, innovar y proyectar el pasado hacia el futuro con repercusiones que aún no podemos vislumbrar, pero que sin duda generarán nuevos interrogantes sobre las inesperadas rutas que puede tomar un alimento desde su origen en el tiempo. En este caso, resulta singular que un árbol euroasiático tenga en Siguas a su manifestación más antigua en estado productivo, al menos en este momento de la historia.

Texto y fotos: Christian Vera Poncela

Las grandes compañías hortofrutícolas son ya capaces de suministrar higos frescos durante todo el año

Posted on

Bardini+Keller y Verdeimport unieron sus fuerzas hace unos meses. Estas dos empresas hortofrutícolas suizas se llaman ahora Bardini & Verde. Importan y vende nproductos locales y de ultramar. La nueva cooperación convierte a la empresa en uno de los mayores actores de la importación de espárragos, arándanos e higos. «Tenemos estrechos contactos con proveedores de numerosos países. Esto garantiza a los clientes una calidad excelente y una entrega rápida», afirma el director general, Andreas Allenspach.

«Las dos empresas se complementan perfectamente. Tanto en lo que respecta a la gama de productos como a los clientes y proveedores». El grupo ofrece toda la gama de frutas y verduras. Sin embargo, se hace hincapié en los productos especialmente importados. Esto se debe a los antiguos contactos con proveedores de varios países.

«Verdeimport lideró el mercado de higos de ultramar durante muchos años. Y Bardini+Keller ya importaba grandes volúmenes de éstos desde Turquía. Ahora que trabajamos juntos, podemos ofrecer higos frescos durante todo el año», continúa Andreas.

El reto de la logística de los productos frescos
La pandemia mundial no ha dejado indiferente a Bardini & Verde. Está complicando, sobre todo, las importaciones y la logística, dice el importador. «En la actualidad, no es tarea sencilla enviar aquí los productos de ultramar. Los contenedores son escasos e increíblemente caros. Pero, hasta ahora, hemos conseguido evitar cualquier escasez significativa. Eso es gracias a una buena red y a una planificación oportuna y precisa».

Fuente: Fresh Plaza
Foto: Stefano Zocca/Unsplash

Acciones de vigilancia y muestreo contra la mosca del higo negro en el estado mexicano de Sonora

Posted on

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria y productores de Sonora acordaron un programa de vigilancia contra la mosca del higo negro

El estado de Sonora ocupa el sexto lugar, con una expectativa de producción de 670 toneladas de higo, de un total de nueve mil 521 toneladas que se producen a nivel nacional

Con el objetivo de descartar la presencia de la mosca del higo negro (Silba adipata) en Sonora, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural acordó con productores de esta fruta en la entidad establecer de manera coordinada un procedimiento de vigilancia y muestreo de cosecha, durante varias temporadas.

Lo anterior, para que el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) cuente con los elementos normativos para declarar a la región como zona libre de esta plaga y, con ello, facilitar la exportación de frutos frescos a Estados Unidos, sin necesidad de tratamientos de irradiación, como ocurre actualmente.

La mosca del higo negro
La mosca del higo negro (Silba adipata), es nativa de la Cuenca del Mediterráneo y el Medio Oriente, y en los últimos años se ha diseminado en varios países del norte de África, y el sureste de Europa.

La plaga es de importancia económica, debido a que las larvas se alimentan de los tejidos internos del higo, lo cual provoca daños visibles en los frutos y produce su caída prematura sin alcanzar la maduración, por lo cual los productores pueden confundir la con problemas fisiológicos de los árboles.

En México, la mosca del higo negro representa una amenaza para la producción y exportación de fruto, es por eso que el Senasica trabaja con los productores para implementar acciones fitosanitarias para su control, en las regiones higueras del país, como Sonora, Michoacán, Baja California Sur, Morelos, Sinaloa, Jalisco, Coahuila, Guanajuato y Aguascalientes.

Protocolos y certificaciones
El director en jefe del organismo de Agricultura, Francisco Javier Trujillo Arriaga, señaló a los productores que para erradicar la mosca del higo negro, deben seguir un protocolo similar al que han implementado de manera exitosa desde hace más de 30 años para ser libres de la mosca de la fruta del género Anastrepha.

Agregó que, con el fin de garantizar la siembra de árboles sanos y seguros de higo, el Senasica certificará viveros, a petición de parte, lo que permitirá facilitar la entrada de variedades mejoradas y generadas por expertos del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y del Colegio de Postgraduados (Colpos).

El funcionario indicó que la entidad es líder en producción y exportación de diversos productos hortofrutícolas, como uva de mesa y espárrago, gracias al excelente manejo fitosanitario de sus cultivos, lo que les ha abierto las puertas a los mercados más competitivos del mundo.

En este 2022, están registrados ante el Senasica productores de higo de 10 estados del país para exportar el fruto con tratamiento de irradiación. Sonora ocupa el sexto lugar, con una expectativa de 670 toneladas de un total de nueve mil 521 toneladas que se producen a nivel nacional.

Fuente: Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Gobierno de México

Turquía logró 263 millones de dólares de ingresos por exportación de higos secos en 2021

Posted on

De acuerdo con los datos de la Asociación de Exportadores del Egeo Turquía exportó en 2021 68.222 toneladas de higos secos. Estas exportaciones supusieron  263 millones dólares de ingresos.

Turquía aumentó sus exportaciones de higos secos en un 5 por ciento en comparación con el año anterior, y aumentó sus ingresos en un 11 por ciento más.

Alemania fue el país que más higos secos vendió en 2021. Alemania, que tuvo ventas por 37 millones de dólares, fue seguida por Francia con 36 millones de dólares y Estados Unidos con 35 millones de dólares.

El miembro de la Junta de la Bolsa de Productos de Aydın, Kazım Günaydın, considera que los higos secos de mejor calidad del mundo se producen en Aydın. Señalando que Aydın satisface el 68 por ciento de la producción de higos secos de Turquía, Günaydın afirmó que la demanda de este producto en el mercado exterior aumenta año tras año.

Subrayando que 2021 fue un año muy bueno tanto para los productores como para los exportadores, Günaydın explica: «El higo Aydin se ha convertido en un producto que el consumidor acepta en el mundo y guarda en su mesa, en su armario y en su bolsa. Antes sólo se enviaba a los países de la Unión Europea y a los Estados Unidos, pero ahora a China, Tailandia. Países como Turquía, Indonesia, Rusia y África también compran higos de Turquía. Nuestro objetivo es duplicar estas cifras».

Fuente: AA Anadolu Ajansi

Morelos, principal productor de higo en México

Posted on

Las higueras son originarias del este de Asia, desde donde se difundieron hacia Europa y el resto de Asia. En América se ha documentado la presencia de variedades importadas de Europa a partir de 1520.

Es una especie típica del clima mediterráneo (subtropical con inviernos cálidos, veranos secos y frescos), pero soporta también el frío. Los principales países productores de higo son Estados Unidos (California), Turquía, Grecia, Portugal y España.

En México los estados con mayor producción son Morelos, Hidalgo y Veracruz. En Tabasco y Chiapas las hojas de la higuera se usan para perfumar dulces, como la papaya, sandía, manzana y coco, entre otros. Se colocan enteras, de modo que cubran el preparado durante la cocción; se retiran antes de servir el dulce.

En el estado de Morelos, primer productor de higo a nivel nacional, las áreas con mayor superficie para su cultivo son los municipios de Yautepec, Cuautla, Yecapixtla y Ayala, donde hay cosecha todo el año. La variedad Black Mission ocupa casi la totalidad de la superficie cultivada de higo en él estado, debido a la firmeza de su fruto y la buena aceptación en el mercado nacional, de Estados Unidos y Canadá. Anualmente se producen en Morelos tres mil 713 toneladas y se siembran 783.5 hectáreas de esta fruta que ha tenido gran demanda en los últimos años.

El higo
El higo es el fruto de la higuera (Ficus carica L.), perteneciente a la familia de las moráceas. Existen diversas variedades de árbol, se dividen principalmente en higueras breveras e higueras comunes. En realidad, las higueras no florecen como otros árboles, ya que las semillas se acumulan dentro de lo que parece ser un fruto, dando origen a los higos. Las higueras breveras tienen la particularidad de producir brevas, que son higos que no llegan a madurar durante el verano y se conservan durante el invierno para madurar hasta el verano siguiente. Las brevas son más grandes y menos dulces, pero con mayor aroma.

Beneficios
Por sus pequeñas semillas y cáscara, el higo es fuente importante de fibra, la cual no sólo tiene efectos benéficos en el sistema digestivo sino también en la regulación de la glucosa en la sangre, el mantenimiento del peso y de una flora bacteriana saludable, que protege de desarrollar obesidad y sus enfermedades asociadas, como la diabetes.

También es fuente de algunas vitaminas del complejo B y de vitamina A y K, que participan en múltiples funciones vitales.

Respecto a los minerales, contiene manganeso y calcio, ambos necesarios para la salud ósea.

También es fuente de potasio, que ayuda a regular la presión sanguínea, en especial cuando las personas suelen consumir pocas verduras y frutas y mucha comida ultra procesada alta en sodio.

Su pigmento azul-morado nos indica que contiene antocianinas, así como compuestos fenólicos, los cuales protegen nuestro ADN, evitando algunos procesos cancerígenos.

El higo deshidratado concentra todas estas y otras sustancias, generando un efecto antioxidante importante.

De hecho, se ha visto que aún cuatro horas después de consumirse puede contrarrestar el efecto oxidativo que tiene en nuestras células el consumo de jarabe de maíz de alta fructosa comúnmente contenido en refrescos y otras bebidas azucaradas.

Como todas las frutas, se recomienda consumir el higo en forma fresca, ya que es la mejor manera de aprovechar sus vitaminas, minerales, antioxidantes y otros elementos bioactivos. Sin embargo su puede utilizar en la elaboración de mermeladas y comercializarla durante todo el año.

Los higos secos concentran sus nutrimentos, pero también concentran más calorías. Por ejemplo 40 gramos de higo deshidratado contienen hasta cuatro veces más calorías que los mismos 40 gramos en forma fresca.

Esta fruta no se debe consumir hasta que hayan alcanzado el punto óptimo de maduración, ya que los verdes contienen una savia o látex (líquido blanquecino y lechoso) que puede producir irritaciones o sarpullidos en la piel.

Texto: Lynda C. Balderas
Fuente: La Unión de Morelos

La sorprendente resistencia del higo de la isla Hog, en la costa este de Virginia (EE.UU.)

Posted on

En una isla abandonada en la costa de Virginia, las higueras brotan en los terrenos de un faro demolido. Aunque sus habitantes abandonaron la isla en la década de 1930, dejando escasas ruinas a su paso, las higueras sirven como un recuerdo aún vivo de una época pasada.

Situada a pocos minutos de Cape Charles, Hog Island tiene una larga historia de ser inhóspita para los humanos. Antes del asentamiento colonial, las tribus de la costa oriental usaban la tierra solo durante la temporada de pesca y caza.  En 1672, los colonos británicos vinieron a vivir a la isla, muchos de los cuales plantaron esquejes de higueras traídos de Europa.  

En la década de 1930, fuertes huracanes comenzaron a azotar la isla, lo que obligó a los residentes a trasladarse a ciudades cercanas del continente, como Willis Wharf y Oyster. Junto con sus enseres, muchos residentes también se llevaron esquejes de higueras locales y las plantaron alrededor de sus casas en el continente.

Higuera con mujer y niño. Imagen tomada en Hog Island alrededor de 1890. Image courtesy of Albert «Buck» Doughty

Una introducción rápida a la higuera Hog Island
El nombre en realidad abarca dos variedades reconocidas. Una, conocida como higby higby, es apreciada por su dulce sabor. Higby está relacionada con la higuera de hoja de plata, que se documentó por primera vez en Cape Charles en la década de 1940, aunque posiblemente podría haber existido desde la década de 1600, lo que lo hace potencialmente una de las hebras más antiguas que quedan en el sur.

La segunda variedad de la higuera Hog Island es más pequeña. Comúnmente conocida como la higuera Grover Cleveland, se ganó su fama y su nombre con una apariencia en una fiesta de 1892 organizada para el presidente Cleveland. Recién salido de su victoria para un segundo mandato, Cleveland decidió celebrar con un viaje de caza a Hog Island. Después de invitar a Cleveland a una abundante comida en el lujoso Broadwater Club, los isleños presentaron los higos locales en conserva como un postre. Se rumorea que a Cleveland le encantaron los ricos tonos florales de miel de los higos y que más tarde se envió una pequeña higuera a la Casa Blanca como regalo.

Según el Dr. Bernard Herman, autor de Un sur que nunca comiste: saboreando sabores e historias de la costa este de Virginia, el entorno costero ayuda a que los higos florezcan con abundante sal. Es por eso que los esquejes que los residentes de Hog Island trajeron a la costa oriental hace casi un siglo han seguido produciendo deliciosos higos en su nuevo hogar. Gracias a esos esquejes, la mayoría de las casas más antiguas de Eastern Shore ahora cuentan con al menos una higuera en la propiedad.

En la cocina
Hoy en día, los residentes de Eastern Shore todavía se enorgullecen del higo Hog Island. Después de que los higos hacen su debut cada julio, los residentes a menudo arrancan los higos maduros de los árboles para comerlos de inmediato, o los recolectan para hacer conservas y mermeladas. Los cocineros caseros locales también tienden a mezclarlos en una variedad de productos horneados, incluida una receta de pastel de cinta de higo que se remonta a la década de 1880. Pero no todas las recetas son históricas; los chefs locales también experimentan con los higos y elaboran sus propias recetas contemporáneas, como una salsa dulce y picante con trozos de higo.

Para ayudar a mantener estas tradiciones culinarias tan antiguas que rodean al higo de Hog Island, el Centro de las Islas Barrera del área organiza demostraciones de conservas de higos y la sociedad histórica local imparte clases de cocina. En una de estas sesiones, un chef local diseñó un plato que combinaba cordero con romero, ajo e higos.

El futuro
Estas celebraciones culinarias son parte de un esfuerzo local más grande para salvar la higuera de Hog Island. Aunque los árboles han resistido siglos de tormentas y abandono, ahora están amenazados por los efectos del cambio climático y, específicamente en Hog ​​Island, por la erosión. El futuro de los árboles ahora depende de que los residentes los cultiven activamente. Como parte de sus esfuerzos por promoverlos y preservarlos, Herman solicitó con éxito la inclusión del higo Hog Island en el Arca del Gusto, un registro de alimentos con una herencia local distintiva que están en riesgo de extinguirse en dos generaciones.

Herman también emplea un enfoque más directo para educar a los lugareños sobre el higo e inspirarlos a cultivar el suyo propio. Así es como se ha extendido la mayoría de los higos en la región, y los vecinos se ofrecen esquejes en un intercambio amistoso que se extiende por generaciones.

Si bien los árboles corren el riesgo de desaparecer eventualmente, hay esperanza: son, por ahora, sorprendentemente fáciles de cultivar en el área, en particular porque es una de las pocas frutas que crecen bien en la zona sin mucho esfuerzo.

Herman dice que vale la pena conservar el higo por razones que van más allá de su valor culinario. Los árboles, esparcidos por estas comunidades costeras de Virginia, sirven como museos vivientes que brindan un vistazo a la historia de una isla que alguna vez fue próspera, explicando sobre la preservación de un lugar en la historia.

Texto: Rachel Kester
Foto: Image courtesy of Albert «Buck» Doughty
Fuente: Atlas Obscura